...Los hubo valientes, honrados, leales y dignos. También rufianes, aventureros, asesinos y locos...

www.facebook.com/agarciafrances

viernes, 26 de septiembre de 2008

Fusilados azules y rojos

Al juez Baltasar Garzón le han acuñado un verbo como legado para la posteridad. Sí. Al igual que Su Majestad borbonea, Garzón, garzonea. El autor es Juan Tardá, diputado de ERC (aunque ahora me dice el Sr. Yossarian, remero de la Chalupa, que el autor de la frase podría ser Antonio Burgos allá por los 90). Sorry. Parece que vivo en la INOPIA.



El ex presidente de la Comunidad de Madrid y ex diputado socialista Joaquín Leguina, acaba de dictar sentencia contra Garzón: Es más torpe que el Inspector Clouseau, el de la Pantera Rosa. Letal.



Era mucho morro. Y al juez Garzón, al que desde la Chalupa hemos llamado de todo menos buena persona, ha decidido incluir también a los desaparecidos del bando nacional en su censo.



En un alarde de arrojo, el señor Garzón pide información sobre los tribunales republicanos (populares y militares) creados en Madrid durante la Guerra Civil. Mal rollo.
Porque si el fin inconfesado de esta causa es anular la aministía de la Transición y exigir responsabilidades penales por los muertos de hace 70 años, recalificándolos como genocidio, la cosa puede ponerse chunga también para la izquierda.



Recuerde, su señoría, que aquí matar, mataron todos. Derecha e izquierda sociológicas, partidos y sindicatos, moderados y revolucionarios. No hablo del combate regular, sino por secuestro, la cheka, la tortura y el paseo. Aquí mató todo malnacido al que le pusieron una pistola o un hacha en la mano. Piense que este país, en condiciones democráticas, está saturado de hijoputas. Imagíneselo si todos los hijoputas estuvieran armados e impunes.



Un último detalle antes de cavar las tumbas, Sr. Garzón. Estoy seguro de que en muchos lugares, en esas fosas, estarán mezclados rojos y azules. Imagine un pueblo al que la guerra civil sorprendió en el bando republicano y fusilaron a los fascistas que pillaron, seguramente contra la tapia del cementerio donde luego fueron enterrados en fosas comunes. El ejemplo sirve también para cunetas y otros lugares.



Más tarde, llegaron los franquistas y comenzaron también a fusilar. ¿Dónde? En la misma tapia del mismo cementerio. ¿Porqué? Porque el hombre es animal de costumbres, señoría, y el mejor sitio para deshacerse de los ejecutados son las fosas de un cementerio. Y los mismo sirve para las cunetas. Uno y otro bando les tomaron querencia.



Descansen todos en paz.

2 comentarios:

Lola Mento dijo...

Garzón, como ha visto que mucha gente se le estaba ( estábamos ) echando encima, ha reculado....antes muerto que sencillo, y antes rectifica, que dejar de salir en los papeles.


Felicidades por éste su buen blog, querido García Francés.

García Francés dijo...

Gracias, Lola Mento, me alegran sus palabras tan amables... Saludos, remera

Related Posts with Thumbnails