...Los hubo valientes, honrados, leales y dignos. También rufianes, aventureros, asesinos y locos...

www.facebook.com/agarciafrances

martes, 9 de septiembre de 2008

¡No llores, Javier Bardem!

Para comenzar, Sr. Bardem, sepa que me alegro infinito del éxito de cualquier español en el mundo. De un tenista, de un científico o de un actor. ¡Cómo no! Y estoy seguro de que al Sr. Alberich, el Negro, y al Sr. Feroz, del blog de Don Santiago González, les debe ocurrir lo mismo cuando alguien que representa a nuestro país alcanza cualquier tipo de laureles. Estoy convencido.



Más si es un Oscar, como en su caso, Sr. Bardem, galardón de los que en España andamos tan escasos.



Pero, Sr. Bardem, usted se responde a sí mismo, cuando entrevistado por New York Times, confiesa que los españoles son duros, le acusan de vendido y afirma que le gustaría decirles que son una pandilla de estúpidos, y sin embargo, reconoce que es imposible gustar a todo el mundo.



Como no parece entender lo que le ocurre, voy a intentar explicarle el fenómeno.

Los españoles, incluído usted y su mamá, somos duros, en efecto, y eso nos hace valorar las compañías. Habitualmente, nos gusta rodearnos de quien nos quiere y evitamos a quien nos desprecia.





Respecto a quienes le acusan de vendido, supongo que se trata de miembros de la farándula, muertos de envidia. Suele decirse de usted que es un actor que ha triunfado. Gilipollas, pero triunfador.



Sí desea decirnos a los españoles que somos una pandilla de estúpidos, no se corte, Sr. Bardem, ya nos lo ha dicho anteriormente al 50 % de los ciudadanos que no votamos al PSOE o IU o lo que carajo voten usted y su familia de polvorientos estalinistas.



Y, para acabar, usted mismo se responde. Después de que Javier Bardem y su señora madre, nos insultaran y perdonaran la vida políticamente, ha ganado usted el Oscar. Nos alegramos por usted, por el cine español y, hasta, por su mamá.





Pero no llore, que es usted un duro de la pantalla. Recuerde que hay muchos españoles a los que usted insultó políticamente y a los que, desde el New York Times convertido ahora en Mundo Obrero, sigue insultando.



Esos, todos esos, la mitad de su público español, es imposible que, ni aún siendo santos, olviden el desprecio con que usted y su mamá les han tratado. Y, hablando mal de ellos en el extranjero, dudo que logre usted su afecto. Lo siento, Sr. Bardem. En vez de llorar, pruebe a pedir perdón. Verá como entonces le quieren más.

6 comentarios:

García dijo...

¡Súper! ¡Así se escribe!
Saludos.

García Francés dijo...

¡Gracias,papá! Porque eres tú,¿verdad?

Anónimo dijo...

Este señor lo que deberia de tomar es una dosis de Humildad, será muy buen actor, no lo dudo, pero como el y mejores que el, los hay en España y merecedores de 20 oscar, y si no que me decis del actor ZP? no es merecedor de al menos unos cuantos oscar por su interpretacion?.
Lo dicho , señor Barden, recuerde que usted es Español y que para mi usted es como un estornudo.
Saludos Señor Garcia y feliz regreso

juani dijo...

el anterior mensaje lo he puesto yo

García Francés dijo...

Juani, amiga, quien iba a adivinar que bajo ese seudónimo tan serio se encontraba una de mis queridas lectoras. Gracias por visitarme, querida, y no falte demasiado por aquí, ya sabe que me gusta mucho su acidez...

García Francés dijo...

Gracias, anónimo. Bienhallado.

Related Posts with Thumbnails