...Los hubo valientes, honrados, leales y dignos. También rufianes, aventureros, asesinos y locos...

www.facebook.com/agarciafrances

jueves, 2 de octubre de 2008

Sindicalistas matones

Los sindicatos se tiran a la cale borroca y, una vez más, se pasan un huevo.



¿En España los sindicalistas pueden agredir impunemente, una y otra, vez a los miembros de la oposición? ¿Quién tolera esto? Y, por supuesto, ¿quién ordena esos actos de matonismo sindical contra Güemes y sus compañeros de partido? ¿Nadie es responsable de la batasunización de los sindicatos? Supongo que la escalada de violencia irá en aumento hasta las elecciones. Lo han copiado de los aberchales.



Pues nada, aguerridos compañeros del metal, sigan valientemente adelante hasta que provoquen una desgracia. Y, desde su legitimidad del grito y la amenaza, continúen llamando fascistas a los populares o a quien no les caiga bien. La única legitimidad que tienen porque, hay que decírselo a la puta cara, amigos, ¡ustedes viven de las subvenciones!



Veremos quién no condena estas agresiones.

6 comentarios:

Lola Mento dijo...

Querido García Francés :

Ya lo ha visto usted, si lo ha leído, en ese artículo que Loco nos traía en el blog de SG...se trata de "romper lanzas".

Lo que ocurre es que Fidalgo, el de Camisones de Obreras, no se acuerda de la que le arreó una vez a él un anarquista...los hay que tienen poca memoria "histórica".

Por cierto, que la situación es tan aberrante que ya, por lo obvio, esto es, los abusos a la clase trabajadora, que se siguen produciendo y podría enumerar bastantes, no protestan ya ni los anarquistas.

García Francés dijo...

No he visto lo de loco, Dª Lola, voy a mirarlo ahora sin falta. Gracias por el aviso.

Dice usted bien cuando agredieron Fidalgo los suyos montaron una buena gritadera. Eso se llama sectarismo, creo.

Un saludo, querida amiga.

ostra dijo...

Antes de las elecciones municipales, el año pasado, el metro de la Ciudad Crispada (ya sabemos por qué está crispada) fallaba más que una escopeta de feria; a mi hija le tocó quedarse tirada muchas veces al ir a clase, incluso se paraba el tren entre estación y estación. Se comprobó que eran sabotajes. Después de las elecciones el metro volvió a funcionar bien.

Ha estado hablando ahora Güemes en Intereconomía de que se han inundado y caído los techos de los quirófanos. La policía científica ha demostrado que se habían taponado los desagües de los lavabos de los médicos y cortado los tensores de los falsos techos. Habrá que esperar a que le pase algo a un paciente o a un trabajador de uno de estos hospitales saboteados para que enchironen a estos "compañeros".

Solo con el sueldo de los liberados de la sanidad madrileña se podría construir cada año un hospital de 450 camas. Manda narices.

García Francés dijo...

Tiene razón, Dª Ostra, el representante socialista en el Gato al agua, el compañero Antnio Miguel Carmona, se ha exaltado un pelín y se ha puesto algo chulito porque no tenía argumentos para rebatir al Sr. Güemes ni al resto de lo invitados.

Javier dijo...

¡Y yo que creía que Fidalgo tenía un horizonte más amplio que el resto de sus conmilitones! Lo digo por lo de la altura de miras que parece desprenderse de su alzada.

Un abrazo y… espero que su santa esposa se recupere pronto de la ruptura de tobillo.

García Francés dijo...

Fidalgo, es alto y médico, pero creo que poco más. Ya es bastante para la vida normal. Pero, es insuficiente para un lider sindical.

Gracias, D. Javier, por sus buenos deseos.

Related Posts with Thumbnails