...Los hubo valientes, honrados, leales y dignos. También rufianes, aventureros, asesinos y locos...

www.facebook.com/agarciafrances

miércoles, 8 de abril de 2009

La jodida bohemia de Mayo del 68 - Última entrega

Publicado en la revista literaria SINALEFA de New York

En el Hotel Médicis vivimos contentos sin importarnos sus escaleras tambaleantes de alfombras sucias, raídas, su olor a ajo, a fritanga y a especies, pues todos cocinábamos en las habitaciones. Tampoco nos molestaban los alborotos de un batallón de soldados negros y latinos, huídos de las bases militares norteamericanas en Alemania y llegados a Paris para evitar ser enviados al Vietnam. Recalaban allí aguardando que organizaciones pacifistas los trasladaran a Suecia donde no había extradición para el delito de deserción.

Mientras, encerrados en sus habitaciones, escuchaban un rock ensordecedor pinchándose heroína que, jeringuilla en mano, ofrecían generosamente por los pasillos repletos de tipos alucinados por el LSD. Parecía el infierno, pero, nunca, nadie buscó problemas conmigo.

Aquel tiempo fue un baño de civilización mientras los estudiantes gritaban “la imaginación al poder”, quemaban coches, tiraban piedras a los gendarmes y, en la calle, estallaba el famoso Mayo del 68 en el que todo progre de mi edad dice que estuvo. Yo sí estuve, aunque trabajando, no lanzando adoquines.

Manifestaciones, revuelta callejera, barricadas, cargas policiales y detenciones y, por primera vez, trabajé como reportero para un griego que me daba una miseria por cada carrete impresionado que le llevaba.

Así fotografié todo lo que sucedió en el Boulevard Saint Germain y el Saint Michel, en el Odeón, la Sorbona y, sobre todo y, desde dentro, el largo encierro de los estudiantes en el Liceo Luis le Grand. Justo enfrente de mi hotel, al que algunas veces me escapaba para dormir, comer o visitar a mi novia. En fin, podría aburrirles más con Paris, pero ustedes no se lo merecen.

Sólo un apunte más. Después encontré trabajo en un estudio fotográfico de publicidad en la Rue de Castellane, detrás de La Madeleine, y durante casi dos años rendí a plena satisfacción de mi jefe, un belga hijo de exiliados españoles, que estaba feliz conmigo.

Una mañana me llamó para decirme que debido a la crisis, una nueva ley prohibía que los extranjeros ocuparan cualquier puesto de trabajo que necesitara un francés. Me pagó y me dio un abrazo llorando porque, según afirmó, era un buen trabajador y tenía mucho futuro como fotógrafo. Me estafaron. Como pasa aquí con los inmigrantes cuando ya no se les necesita.

Nunca, hasta el mes pasado, quise volver a La Madeleine, ni a la plaza de la Concordia, ni pasear por el Faubourg de Saint Honoré, en aquel barrio en el que por fín me sentí persona y que llegué a considerar mi barrio. Tan querido como el Barrio Latino.

Otra vez me vi en la calle y sin trabajo, aunque había aprendido mucho como fotógrafo de publicidad, conseguido mantenerme al margen de la trampa de las drogas y el dogmatismo de los partidos políticos, así que, decidí volverme a España para hacer el servicio militar. Pero, eso ya es otra historia, amigos.

8 comentarios:

supersalvajuan dijo...

La imaginación lleva mucho tiempo agonizando.

Menda dijo...

Ante ESTO, lo único que cabe es una reverencia.
¿Sabe usted, D. García Francés, que es un honor para mí leerle?
Eso sí, esas bolsas que porta en la última imagen, me causan una gran envidia.Soy mujer, al fin y al cabo.

García Francés dijo...

D. Supersalvajuan, mañana verá aquí los eslogans y pintadas más famosos de Mayo del 68

Verá en que quedó todo. Un abrazo, amigo.

García Francés dijo...

Para usted, Dª Menda, da gusto escribir. Ha sido fiel toda la Semana Santa y encima me llena de halagos. Es usted un sol, Doñita.

Cuando quiera la acompaño a Paris y le enseño los sitios bien. Fouchon es uno de ellos. Imprescindible.

¡Que hojaldre de salmón, querida y joven amiga!

García Francés dijo...

Dª Menda, dije hojaldre pero quise decir milhojas... perdón, ¡es la edad!

Iojanan dijo...

Se nos antoja corta esta narración, estoy seguro, Sr. García Francés; es un lujo conocer parte de su recorrido que parece una biografía densa, dura y fructífera pero lo condujo hasta este blog con que nos deleita. Espero que cuando vuelva de estos días nos pueda seguir añadiendo fracciones de su atareda vida. Saludos afectuosos.

García Francés dijo...

D. Iojananm espero que cuando vuelva encuentre entretenidas las siguientes entradas.

Mil gracias por sus palabras tan llenas de afecto que me llenan se satisfacción viniendo de usted.

Gracias por el calor que trasmiten sus visitas. Un abrazo, amigo.

calixto dijo...

Me gusta haber vuelto a leer esto ahora que se acerca otro Mayo, este del 2012.
Quizá encuentre usted los paralelismos que sin duda va a haber entre ambos periodos, y los cuente en sus post, o aquí.
Un abrazo y suerte con su presentación el dia 21.

Related Posts with Thumbnails