...Los hubo valientes, honrados, leales y dignos. También rufianes, aventureros, asesinos y locos...

www.facebook.com/agarciafrances

miércoles, 27 de mayo de 2009

Hermann Tertsch y Rosa Torres Pardo

Alguien debe haberle pisado un callo a D. Herman Tertsch porque él es un periodista poco amigo de dimes y diretes. Ayer se soltó el moño con una confidencia: "En El País se habla en voz muy baja, como en Hernani..."

Los que conocemos el percal sabemos que el pasillo, entre las ventanas y la pecera de la redacción, ha servido de desahogo a muchos periodistas. También para intercambiar sigilosos mensajes al cruzarse. ¿Vas a ir a la manifa...? El Sr. Tertsch no habla por hablar. Ustedes se estremecerían.

Me llevé una sorpresa cuando en "Diario de la Noche", de TeleMadrid, apareció la pianista Dª Rosa Torres Pardo, la mejor especialista del mundo en Albéniz y en su Iberia. Me encantó la entrevista y la sonrisa abierta de la célebre pianista me trajo magníficos recuerdos.

Fue una noche mágica en Viena, paseando los tres por el feudo de D. Hermann Tertsch, cuando en un abarrotado cafetín D. Rosa se sentó al piano y deslizó sus dedos por las teclas. Silencio. Música española. Pasmo cuando interrumpió Albéniz y, con su más bella voz de negra del soul, Dª Rosa enloqueció a los presentes.

Aquella noche, con Hermann y Rosa, me sentí un privilegiado.

P.S. La gripe, pese a que la ministra de Defensa lo está haciendo estupendo, sigue extendiéndose. El batasuno Otegui otra vez está crecido pensando en el futuro, por algo será.

26 comentarios:

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Yo me emocioné ayer, Don Alfredo, viendo la deliciosa entrevista que le hizo Tertsch a la gran pianista Rosa Torres Pardo... la evocación de Albéniz, la referencia al maravilloso sello español, Glossa.

Por supuesto, me emociona también su entrada, Don Alfredo.

Un abrazo.

supersalvajuan dijo...

Por algo será. Estás en lo cierto.

Fidelio en el bosque animado dijo...

Buenos días don Alfredo! No le puedo expresar la envidia que siento después de saber que asistió a un concierto de Torres Pardo! Menos envidia me dan los de Ernani (lo pongo sin H porque me acuerdo de la ópera de Verdi)...

Ahora he de amonestarle. ¿Cómo puede usted ser tan alarmista con la gripe A? ¿No sabe vd., que se están siguiendo todos los protocolos de la OMS? Lo demás son milongas, salvo por el pequeño detalle de que el virus sigue su propio protocolo, y le basta un instante de presencia entre aglomeraciones de personas (hemos de suponer que para las ministras, un colegio de primaria y un cuartel no lo son) para pasar de unos a otros. Pero estos detalles no son importantes. En palabras de nuestro querido líder: "total, por unos militares (subrayo esto último) con gripe". En fin. A los creyentes, nos queda la oración.

Un fuerte abrazo, amigo!

Menda dijo...

Otro de esos posts que tanto me gustan.
A Rosa Torres Pardo, no la conocía, pero será cuestión de buscar algo suyo para escuchar.

Pero a Hermann Tertsch le habían despedido de El País, cierto?

Bárbara Paraula dijo...

Y dio usted en uno de los clavos.

No sé para que existe la carrera de periodismo, con un módulo de ciclo medio en el que diesen unas clases de publicidad y marketing bastaría. Eso y un pequeño trabajo de campo de aplicación subliminal de la publicidad al partido de la linea editorial del medio en cuestión y ¡alehop!: he aquí unos profesionales perfectamente capacitados para actuar de borregos redactores del País o de cualquier otro periódico.

Iojanan dijo...

Tal vez sea que a Tertsch ( ¿por Dios, cinco consonantes juntas..! )le están llegando al alma, o tal vez sea que está hasta los mismos huevos que le escupan a la cara y encima los agresores se enfadan porque la mueve para no ser impactado, o quizá es que la presión de sus ex, Sr. García Francés, resulta de un peso insoportable, o sencillamente que los fascistas actúan con la misma chulería que cuando el periodista expulsado estaba a sueldo. Y eso debe hartar , y mucho.

García Francés dijo...

Fue una cálida entrevista, D. Rogelio, tiene usted toda la razón.

Gracias por su afecto, amigo mío.

urdaneta dijo...

¡De ensueño!: música española, Viena, Albéniz y la magnífica Rosa Torres. No es de extrañar que enloquecieran.
D. Alfredo, es Vd. un hombre afortunado.

García Francés dijo...

D. Supersalvajuan, y ahora rebaja en las condenas, se está cocinando algo. Y ya sabemos lo que suele ser...

García Francés dijo...

D. Fidelio, me he debido de explicar mal si ha entendido eso, nunca he asistido a un concierto de RTP.

Eso sí, tuve la suerte de compartir con ella y con D. Hermann un paseo por Viena y una noche mágica.

Dª Rosa, por diversión, tocó algo de su repertorio en un café repleto. Se hizo un silencio admirado, luego se armó un tremendo aplauso y entonces, de golpe, cambió el registro y comenzó a cantar blues y soul con una maravillosa voz de negra sureña. Demasiado. Los clientes del café creían que era Ella Fitzgerald desteñida.

Poca gente sabe que RTP en una cantante negra de New Orleans disfrazada de pianista madrileña.

Una noche que recordaré siempre, amigo mío.

García Francés dijo...

Gracias, Dª Menda, usted hubiera disfrutado aquella noche escuchando cantar maravillosamente a nuestra mejor pianista.

Es algo que Dª Rosa Torres Pardo no prodiga. Su hobby.

Técnicamente, D. Hermann dejó El País, tras llegar a un acuerdo. En periodista digital lo explicaba ayer. Todavía está colgado. Ahora trabaja en ABC y en Telemadrid.

García Francés dijo...

Sí y no, Dª Bárbara. Es cierto que para transcribir una rueda de prensa en la que el protagonista no admite preguntas, sólo hace falta una mecanógrafa.

También lo es que, cada día más, los periodistas deben comulgar con las ruedas de molino ideológicas del medio en el que trabajan.Como los bancarios, funcionarios, sindicalistas, etc. Es toda la sociedad la que está lastrada por la política partidista.

Esto era algo superado desde el post Mundo Obrero. Pero, desgraciadamente ha vuelto.

Quizás, no sean los periodistas los únicos borregos, ¿qué me dice de los lectores que siguen comprando esos medios no objetivos, ni veraces y preñados, con perdón de Dª Bibi, de ortodoxia?

¿En su medio laboral todo es pureza, Doña? Quizás, mirando detenidamente, también haya algunos borregos... ¿No?

García Francés dijo...

Sr. Urdaneta, aquella noche fui un hombre muy afortunado.

Escuchar cantar como negra a la pianista más blanca fue una delicia.

Créame. Un abrazo, amigo.

García Francés dijo...

D. Hermann, además de un periodista al que admiro, es un buen amigo.

Usted lo ha explicado muy bien con su estilo hiperdirecto.

Ayer, en Periodista Digital, élmismo explicaba las claves. Todavía está colgado. Le interesará mucho, amigo mío.

lola dijo...

buenos días, esto no viene a cuento pero quería comentarle que esta mañana mientras me desayunada casi me atraganto con mi pan con mantequilla, ay señor este colesterol, estaba escuchando el programa de Carlos Herrera y ponen a la ministra miembra, diciendo algo así de operarse las tetas, creo que era por el problema del aborto y sus comparaciones, pero pregunto, sin entrar en otras profundidades, ¿tiene que ser esa señora tan rematadamente ordinaria a la hora de hablar, sobre todo teniendo en cuenta que es una señora ministra miembra del gobierno socialista de España? decididamente esta señora nunca fue a un colegio de pago, al menos a los que habían en mis tiempos, antes de F.C.
Saludos,

Bárbara Paraula dijo...

En mi medio laboral hay borregos a montones, y no me excluyo. Estamos totalmente comprados por los financiadores. Vendemos soluciones sociales enlatadas, no escuchamos a los colectivos hacia los que van dirigidos las acciones y no hacemos más que poner parches y tiritas a la marginación social, a la pobreza, al desempleo.

Para mucha de las actividades que hacemos tampoco hace falta estudiar una carrera.

A veces intento hacer algo, desde el colegio profesional, desde los foros y en ocasiones tratando de influir en la política de bienestar social. Otras, la mayoría, me pliego a este mundo y al menos intento salvar el culo y mi puesto laboral haciendo lo que me exigen: que vaya poniendo parches y callándome la boca.

García Francés dijo...

Dª Lola, la señora ministra es hija de un cacique socialista de pueblo y se cree que todavía está entre los flamencos que acostumbraba a frecuentar en su puesto anterior.

Una ca"teta" con pretensiones, Doña.

García Francés dijo...

Nada nuevo bajo el sol, Dª Bárbara. Todos estamos pringados en mayor o menor grado.

Así que no "coja lucha" como díria Dª Lola. Tranqui.

La comprendo pero aquí, usted y yo, vamos a intentar divertirnos y si hay que alabar a alguien lo hacemos y, si debemos poner a parir a otro, nos lanzamos.

"Otras, la mayoría, me pliego a este mundo y al menos intento salvar el culo y mi puesto laboral haciendo lo que me exigen: que vaya poniendo parches y callándome la boca".

Me encanta su último párrafo, Doña, es de serie negra total.

Un abrazo humano muy grande, amiga.

Terly dijo...

De todo cuanto hoy nos cuenta me quedo con esa experiencia vivida en Viena. Escuchar música de Albéniz, siempre es bello, hacerlo fuera de casa te llega al alma y siendo interpretada con caricias al piano de Rosa Torres, debe se algo así como tocar el Cielo con la punta de los dedos.
A veces, amigo mío, me da Vd. mucha envídia y esta es una de ellas.
Un fuerte abrazo.

Fidelio en el bosque animado dijo...

En modo alguno, don Alfredo. Soy yo el que embargado por la emoción (y la hora a la que leí su blog) ha errado!!!

Creo que Tertsch está ahora en ABC ¿no? Salió algo rebotado (probablemente el calificativo es erróneo) de PRISA-PAÍS.

Hay que ver con doña Bárbara lo "cañera" (si se me permite el palabro) que es con los periodistas. Ojalá pudiera poner yo las peras a cuarto y mitad a más de uno u una (es que con esto de lo de compañeros y compañeras no utilizo bien la ortografía)!

Su comentario, don Alfredo de la k"teta", genial!!!

Javier dijo...

Qué envidia me ha dado usted,
señor García,
con tamaña melodía.

Entre las blancas, las negras
y las corcheas,
alucino que no veas.

Tan bien describió la escena
de su paseo,
que parece que la veo.

Ya quisiera yo arrancar
cantando por bulerías
lo mismo que Dª. Rosa
se arrancó por sinfonías
que en tratándose de dar
el hispano palmoteo
lo mismo sirve el piano
que el típico taconeo.

Un abrazo y… siga usted haciendo patria con sus buenos y magníficos amigos, D. Alfredo y, sí, me ha dado mucha envidia. Momentos así los deberíamos vivir todos para, en caso de ir al cielo, evitar que nos cojan luego por sorpresa.

García Francés dijo...

Estoy seguro, D. Terly que se hubiera divertido en Viena con nosotros.

Tanto Dª Rosa, como D. Hermann, son excelentes conversadores y magníficas personas.

Usted lo ha dicho, escucharla tocar a Albéniz fue glorioso pero, cuando se reveló como una maravillosa cantante de blues, fue algo sublime. Durante aquella velada en Viena, nos regaló lo más íntimo de su alma de artista.

Uno de los mejores regalos que he recibido nunca, amigo mío. Entiendo que me envidie.

Javier dijo...

Acabo de mandarle unos versos como homenaje a su encuentro en Viena con Dª Rosa Y Hermann, veo que coincido con D. Terly y, máxime, si tenemos en cuenta que los escribí antes de haber leído su comentario.

Un abrazo y... lo dicho: a seguir haciendo patria, D. Alfredo.

García Francés dijo...

D. Fidelio, ayer en periodista digital D. Hermann contaba el inico del asunto. Le interesará.

Actualmente trabaja para ABC y en Telemadrid.

Le mando abrazos, amigo mío.

García Francés dijo...

Gracias por esos versos pletóricos de amor a nuestra España cañí, D. Javier.

Tiene toda la razón cuando dice que de los buenos ratos con la mejor gente debe estar tapizado el cielo.

Algunas veces sueño que vuelo sobre los Alpes para encontrarme con mi hermano que, desde lo alto, vigila las pistas de esquí y me mira con aquella sonrisa tan suya.

¿Ve, amigo? Recuerdos. Usted me ha traído, sin quererlo, el mejor de mis recuerdos. Y versos. Se lo agradezco.

José Alfonso Romero P.Seguín dijo...

Es su momento, lo comparte y me emociona: amistad, armonía…, qué sentido tiene en este momento la negra mancha de la capucha que nos quiere sofocar también la memoria.
Gracias amigo, no estuve pero lo imagino.
Reciba un fraternal abrazo.

Related Posts with Thumbnails