...Los hubo valientes, honrados, leales y dignos. También rufianes, aventureros, asesinos y locos...

www.facebook.com/agarciafrances

miércoles, 17 de marzo de 2010

Rompe la primavera, prunos y tarajes florecen, y Dª Amalia mejora

Ha sido un invierno duro. El frío y la nieve nos han vapuleado. La lluvia no dió tregua. Inundaciones. Temporales. Tormentas perfectas. Cortes de luz. Un puto invierno inacabable. Y, desde Noviembre, con la peor de las enfermedades aporreando la puerta de mi mamá.

Ayer dejé a mi viejita en la UVI y subí de noche a la sierra para descansar unas pocas horas. Hacía frío de invierno. Al volver por la mañana, ví que había roto la primavera. Esta mañana, al sol, los prunos y los tarajes* estaban florecidos. Así, de pronto, ¡por la cara!

Ustedes no le darán importancia pero, los primeros árboles en flor, son mi agenda ecológico-afectiva. Me avisan de lo que tengo que hacer con mi corazón. La floración es el momento para decir a algunos que los quiero, a otros que los necesito, de recordar mi dolor por los que faltan y, de desearles a todos ustedes, una feliz primavera. Por favor, salgan al sol y pongan mucho de su parte para que les cuiden y los amen. Ya pasó el frío. Es primavera. Vivámosla.

Dª Amalia ha salido de cuidados intensivos y yo estaba esperándola con unas ramitas del campo. Luego tuvimos un pequeño repunte de estrés, ahora parece que está mejor. Gracias a todos por su mucho cariño.

*El taraje es un arbusto abundante en las riberas de los ríos, su flor tiene aspecto plumoso. Se le conoce también como tamariz, taray, atarfe y tamarisco. Hace tiempo, con sus ramitas más finas se hacían unas magníficas escobas. Pero esa historia, que es la del guardia civil que grababa las mejores culatas del mundo, se la contaré más adelante. Por favor, gocen esta primavera. Mil gracias a todos, por todo, amigos míos.

15 comentarios:

Bárbara Paraula dijo...

Pues no sabe que calentito se me pone a mi también el corazón.... acuso ya mucho este invierno.

Me alegro de que su madre mejore. Un abrazo.

Antoñi dijo...

Lo expuesto en mi comentario anterior con respecto a usted y su madre, por que las madres debieran ser eternas, como lo son en nuestro corazón. Ella será una flor que renovará su belleza y su fuerza esta primavera...

De la floración preciosa que nos regala permítame que me quedé con la flor del almendro, que junto con la del cerezo, son las más hermosas...
Mis respetos D. Alfredo

Carlos Fox dijo...

Se ha despertado usted muy poético Don Alfredo, pero se le han adelantado los de Corte Inglés,

¡Cachis!

lola dijo...

Me alegro mucho de que su mamá esté mejor. Cualquier momento del año es bueno para mimarla y decirle cúanto se la quiere, no se canse de decírselo, aunque tal vez a ella no le haga mucha gracia demasiada miel, en el fondo lo agradece ¡y mucho! Que Dios le permita disfrutar por mucho tiempo de su compañía.
Un saludo afectuoso.

Eva- La Zarzamora dijo...

Seguro que la aprovecharemos. Faltaría más.
Abrace a su mami de mi parte y Ud cuídese mucho que falta nos hace.

Un abrazo casi, casi, primaveral.

Atila el Huno dijo...

CO-JO-NU-DO

AdP dijo...

Buenas noticias nos trae de D.ª Amalia. Que continúe su mejoría.

Saludos.

Antoniatenea dijo...

Querido Francés:
Ahora ya sí que veo que la Primavera te ha calado hondo!! Todo ya relajación, después del problema... y gusto de los sentidos viendo esas primeras flores. A mi me cautivan totalmente también!
Besos!!...y un abracito a tu mami.

© Capri dijo...

Como la primavera trae el despertar de la naturaleza, ayudada por los cálidos rayos de sol que hacen que salgan los primeros brotes de los árboles y las flores tiñen de colores hasta los lugares más grises, siempre hay que sentirse asi cuando una persona a la que queremos y no pasa por momentos buenos se vaya sintiendo poco a poco mejor.

Paciencia y mucho amor para usted y su mamá.


Un abrazo cálido con tintes de primavera.

Nazaríes dijo...

Yo cuando era pequeña jugaba con la escoba de mi abuelito echa de taraje, me montaba en ella y soñaba que era una bruja pero de las buenas!!! .

Por cierto la escoba de "tarahe" es preciosa si tengo ocasiòn le hare una fotografia y se la enseñarè.

Me alegro muchisimo de la mejorìa de Dña Amalia, la mamà es la mejor flor que se puede tener.


!!!! BIENVENIDA PRIMAVERA!!!

Nazaríes dijo...

- LEYENDA DE AZAHARA. -


ABDHERRAMÀN- ¿Què te falta Azahara?

AZAHARA- Còrdoba es el espejo del mundo, Abdherramàn: su màs brillante adorno.Tù le has dado la belleza y la paz:esas dos fuentes de la sabiduria.Pero hay algo que a Còrdoba le falta y yo tuve,antes de conocerte, en mi sierra de Elvira.

ABDHERRAMÀN- ¿Què es Azahara? Dìmelo y lo tendràs tambièn aquì.

AZAHARA- No es posible.Dios ha distribuido a su gusto el monte y la llanura,el frio y el calor.
A tu sierra la llaman la Morena.
A mi sierra la llaman la Nevada.
Yo, de niña, en invierno me pasaba las tardes con los ojos perdidos viendo caer la nieve.En Còrdoba no nieva.Ni con todo tu imperio,Abdherramàn, podrìas conseguir que en Còrdoba nevara.

ABDHERRAMÀN- Nevarà para ti,Azahara.Mi amor harà que nieve solo para tì.

AZAHARA- Y cubriste de almendros el Yebel Alarùs, el Monte de la Amada,Abdherramàn.Y tu Sierra Morena se puso blanca de amor como una novia,blanca como la mìa , blanca como mi Sierra Nevada.
La mañana en que vi tu nieve perfumada creì morir de amor.Tanto que,cada año,el dia en que florecen los almendros desciendo para darte las gracias...
Gracias por la ternura y el calor de tu nieve,Abdherramàn,dueño de mì, mi dueño,dueño mìo......





Este texto se puede leer en el libro de Antonio Gala titulado:
PAISAJE CON FIGURAS *



No hay nada màs maravilloso en primavera que un campo de almendros en flor, y siempre cuando llega primavera recuerdo la màs bonita leyenda que jamàs habìa leido sobre el califa Abdherramàn III y su favorita Azahara.



Un fuerte abrazo D. Alfredo.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Don Alfredo,

El restablecimiento de su madre nos alegra a todos de forma sincera. Yo, sin salirme de mi terreno, quiero dedicarle este inspirado poema de Lucrecio, que es, a mi entender, lo más grandioso que se ha escrito sobre las madres, representadas todas ellas aquí por la diosa Venus, la diosa del Amor, así con mayúscula. No puedo abstenerme de incluir también el texto Latino, porque éste es un homenaje que hago con toda la solemnidad y alegría que caben en mí.

Reciba Vd., Don Alfredo, un abrazo, y haga el favor de darle un beso a su querida madre de parte mía.

Don Antonio
(Hoy me he puesto el Don también a mí mismo, porque quiero presentarme ante Vds. con la mayor solemnidad y alegría)

Madre de los Enéadas,
placer de hombres y dioses,
Venus nutricia,
tú, que bajo los astros que se deslizan
en el cielo llenas con tu presencia
el mar portador de naves y las tierras fructíferas —
pues gracias a ti toda raza de seres vivientes
es concebida y, habiendo nacido,
ha visto la luz del Sol—,
de ti, diosa, de ti huyen los vientos,
de ti huyen las nubes del cielo, y de tu llegada.

Para ti la artificiosa tierra
perfumadas flores hace surgir,
para ti ríen las llanuras del mar,
y el cielo, una vez apaciguado,
resplandece con derramada luz.

En efecto,
tan pronto como la faz primaveral del día
se ha manifestado, y la fecunda brisa del Favonio,
liberada, se fortalece,
en primer lugar las aves del aire a ti, diosa,
y a tu entrada anuncian,
estremecidas en sus corazones por tu poder.

Después las bestias y el ganado retozan sobre los
ricos pastos y atraviesan a nado los arrebatadores
ríos: a tal punto, cautivas por el placer,
te siguen con ardiente deseo
a donde a cada una insistes en conducir.

Luego, por mares y montañas y ríos torrentosos
y por las frondíferas moradas de las aves
y los verdeantes campos, infundiendo a todos
en el pecho dulce amor,
haces que con ardiente deseo
todos renueven la estirpe de sus razas.

Ya que tú sola eres la que gobiernas
la naturaleza de las cosas
y sin ti nada emerge
a las resplandecientes riberas de la luz
y nada se pone contento ni amable,
deseo que tú seas mi aliada
para escribir estos versos,
que yo intento componer
acerca de la naturaleza de las cosas
para nuestro Memiada,
a quien tú, diosa, quisiste distinguir
en todo tiempo adornado con todos los méritos.

Por lo cual con mayor razón da, diosa,
un duradero encanto a mis palabras.

Haz que, entretanto,
las crueles labores de la milicia se aquieten,
adormecidas, por todos los mares y todas las tierras.

Pues sólo tú puedes auxiliar a los mortales con una
tranquila paz, ya que Marte, el armipotente,
dirige los salvajes trabajos de la guerra,
y éste a menudo a tu regazo se abandona,
vencido del todo por la eterna herida del amor,

y así, recostado su bien formado cuello,
mirando hacia arriba,
alimenta de amor sus ojos ávidos de ti,
diosa, boquiabierto,
y de tu boca pende el aliento
del que está tendido.

Hacia ese que reposa en tu cuerpo santo,
tú, diosa, abrazándolo desde arriba,
vierte de tu boca suaves palabras pidiendo,
oh ínclita, apacible paz para los romanos.

Pues ni nosotros podemos aplicarnos a nuestra tarea,
en un tiempo inestable de la patria, con mente serena,
ni el ilustre vástago de Memio
puede en tales circunstancias
descuidar la seguridad pública.

Es necesario, en efecto,
que toda la naturaleza de los dioses de por sí
disfrute de vida eterna
con una paz perfecta, apartada y separada
a gran distancia de nuestros asuntos.

Pues privada de todo dolor, libre de peligros,
poderosa ella misma con sus propios recursos
y no necesitada de nada nuestro,
no se deja ganar por servicios virtuosos
ni es tocada por la ira.

(T. Lucrecio Caro, Sobre la naturaleza de las cosas, I, 1-49)
(Traducción de Eduardo Molina Cantó)

(Continúa)

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

(Continuación)
Aeneadum genetrix, hominum diuomque uoluptas,
alma Venus, caeli subter labentia signa
quae mare nauigerum, quae terras frugiferentis
concelebras, per te quoniam genus omne animantum
5
concipitur uisitque exortum lumina solis:
te, dea, te fugiunt uenti, te nubila caeli
aduentumque tuum, tibi suauis daedala tellus
summittit flores, tibi rident aequora ponti
placatumque nitet diffuso lumine caelum.
10
Nam simul ac species patefactast uerna diei
et reserata uiget genitabilis aura fauoni,
aëriae primum uolucris te, diua, tuumque
significant initum perculsae corda tua ui.
15
Ide ferae pecudes persultant pabula laeta
14
et rapidos tranant amnis: ita capta lepore
16
te sequitur cupide quo quamque inducere pergis.
Denique per maria ac montis fluuiosque rapacis
frondiferasque domos auium camposque uirentis
omnibus incutiens blandum per pectora amorem
20
efficis ut cupide generatim saecla propagent.
Quae quoniam rerum naturam sola gubernas
nec sine te quicquam dias in luminis oras
exoritur neque fit laetum neque amabile quicquam,
te sociam studeo scribendis uersibus esse,
25
quos ego de rerum natura pangere conor
Memmiadae nostro, quem tu, dea, tempore in omni
omnibus ornatum uoluisti excellere rebus.
Quo magis aeternum da dictis, diua, leporem.
Effice ut interea fera moenera militiai
30
per maria ac terras omnis sopita quiescant;
nam tu sola potes tranquilla pace iuuare
mortalis, quoniam belli fera moenera Mauors
armipotens regit, in gremium qui saepe tuum se
reiicit aeterno deuictus uulnere amoris,
35
atque ita suspiciens tereti ceruice reposta
pascit amore auidos inhians in te, dea, uisus
eque tuo pendet resupini spiritus ore.
Hunc tu, diua, tuo recubantem corpore sancto
circum fusa super, suauis ex ore loquellas
40
funde petens placidam Romanis, incluta, pacem;
nam neque nos agere hoc patriai tempore iniquo
possumus aequo animo nec Memmi clara propago
talibus in rebus communi desse saluti.
Omnis enim per se diuum natura necessest
45
immortali aeuo summa cum pace fruatur
semota ab nostris rebus seiunctaque longe;
nam priuata dolore omni, priuata periclis,
ipsa suis pollens opibus, nihil indiga nostri,
49
nec bene promeritis capitur nec tangitur ira.

(T.Lucretius Carus [97-55 aC], De rerum natura, I, 1-49)

José Alfonso Romero P.Seguín dijo...

Regresa florecido de maternidad y primavera, porque el hombre da a luz a su madre el día en que presintiéndola niña le tiende la mano, la abraza y acuna entre sus brazos, siguiendo los senderos de ternura que ella trazara primorosos en aquellos mágicos tiempos de infancia.
El hombre accede a la concepción a través de la ternura, por ella somos madres, por ella podemos llegar a vislumbrar lo que una madre siente frente a su hijo inerme.
Mis mejores deseos para Ud. y su madre en estas horas de amor y zozobra.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Aunque soy hombre de otoño y de invierno (en fin,... me gusta el frío), celebro que la primavera acompañe la mejoría de su madre. Reciban ambos mi afecto.

De veras, Don Alfredo, celebro que todo evolucione positivamente.

Un abrazo.

Related Posts with Thumbnails