...Los hubo valientes, honrados, leales y dignos. También rufianes, aventureros, asesinos y locos...

www.facebook.com/agarciafrances

miércoles, 20 de octubre de 2010

Petrus del 89, no lo comparta ni con su más voluptuosa amante

VINOS por D. César

Seguramente todos habrán oído hablar alguna vez del que tal vez sea el vino más mítico de Burdeos, a caballo entre lo real y lo imaginario, y que forma una Trilogía religiosa, una Santísima Trinidad vinícola, junto a la Romanée-Conti y al Chateau d´Yquem. Hablar de PETRUS no es sólo hablar de vino, sino de especulación, exclusividad, grandeza. Está enraizado en la Denominación Pomerol a escaso medio kilómetro de Saint Emilión.

El viñedo en Burdeos se encuentra dividido por dos ríos en forma de Y. La rama de la derecha es el Dordoña y a la izquierda está el Garona. La zona de la izquierda es la clásica, en donde están los grandes “chateaux” pertenecientes a la nobleza: Graves y Medoc. La zona de la derecha, curiosamente, es menos antigua y más plebeya, dominada por Pomerol y Saint Emilión.

Pomerol, en la orilla derecha, produce alguno de los mejores vinos mundiales. En el centro de la llanura, una bolsa de dura y densa arcilla de color azulado entre la grava, forma la viña de Petrus y le da ese carácter excepcional tan diferente a sus vecinos L´Evangile y Cheval Blanc entre otros.

Petrus es un edificio con más pinta de casa solariega que de castillo, pero en esa insulsa propiedad se producen algunos de los vinos más concentrados, potentes, tánicos y sedosos del mundo. El cuidado meticuloso de la viña, bajos rendimientos, una salvaje poda en verde e incluso algunos métodos extremos como usar helicópteros para secar las uvas, estufas colocadas en el viñedo para evitar las heladas o alfombrar la viña con plástico para evitar las lluvias en época de vendimia, dan lugar a esa uva tan especial.

La fuerte demanda y la reducida oferta, unas 40.000 botellas anuales, hay años de sólo 15.000, hacen de Petrus uno de los vinos más codiciados y caros del mundo. El Petrus gana si se bebe quince años después de la vendimia. Si tienen ustedes un Petrus, tienen un tesoro. Y si es de la añada de 1989, les ha tocado la lotería. Lloren después de haber soñado.

*P.S. D. César y este Blog REVISTA, en nombre de sus colaboradores y visitantes, agradecen la amabilidad de D. Luis Gutiérrez y D. Alberto García. AGF

33 comentarios:

Amadeus dijo...

Es un vino de sueño, de antología… El Yquem lo he catado, pero este…
Pero bueno por hoy será un más humilde “Chateau Pavillon Rouge”, que no por ser un segundo vino de Margaux, desmerece, ni mucho menos.

40añera dijo...

Ese traidor Garona que nace aqui y nos abandona, ahora entiendo el porque, si es que por este vino se le permite ser desleal, infiel, judas, alevoso, felon o ingrato.
Yo lo sería.
Señor Cesar, señor Frances, ¿a que viene eso de ponernos los dientes largos?

Cesar dijo...

Además de su exquisitez, Petrus debe su fama al savoir fair francés,que ha conseguido mitificar unos vinos que en España serían muy buenos, pero no de los mejores.
Y a ello contribuye además nuestro propio complejo de inferioridad con respecto a lo que viene de más allá de los Pirineos.
Ya lo digo, antes de que me lo recordéis.

Cesar dijo...

Don Amadeus, por dios..¿A dónde hay que ir para probar ese Pavillon Rouge? Guauu..

También he tenido ocasión de probar el Chateaux D´Yquem, que no tiene nada que ver con Petrus. Aquel es un vino naturalmente dulce, extraido de uvas botriticas (sí, podridas), pero de una podredumbre noble, que le dicen. ¿Recuerda usted aquel recuerdo a mermelada amarga al final, un sabor ligeramente cítrico que persiste en boca durante unos minutos? Es un milagro de la naturaleza!

García Francés dijo...

D. César, muchas veces le he comentado que en vinos, y en otras cosas, soy bastante borrico.

A pesar de haber vivido en Francia mi poder adquisitivo de entonces era muy litirado y no me permitía estas alegrías. Sin embargo, voy a ponerle los dientes largos.

Mi hermano José Luis fue novio de Claire Lacoste y, durante unos años, yo comparti con ellos su romance en París. Yo tenía 19 años y todos, mi hermano, Alfredo Bryce Echenique y yo, éramos pobres como ratas. Todos, menos Claire.

Así que, estoy seguro de que fuimos los inmigrantes mejor "bebidos" de Francia. Claire tenían en su casa un pedazo de bodega y cuando llegaba a almorzar o cenar a nuestra buhardilla se presentaba con un par de botellas de los mejores châteaux de Burdeos.

Yo, como ahora, no entendía un carajo y me daba igual, pero Alfredo BE y José Luis, se extasiaban ante las botellas y pronunciaban los nombres míticos con verdadero respeto. Así, a mis 19 años, disfruté lo que hoy no podría permitirme. Por lo menos, todos los días. Ya sabe usted el daño que ha hecho Zapatero a los jubilados españoles.

De Burdeos, en nuestros días, guardo el recuerdo de mis visitas a mi hermano en Lyon. Nunca me faltaba el foi con manzana y la botellita de Sauternes. Pero, recordarlo me entristece, amigo mío.

Viva, ¡Petrus tuus!

García Francés dijo...

Dª César, me ha leído el pensamiento. Me confieso culpable de haber pensado en enmendarle la plana y romper una cuantas lanzas en favor de nuestros vinos más nobles.

Para mí, hoy, dejando los vinos de Jerez aparte, entre los tintos elijo los Ribera del Duero y, usted lo sabe, entre ellos, dos preferencias claras, la sorprendente magia del Pago de Carraovejas y los aristocráticos Vega Sicilia.

Pero ya hablaremos cuando usted los mencione.

García Francés dijo...

Muy bueno, Dª 40Añera. No me culpe a mí de el alargamiento de su dentición, querida.

Es D. César el que dirige su sección dejándose llevar por los efluvios de las bodegas de Bordeaux. En el fondo, es un afrancesado, amiga mía.

40añera dijo...

Yo ahora mismo estoy poniendo boquita de piñon y prcticando el gabacho, lo que hay que hacer por un buen vino.
Besos que antes no los di

José Alfonso Romero P.Seguín dijo...

“En el centro de la llanura, una bolsa de dura y densa arcilla de color azulado entre la grava…” Denominación de origen en estado puro, pura literatura hermoseando tan magnífico vino.
Merlot amigo, merlot, algún día…ese tesoro suyo…algún día…
Lección magistral, te la agradezco.
Recibe un fraternal abrazo.

Amadeus dijo...

Los franceses, de este tipo de vinos -si dejamos de lado el Yquem, que es un “hors catégorie”- tienen un panel muy extenso. En la misma apelación Sauternes, existen algunos “chateaux” -que utilizan los mismos métodos- que pueden dar una idea –aproximada- de lo que es un Yquem, y a un precio más asequible.
Y ya puestos a pasear cito otras apelaciones:
A mi parecer, el “Gewurztraminer vendanges tardives” es un vino de excepción. Vino de Alsacia, es un vino que procede de la “vendimia tardía” y de la “selección de granos nobles”.
Menos conocidos son
El “Jurançon”, vino de las laderas pirenaicas, allí por la Navarra francesa (Pau), el vino de algunos pequeños productores puede ser excepcional.
El “Vin de Paille”, delicioso vino de la región del Jura. En esta apelación, la concentración de aromas y azúcar, se obtiene dejando secar, los granos escogidos, en unas estanterías guarnecidas de paja.
El Monbazillac (Dordogne, y más exactamente de Bergerac) Como por el Sauternes, la vendimia se hace en varios pasajes, y solo se recogen los granos llegados en fase “podredumbre noble”
Y que conste que yo mato por un Ribera del Duero.
Saludos.

ROSA ARAUZ dijo...

Todo lo que sea bueno, bienvenido y si es en buena compañia mucho mejor Don Cesar. Tomo nota.

Don, disculpe mis ausencias, ando muy ocupada en la organización de mi próximo Taller de Autoestima, eso unido al inminente nacimiento de mi próxima nieta, NOA.

Cuando vea su carita brindaré con un buen vino, pero ésta vez será español, la economia, es la economia ;)

Muchos, muchos besos y mucho mucho amor para TOD@S.

Cesar dijo...

Dña de los 40, un Petrus hablando francés ha de ser el paroxismo del goce.

Cesar dijo...

D. Amadeus, sus comentarios empequeñecen esta entrada.
Es usted una joya. Curiosamente la semana pasada me han regalado una botellita de un Mombazillac de un color acaramelado que me ha hecho sentir su aroma sin abrirlo. Dice usted bien, hay vinos en Sauternes a buen precio que nos acercan a la idea del Yquem. Recuerdo la primera vez (hace de esto veinte años) que probé el Yquem. Nos juntamos tres amigos para poder pagar una copa que degustamos en comandita. Uff, aquel sorbito breve nos llenó de sabor y nos sentimos unos privilegiados. Imagino al Sr. Francés desayunando foi con manzana y una copita de ese vino. Envidia me da pensarlo.

Amigo, no se prive usted de visitarnos y ya sabe donde estoy para cuando venga por España con una cajita de cualquiera de esos caldos.

Cesar dijo...

Dña Rosa, hable con el cura, bautice (si ha de bautizarla) con vino a esa santa y verá que será una mujer más sabia, más tolerante y querrá más a la abuela!

Abrazos.

Nazaríes dijo...

Yo no se ni lo que comentar,me he quedado sin palabras creo que nunca en la vida lo probaré,aunque alomejor me pasa como con el D`YQUEM,que compré una botella para una aventura amorosa en una cabañita de madera en la sierra una noche de invierno,con el mejor menú del mejor restaurante del mundo.

Pero todo eso pasó en mi imaginación para un relato erótico,porque ni tenía amante,ni cabaña,ni D'Yquem ni ná de ná.


Saludos.

Cesar dijo...

Por los sarmientos de la vid! Sr. Francés, quítele usted la hache a esa azada antes de que me corte las venas! En qué estaría yo pensando..

Nazaríes dijo...

D.Alfredo usted no se preocupe que si está tieso más tiesa estoy yo asi que ...¡¡¡brindemos con un vino quina Santa Catalina!!!!

García Francés dijo...

Estimado D. Amadeus, veo con envidia que usted se encuentra también entre los grandes expertos de este Blog REVISTA.

Me ha dejao patidifuso con la enumeración de los Sauternes.

Verá, aunque siempre era el mismo no recuerdo la marca, entonces estaba pasando un mal momento de mi vida y no me fijé en esos detalles.

Pero le aseguro que sería excelente porque mi hermano después de hacer Derecho en Salamanca, hizo L'école Hôtelière, a Thonon les Bains, que entonces, por los años 60, tenía un gran prestigio.

Quiero decirle que era un entendido y disfrutaba agasajándome a mí, su hermanito pequeño. Aunque sabía perfectamente que yo no distinguía un château de lujo de un pinard peleón. Pero él intentaba enseñarme.

Es un placer saludarle, amigo.

García Francés dijo...

Dª Rosa, no se preocupe, lo primero es lo primero, pero la echamos de menos, amiga mía.

Un abrazo enorme, Doñita.

García Francés dijo...

Jose Alfonso, el mérito es de nuestro anfitrión que con sabia azada removió ligeramente la azulada tierra consiguiendo un diamante en donde le había entregado un carbón.

Merlot, efectivamente. De ahí mi disgusto con Roldán. De todos modos la joven Merlot añorará su ambiente. La trataré con cariño para que pase el mal momento...

García Francés dijo...

Dª Nazaríes, ¡que arte tiene usted que nos ha tenido engañados todo este tiempor!

Ni château, ni hotel, ni romance, ni ná de ná... Sólo su imaginación de escritora. Pues, no se preocupe, porque estoy seguro de que muy pronto va a probar algo mejor o parecido.

Aunque tengamos que pagarlo por suscripción entre los del Blog. Porque se lo merece usted, amiga mía. Eso y más.

Cesar dijo...

Jeje..Sr. Francés, es usted tan bien mandado... Nunca repaso los escritos y es un fallo que tendré que remediar. Dicen que los escritores leen tres veces sus libros: una vez cuando los escriben, la segunda para corregir ortografía y la tercera para la gramática. ¿Usted así lo hace?
Ya sabe que para las citas cinematográficas me tiene a mí y para las citas de Borges a Rodrigo (Ande, lea mi entrada)

García Francés dijo...

Sus deseos son órdenes, D. César.

Mire usted que ni me había fijado, menos mal que se ha dado usted cuenta porque si le pilla Dª María José, le capa.

Hecho, un abrazo, amigo mío.

García Francés dijo...

Uy, ya lo creo que estoy tieso, ¡más que el cuero'un tambor, niña!

Pero, no se preocupe, que igual cambia todo a peor con los nuevos ministros...

Abrazos muy grandes, amiga mía.

Cesar dijo...

Dña Nazaríes,es un error servirle un D´Yquem a un hombre que ame el vino. Se puede fugar con la botella o enamorarse de ella. ¿Para qué buscarse competencias inútiles?
Ande, hay vinos excelentes que caldean el ambiente y centran la atención.

Jose Antonio Bejarano dijo...

Venga, Sr. García Francés... levante el ánimo y de por bien empleado su periplo francés, en su faceta enológica al menos.
Aquí también hay buenos vinos, al menos es lo que cada mes puedo constatar rascándome el bolsillo un poquillo, acorde con mis posibilidades.
Un saludo y un brindis.
El Petrus del 89 debe estar buenísimo pero...

Cesar dijo...

D. Jose Antonio, efectivamente los vinos que bebemos a diario son más humildes, ocurre que de vez en cuando podemos sablear a algún amigo con posibles. Entre usted y yo, si no me invitasen jamás me gastaría 200 euros en una botella de vino. No por que no lo desee, sino por principios.
Saludos.

Antoñi dijo...

Viva el vino y las mujeres, que por algo son un regalo del señor; anda diciendo una copla hace años ya, que por lo que a mi me toca en esta cata, cambio a la mujer por el hombre y alzo mi copa por un buen vino solera de mi tierra, mimado por años, a ser posible no menos de 12, siempre bien equilibrado en longevas botas de roble americano, que se quede en fino, ni oloroso, ni amontillado, como no, de la sierra de Montilla o Moriles altos... umh!... ¡deliciso!...

Un placer el deleite de la presentación de este vino tan especial, Dn Alfredo, aunque permítame decirle, que cuando se conoce un buen fino solera de Montilla, hay que hacer hincapié en su diferencia y saber que como ese no hay otro en el mundo entero...

Del Cesar lo que es del Cesar y el egocentrismo particular que a mi domina, le pide disculpas, por esta publicidad gratuita...

Mis respetos Dn. Alfredo

Besos de Luna de otoño...
Antoñi

Cesar dijo...

Dña Antoni, efectivamente tienen ustedes unos finos impresionantes, en donde la calidad es siempre constante debido, como usted sabe, al sistema de soleras y criaderas para su envejecimiento. Deberíamos aprender los humanos: los viejos conceden todas sus virtudes a los que vienen.
Es impresionante ver esa flor del vino en las botas protegiéndolo de la oxidación.
¿Y que me dice del Pedro Ximenez?
Orín de diosas, señora mía!

García Francés dijo...

Gracias, D. José antonio, intentaré seguir sus consejos. çEramos pobres pero bebíamos como ricos y nos divertíamos como descerebrados. Cosas de la edad, amigo mío, abrazos para usted.

García Francés dijo...

Dª Antoñi, yo aprendí a beber los vinos de su tierra con los anuncios de la tele franquista. O Moriles o Montilla.

Después mi hermano me enseñó a cocinar con Pedro Ximénez de Alvear para las reducciones.

Maravillosas las soleras de Moriles. Hubo una época en que todas las tardes, al dejar los caballos, me empujaba un par de copitas.

Disculpe pero estoy fatigado, amiga mía, le envío un abrazo muy grande.

Antoñi dijo...

Dn. Alfredo, Dn. Cesar;
La gama de vinos de Montilla, es muy variada, sabiendo elegir, pueden degustar vinos de una gran calidad, los hay para todos los gustos, desde sus finos, olorosos, amontillados, los vinos jóvenes; semisecos ligeramente carbónicos y algo espumosos. Vinos dulces, como el gran Pedro Ximenes y los tintos de estas últimas décadas.
Les doy un consejo, si quieren probar el gran vino de esta denominación de origen, tienen que buscarlo en su raíz, en esos legendarios lagares que aún quedan, donde sus vinos no tienen la proyección de las grandes bodegas, en cambio ganan en calidad, podrá probar el vino en rama, completamente natural, algo que no se puede comprar fuera de la comarca y les aseguro, que les sorprenderá, además de querer repetir la experiencia...

Cuídese Dn. Alfredo.
Mis respetos
Beso

D. Guille dijo...

D. Cesar usted si que sabe de vinos. La verdad que si me encuentro con una delicia de botella como esa y saber el precio.. no sabría si quitar ese fabuloso precinto....
Sepa usted que se aprende mucho con usted.
Un saludo
D. Guille

Related Posts with Thumbnails