...Los hubo valientes, honrados, leales y dignos. También rufianes, aventureros, asesinos y locos...

www.facebook.com/agarciafrances

sábado, 12 de febrero de 2011

EGIPTO derriba a MUBARAK

Enhorabuena a los egipcios que deseaban el cambio. Lo han conseguido. Para los otros, hasta ver, es la hora de emboscarse previo trueque de chaqueta. El presidente delega el poder en las Fuerzas Armadas, y se larga a rescatar su sucia pasta de manos de las decentísimas manos de la banca suiza.

Mientras, los egipcios corren alegremente hacia la transición. Ha caído una dictadura empujada por un gran grupo organizado y muchas buenas voluntades desorganizadas. Hay elecciones en Septiembre y pocos meses para organizar partidos de la nada. Entonces qué, ¿otra dictadura o democracia? Me inclino por lo de que "poco dura la alegría en casa del pobre". El mundo observa expectante.

17 comentarios:

FJavier dijo...

Un análisis en profundidad sobre el significado y repercusión futura de este acontecimiento resulta a todas luces un difícil trabajo para especialistas. Pero dudo mucho que hoy sea oportuno, más allá que como disciplinado ejercicio de elaboración intelectual. Lo esencial ahora, en mi opinión, es que el cambio ha empezado y que, al margen de la evolución posterior de los acontecimientos, es un motivo de alegría para cuantos creemos en la necesidad de que los ciudadanos oprimidos levanten su voz frente a la injusticia y/o que los gobernantes escuchen al pueblo. Otro mundo es posible y este cambio pacífico lo atestigua con esperanzadora elocuencia. Amén.

aspirante dijo...

Espero equivocarme, pero me temo lo peor: otra teocracia que ponga en peligro (aún mayor) la estabilidad (si es que hay alguna)de la zona.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

A ver si ahora le podemos aplicar el Pueblo Egipcio lo que escribió Tito Livio, a propósito de la expulsión por la fuerza del último Rey de Roma, Tarquinio el Soberbio, sucedida el año 509 aC., que fue destronado y expulsado de Roma, junto con toda su familia, a raíz de la violación cometida por su hijo Sexto Tarquinio contra Lucrecia, una noble y decente dama Romana.

Voy a relatar los asuntos realizados, en tiempos de paz y en tiempos de guerra, del Pueblo Romano, libre ya desde ahora, las magistraturas anuales, el imperio de las leges más poderoso que el de los hombres. Fue la soberbia del último Rey la que había conseguido que esta libertad fuese más agradable.
(Tito Livio, Historia de Roma desde su fundación, II, 1)

Liberi iam hinc populi Romani res pace belloque gestas, annuos magistratus, imperiaque legum potentiora quam hominum peragam. Quae libertas ut laetior esset proximi regis superbia fecerat.
(Titus Liuius, Ab Vrbe condita Liber II, 1)

Pongamos Mubarak donde dice Rey Tarquinio, y Pueblo Egipcio donde dice Pueblo Romano, y ya ya tenemos el antecedente adecuado. En los años siguientes Roma fue conquistando y alimentando la libertad, con mucho sudor, muchas luchas, mucha sangre, mucha decisión, y muchas lágrimas. A ver si con Egipto pasa lo mismo. Esperemos que la Felicidad en la casa del pobre dure, por lo menos, como en la Roma Antigua.

Un abrazo, Don Alfredo.

Antonio

José Antonio del Pozo dijo...

Para mí, sr García Francés, el reto es peliagudo. Ojalá culminara en un régimen de separación de poderes, respeto a la ley y prensa libres Da la impresión de ser la glanost de Obama en la zona, que es un avispero crucial. A ver como acaba la cosa, no pase como en Iran cuando Carter dejó tirado al Sha y entro Jomeini y sus ayatollahs, mil veces peor. Saludos

Javier dijo...

No me gusta el cariz que está tomando la geopolítica cuántica actual, creo que si todas las personas trabajadoras de la tierra se conformasen con un sueldo justo y digno, adaptado a sus necesidades -Presidentes y Jefes de Estado incluidos-, el Mundo sería un lugar más vivible y llevadero. La rapiña de unos y de otros, poderosos o no, acabará con la pacífica convivencia entre todos nosotros. Espero que cuando llegue el día, su yegua Aruca esté enjaezada para recibirle y trotar con usted, D. Alfredo, por los extensos campos de su querida Colombia o de Andalucía. A mí me basta con caminar a lomo de mis malos pensamientos por los trillados páramos de la historia que proyectan, sin avergonzarse, un futuro sin remedio.

Un abrazo y… ánimo, creo que con los vinos de garrafón que guardo en casa tendré suficiente para pasar los malos tiempos que se avecinan, preferiría tener a mano los vinos que aconseja D. Cesar pero son excesivamente caros y buenos para mí. El dinero que me ahorro en vinos me lo gasto en libros, los libros me mantienen vivo al igual que las pequeñas dosis de cicuta ayudaban a mantener vivo a Rasputín.

Cesar dijo...

D. Javier, me siento identificado con la primera parte de su comentario, en donde aboga por un reparto equitativo del bienestar, sin abusos ni rapiñas.
No puedo estar de acuerdo,perdóneme, con la segunda parte, ya que los vinos que aconsejo, con alguna excepción nunca superan los 10 euros y maridan perfectamente con el libro.
Ayer mismo sin ir más lejos me sorprendí a mí mismo con un Alanda, de Monterrey, de mi amigo Jose Luis Moreno, vino que no conocía y que por 20 euros en el restaurante empalidece a algunos de bastante mayor precio.
Anímese hombre. Ya sabe usted que la comida es la parte física, el vino la parte espiritual.
Y Vargas LLosa, por poner, suena mejor después de un traguito!

En cuanto al tema que nos ocupa, Sr. Francés, ojalá que, como siempre hemos sostenido, el islamismo agazapado no tenga fuerzas suficientes para salir de súbito.

José Alfonso Romero P.Seguín dijo...

De todos es sabido que muerto el perro no se acaba la rabia por mucho que rece el dicho, pero que quiere que le diga, lo de siempre, es su derecho, su necesidad y lo que es más importante su obligación de ir ultimándola en todo aquello que habita.
Si muerto el perro de la avaricia se dejan morder por el de la fe, tendremos que armarnos de algo más que paciencia para decirles que se equivocan, pero sin perderla, porque no son perros, son hombres como nosotros.
Tras nuestra pacífica y concertada llegada a la democracia se vio de inmediato saludada por la voracidad del egoísmo patrio, lo que nos ha permitido salir de la patria del general para caer en la taifa general. Es decir, no hemos sido capaces de crear un estado realmente democrático, solidario y posible, y no por ello nos han de llamar idiotas, aunque lo semejemos, aunque quizás lo seamos, aunque lo somos, o al menos así nos comportamos.
Su temor es mi temor.
Reciba un fraternal abrazo.

Javier dijo...

Mi querido y respetado D. Cesar: Si hoy me refiero a usted en este post de D. Alfredo, es porque, en un post ya pasado, hizo mención a mi falta de tacto para con la señorita Carla. Creo que: o usted no leyó bien mi comentario o yo me expliqué mal, (cosa normal en mí y que, en mis tiempos de estudiante me llevó a tener más de un suspenso). Lo de hablar de sus vinos no deja de ser más que una pataleta de niño malcriado. Aclarado el asunto: le prometo que los probaré en cuanto acabe con la garrafa de ocho litros de vino peleón que, si bien no me soluciona la vida, al menos me la alegra. :)

Un abrazo.

García Francés dijo...

Tiene usted razón, D. FJavier, el análisis serio es cosa de expertos, lo nuestro es algo más de predecir el futuro, más como de echadores de cartas o lectores de la palma de la mano caseros.

Algo más basado en la experiencia y la intuición que en datos de campo reales. A mi modo de ver sólo hay tres opciones, A, B y C, siendo las restantes transiciones hacia una de ellas.

Ha empezado el cambio, tiene usted razón, querido. Y se alegran quienes confían en el ser humano y sus bondades. De momento, el dictador parece que se ha ido pero ha dejado el poder en manos del ejército.

Las tres opciones son:

A=Demoracia
B=Fundamentalismo
C=Dictadura militar

Viendo que Irán se alegra y que Israel se fortifica yo soy pesimista.

Salvando todas las distancias que ustedes quieran: ¿Aceptaríamos que Zapatero se fuera dejando al JEMAD para pilotar la transición hasta las elecciones de Mayo sin calificarlo de autogolpe?

Un abrazo, amigo mío.

García Francés dijo...

D. Aspirante, usted, algunos más y yo, somos el ala pesismista de este blog.

Yo también me temo lo peor. Creo que los clérigos están agazapados para no despertar temor. Esperan su momento.

Aquí, en una democracia formal, según parece, ¿no van a colarnos al resto de los batasunos en los ayuntamientos? ¿Porqué creer que los Hermanos Musulmanes van a regalar su ventaja?

Ya no creo ni en la paz de los sepulcros, amigo mío.

García Francés dijo...

D. Antonio, la felicidad en Egipto, me temo que va a ser corta. Los egipcios que no abandonan la Plaza Tahrir parecen temer un futuro negro.

La historia de Roma no deja de maravillame, querido, siempre tenemos alguna lección que sacar válida para nuestros problemas de hoy.

El pesimismo aumenta, amigo mío. Espero equivocarme y que la transición sea dulce. Un gran abrazo, maestro.

García Francés dijo...

D. José Antonio, es cierto que Egipto es un Estado. Estaba bajo una dictadura pero conformado como un estado laicista y moderno.

Ahora bien, no veo yo que la salida a la que están abocados sea una democracia como la francesa, por ejemplo.

Me gustaría, pero no creo que se den las condiciones para ello. El regocijo de los iraniés es demasiado sospechoso. Y, los que han tomado las riendas son los militares. Y, una vez que las toman, aquí o allí, suele costar que las suelten.

Un abrazo grande, amigo mío.

García Francés dijo...

D. Javier, ¿quién estaría en desacuedo con su opinión primera? Una paz mundial seráfica sobrevenida tras una reparto equitativo y justo de la riqueza.

Preguntémos a los bandoleros de MERCASEVILLA si estarían dispuestos a repartir lo que han robado aunque sólo fuera con los parados españoles. La respuesto NO nos sorprendería. Sería algo parecido a "que os vayan dando, pringaos".

Su pesimismo nos revela que usted tampoco cree en esa posibilidad, sólo se trataría de un deseo o de una oración.

De los vinos de D. César deberemos sacar la fuerza necesaria para enfrentar los tiempos de tribulación que se aproximan.

Con mis abrazos, buen amigo.

García Francés dijo...

D. César, dudo mucho que el islamismo desaproveche esta oportunidad histórica.

Quizás esperen a las elecciones para conocer su fuerza o, es posible, que fuercen un salto por encima del Ejército convertido en nuevo guardián de la autoridad. De una forma u otra intentarán expandirse. El pesimismo es la tónica general de lo que yo percibo. Salvo en los periódicos hasta hoy.

Un abrazo muy fuerte, querido amigo.

García Francés dijo...

D. José Alfonso, en el caso egipcio, muerto el perro creció la rabia.

Hasta ahora han cambiado un dictador militar por un gobierno militar. Deseaban derogar el estado de emergencia y les han arrebatado Parlamento y Constitución. Por no citar los muertos y las pérdidas de su industria turística ahuyentada por esta revolución pacífica.

Hasta ahora, no veo las ventajas. Por más que me repitan los periódicos que los Hermanos Musulmanes han aceptado el juego democrático. Esta ilusión me parece tan dudosa como cuando aquí lo asume Batasuna oportunistamente.

Comparto su visión de la transición desde la dictadura franquista a las taifas. Y le echo una paletada más de pesimismo.

Nosotros no fuimos capaces de desarrollar una democracia real teniendo Europa a favor, es más, ni siquiera fuimos capaces de acabar con la dictadura. Aceptamos lo que nos regaló Franco y diseñaron para nosotros sus jefes del Movimiento.

Lo demás, la resistencia y la lucha del pueblo, es fantasía épica. Igual que esta democracia fraterna inviable sin fondos europeos para repartir alegremente entre la peña amiga.

En fín, que no me gusta nada el color de la orina del enfermo, le envío mi más afectuosos abrazo, amigo mío.

García Francés dijo...

Nuestros errores nos hacen grandes y nuestra caballerosidad gigantes, D. Javier, le abrazo, amigo mío.

Cesar dijo...

D. Javier, seguro que yo no leí bien su comentario. Ya sabe, entre las prisas y la edad. No siendo usted islamista no temeré una sharía, o como se diga, en mi contra.

Sea buen cristiano y concédame su perdón!

Related Posts with Thumbnails