...Los hubo valientes, honrados, leales y dignos. También rufianes, aventureros, asesinos y locos...

www.facebook.com/agarciafrances

lunes, 14 de febrero de 2011

Egipto, legislan los militares, fuera Constitución, disolución del Parlamento y continúa la Ley de Emergencia

A los enormes pérdidas en vidas, 300 muertos, y recursos económicos, petróleo y turismo, derrochados por su revolución pacífica, los egipcios deben sumar ahora la incertidumbre sobre el futuro y un salto atrás político. Hasta ahora han cambiado un dictador militar por un gobierno militar. Deseaban derogar la Ley de Emergencia, que continúa, y, además, les han arrebatado Parlamento y Constitución a cambio de un futuro referéndum. De momento, los detenidos continúan presos y los egipcios no son libres ni para seguir en la Plaza Tahrir.

No veo las ventajas. Por más que los periódicos repitan que los Hermanos Musulmanes han aceptado el juego democrático. Confunden deseos o intereses con la realidad. Como cuando aquí nos repiten que Batasuna es un partido democrático. Seguramente los islamistas esperan a las elecciones para conocer su fuerza real presentando un perfil bajo para no alarmar a las Fuerzas Armadas. Pero, antes o después, intentarán expandirse y lograr el poder.

Las transiciones no son fáciles. Egipto sólo logrará ayuda económica norteamericana si respeta los acuerdos de Camp David. En caso contrario, tendrá que buscar financiación en Irán o en sitios peores. El pesimismo es la tónica general de lo que percibo. Viendo que policía y ejército se tirotean, que Irán se alegra y que Israel se fortifica, sigo preocupado. Como al principio.

7 comentarios:

Antoniatenea dijo...

Ese excepticismo lo tengo igual que tú, crucemos los dedos por que el fanatismo no releve el poder a la dictadura anterior porque los hechos que explicas presagian malos tiempos y las libertades están en peligro si no se hace una transición en condiciones.
Esperemos quien mueve ficha.
Abrazos.

Helio dijo...

Yo soy mas optimista, hay muchos paises pendientes de lo que pueda ocurrir en Egipto, el mundo occidental se juega mucho con el futuro de este país.
Por otro lado tenemos a los ciudadanos, que en mi opinion ya no permitirían otra dictadura.
Un abrazo.

Javir dijo...

Mucha razón tiene usted cuando dice que las transiciones no son fáciles, Don Alfredo. Por la nuestra no daban ni un duro sevillano; y ya ve, mal que bien estamos alrededor de donde queríamos.
La preocupación gorda la tengo en lo que ocurra en los países del norte africano, Egipto incluido, claro está. Tan cerca...estremece pensar un dominio islamista radical.

Un abrazo

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Me temo lo peor. Es muy difícil esperar nada bueno de los Militares. ¡Ojalá el pueblo Egipcio pueda vivir en paz y recuperar su antigua grandeza!

Me viene a la mente que los Militares egipcios saben algo de Latín y tienen presente la fórmula

Caueant consules ne quid detrimenti Res Publica capiat
[Procuren los cónsules que al Estado no sufra ningún daño]
,

que era la fórmula para suspender todas las garantías constitucionales y declarar el Estado de Excepción.

Pero en Roma la Dictadura tenía un límite: no podía superar los seis meses.

Un abrazo, Don Alfredo.

Antonio

jano dijo...

...Pero Mubarak se fue y parece que está muy malito.
Egipto no tiene otra salida: seguir adelante con lo que inició y confiar en que no se genere una nueva dictadura militar, cuidándose del peligro integrista.
Yo soy optimista: nadie les robará a los egipcios su futuro, que han empezado a conquistar con asertividad y sin violencia, dejando bien claro lo que quieren y lo que no asumen, en un ejemplo de madurez que no podrán manipular los que venden parcelas en el paraíso a cambio de muerte.
Con esa desratización llevada a cabo por un pueblo que ha pagado por ello 300 muertos, occidente estará más seguro.
Ahora hace falta tiempo para que los lodos del Nilo se aposienten y fertilicen nuevamente la tierra.
Un saludo a todos.

Sostrato de Cnido dijo...

Lo cierto es que cualquier revolución en esta zona da miedo, porque en crisis como estas la balanza se puede ir hacia cualquier lado. Todos hemos oído citar el caso de Irán. El de Cuba fue parecido. Esperemos que esta vez la gente consiga lo que quiere. Democracia y no un Burka o una grúa para colgar gente en la plaza del Pueblo.

De todas formas, no veo que hayan ganado más que promesas, pero también es cierto que no veo el retroceso que usted apunta. Han perdido Constitución y parlamento. La constitución no se aplicaba por la ley de emergencia y el parlamento llevaba inoperante 18 meses.

Suerte a nuestros vecinos mediterráneos. se juegan volver a una civilización que, como en el caso de Egipto, ellos alcanzaron antes que nosotros y perdieron por la lacra que supone el radicalismo islámico

FJavier dijo...

A los europeos no nos gustan las revoluciones que no se ajustan a nuestra ilustración. Personalmente, como bien sabe, no temo a sus consecuencias en Egipto siempre que no se intenten manipular desde fuera el curso de los acontecimientos al más puro estilo Jimmy Carter o Valéry Giscard d’Estaing. ¿Qué tienen los hermanos musulmanes para provocar tanto temor? ¿Qué motivos de temor nos faltan sin ellos como para tener que incorporarlos a nuestro extenso catálogo? ¿Hemos olvidado la historia o nos limitamos a la versión que más nos interesa de ella?

En fin, no se preocupen tanto, amigos, hasta ahora hemos demostrado suficientemente que somos mucho más de temer que ellos. En realidad, es aquí donde radica el verdadero peligro para la evolución de este tipo de revoluciones. Por el momento su ejército no ha optado por una solución al estilo plaza de Zhaleh (1978) y eso, sin tener en cuenta otras cuestiones, ya es esperanzador.

Un saludo.

Related Posts with Thumbnails