...Los hubo valientes, honrados, leales y dignos. También rufianes, aventureros, asesinos y locos...

www.facebook.com/agarciafrances

miércoles, 23 de febrero de 2011

¿Qué hicieron la noche del 23-F?

Poco a poco se van conociendo nuevos detallitos del golpe/golpes. Pero, cuenten, cuenten, ¿qué hicieron ustedes aquella noches oscura? Yo vivía en Bilbao. Allí, se escabulló casi todo el mundo. Pintaba maluco. Un amigo y yo, retiramos dinero de los cajeros, escondimos algunas cosas y nos cobijamos en casa de su novia.

Dijo "venid a casa porque mi padre es militar y aquí nadie os buscará". Hacía años que salíamos en cuadrilla pero fue aquella noche cuando nos enteramos de la profesión de su padre. Velé hasta escuchar al Rey. Después dormí mientras mi amigo y su novia rompían a follar. Cosas de los nervios y de la supervivencia.

Hay pelea de divas para saber cual de las prima donnas tuvo más huevos la noche del golpe. Juan Luis Cebrián le reprocha a Pedro J. que le faltaron pelotas para sacar una edición especial la noche del 23-F. Yo recordaba heber visto esta foto y el REVISTERO D. Javier me la ha localizado para ustedes. ¿Hubo cojones o no? Y, en todo caso, ¿qué necesidad tiene Cebríán de demostrar que Polanco hizo bien sacando a la calle su edición "El País con las Constitución? ¿O que a Pedro J. le temblaron las canillas? Ustedes dirán.

13 comentarios:

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Pues yo estaba en la Universidad de Barcelona, por la tarde, recibiendo una Clase de Ruso, y vino el conserje y nos dijo que la Universidad se cerraba, que nos fuéramos. Luego me tocó media hora de autobús sentado al lado de una Señorona con abrigo de pieles y con una alegría que no le cabía en el cuerpo. Yo, como un zorro, me callé y no expresé nada de lo que realmente sentía, aunque me hubiera gustado vomitar encima de la tal Señora.

Luego, por la noche, pues como la mayoría: Escuchando Radio París y la Pirinaica, hasta que apareció su Majestad y ya me fui a dormir, porque al día siguiente me esperaba una jornada de ocho horas, además de los cursos en la Universidad.

La verdad, no me hizo ninguna gracia.

Un abrazo, Don Alfredo.

Antonio

Helio dijo...

Viví de cerca la incertidumbre de aquel día, es una fecha que nunca olvidaré.
Pasada aquella fecha, comprendimos que nuestra democracia se habia fortalecido.
Aunque nos da la impresión que hay políticos que quieren nuevamente dividir a los españoles.
Un saludo.

Javir dijo...

Metidos en el coche y con la SER conectada, repasaba con un amigo los apuntes para un examen que teníamos a las seis y media. Bajamos el volumen de la radio, de fondo el soniquete del "Fulanito de Tal, sí. Fulatino de Cual, no", hasta que el rítmico "si", "no", se convierte en un rumor, en un zumbido. Subimos le volumen de la radio. "Algo pasa", sentenciamos, que para algo eramos estudiantes, gente preparada. Cuando suenan los disparos me pregunto en voz alta, ¿ETA?
-Esto es un golpe de Estado, tío-dice mi amigo.

Compartíamos piso, y servidor, que no es un héroe, le dije a mi amigo, activo militante del PSOE: si esto no se aclara, creo que lo más prudente va a ser esconder los posters del Che y los pasquines que tienes en el piso.
-Sí -me contestó-, pero vayámonos, ¡que le den al examen!. El examen se aplazó, claro.

Un abrazo y perdón por la extensión.

Sostrato de Cnido dijo...

Pues mi historia ese día es mas blanca y para todos los públicos. No por nada, si no porque tenia 4 años y medio.

La verdad es que yo no recuerdo nada de ese día. Pero durante muchos años cuando llegaba esta fecha he escuchado de mi madre el relato de lo que mis padres hicieron ese día. Y este relato siempre acaba por la mañana de 24, en el que un cartero llamo a mi casa a entregar un paquete y, siempre según palabras de mi madre, yo la dije:

"No mama, no lo cojas que es una bomba"

Este año, por desgracia mi madre ya no esta con nosotros, debido a ese demonio llamado cáncer, y nadie me ha contado la historia que, después de treinta años escuchando, la he echado de menos.

Como veis, yo también me preocupe por la seguridad de todos, aunque no entendiera lo que estaba pasando :)

i am...(vicky) dijo...

Mi querido Don,
Recuerdo aquel día y aquella noche como si hubiera ocurrido ayer. Vivía yo por entonces en la capital del reino.Ese día habíamos quedado para comer un grupo de amigos en el Restaurante de Antonio Gades (lo recuerda) muy cerquita de las Cortes. La sangría de allí era buenísima y aumentaba aún más si cabe la inconsciencia típica de la edad adolescente. De allí al Retiro a que nos diera el aire antes de volver a casa. Sobre las 19hrs. autobús hacia casa, algo raro flotaba en el ambiente. Encierro cautelar en casa, la tv con música sacra si no me falla la memoria y avances informativos. Me jugué varias ostias bien dadas por hacer algunas bromas sobre el tema (es lo que tiene no ser consciente). Y a la mañana siguiente muriendome de la envidia porque algunos de mis amigos habían salido esa noche y a mi me tuvieron secuestrada.

Hay detalles, muchos... Pero tampoco es como para contarlos publicamente.

Saludos

Nazaríes dijo...

Encerrados en un cuartel,mujeres llorando,mi pobre hermano en Valdemoro en la Academia de G.J.

Civiles metralletas en mano.Niños desconcertados, sin colegio y cuando hubo que ir, lo haciamos escoltados.

Nervios,llantos,miedo,es lo que yo recuerdo era muy pequeña!!!

FJavier dijo...

Desde el anonimato y la insignificancia de un estudiante, viví aquella jornada con la perplejidad compartida de quienes aún no sabían muy bien si aquello era un espejismo de la recién estrenada libertad o esta había sido en realidad el espejismo mismo.

En cierta manera aún sigo enganchado a semejante trance que esta política nacional de resignada inanidad me sigue provocando.
Una gran discrepancia entre expectativas y realidades. Ya sabe.

Un abrazo de felicitación a todos por poder recordar ahora desde esta paz.

Nazaríes dijo...

D.Antonio,D.Helio, D.Javir que ustedes también están en la exposición!!!

José Alfonso Romero P.Seguín dijo...

Estaba en San Sebastián y desde el mismo momento en que tuve noticia de lo sucedido no deje de diseñar vías de escape hacia Francia. No se me ocurrió otra heroicidad, y es que no sentía sino pena y asco y lo que restaba, si restaba algo, vergüenza.
Reciba un fraternal abrazo.

Sostrato de Cnido dijo...

Les dejo mi articulo sobre el tema, totalmente conspiranoico y de política ficción, lo reconozco, pero haber si ustedes que saben más pueden resolverme las dudas que planteo. Un saludo

http://garciafrances.blogspot.com/2011/02/que-hicieron-la-noche-del-23-f.html

Cesar dijo...

Yo me acordé de mi abuelo Eloy y sus noches en los pinares de los alrededores para no ser "paseado". No tenía edad yo para haber dado motivos, pero imaginé la memoria de algunos afilada. Corrí a casa a romper todos los Penthauses y a esconder algunos libros que me parecían comprometidos. Y no puedo olvidar que derramé unas lágrimas por mi hijo recién nacido que conocería la libertad que empezábamos a saborear.
La frontera de Portugal, también a la vista, por si acaso.

García Francés dijo...

Veo con agrado que todos tenemos muchos recuerdos y que es bueno sacarlos a la luz.

Les traigo otro enfoque más actual de la cuestión del 23-F. La pelea de las divas para ver quién tuvo más huevos.

Juan Luis Cebríán acusa a Pedro J. de no haber tenido huevos de sacar una edición especial conjunta aquella noche.

Yo recordaba haber visto una del Diario 16 de Pedro J. y D. Javier, nuestro amigo, la ha encontrado. ¿Qué opinan ustedes? ¿Pataleos de prima donnas? O algo peor...

Javier dijo...

Yo estaba fuera de casa y lo primero que hice fue llamar a mi mujer para decirle que no dejase de llevar a los niños al colegio.

Un abrazo.

Related Posts with Thumbnails