...Los hubo valientes, honrados, leales y dignos. También rufianes, aventureros, asesinos y locos...

www.facebook.com/agarciafrances

viernes, 18 de marzo de 2011

Japón llora y reza en silencio mientras Gadafi amenaza al mundo

No nos acordamos. Espantados por la angustia nuclear, nadie piensa en las víctimas. Sólo hay titulares para la catástrofe que puede producirse en FUKUSHIMA y para el índice NIKKEI que marca las réplicas financieras en el mundo. Importan las previsiones económicas, la vuelta a la normalidad, el cuánto nos va a costar. Queremos coches y televisores baratos y que los japoneses vuelvan pronto a currar. Los muertos y desaparecidos nos importan un carajo.


Como los de Libia. Avisé de que Gadafi dinamita aviones. Si, como consecuencia de la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU sobre la zona de exclusión aérea, Libia es agredida desde el exterior Gadafi amenaza con bombardear cualquier objetivo, CIVIL O MILITAR, en el MEDITERRÁNEO. Otro desastre económico. Los líderes políticos se apresuraron llamándole hijoputa. Ahora, se humillarán suplicándole petróleo sin terrorismo, porque ningún europeo quiere morir allí defendiendo la democracia que exigían hace días. Y, para estar tranquilos, también nos olvidaremos de los que morirán en Bengasi.

11 comentarios:

Sostrato de Cnido dijo...

La pasividad de la ONU llega a desesperar a cualquiera. Esta inventada para ser inoperativa. En cuanto a la UE, esta claro que mientras no se constituya en federación o algo así no tiene política exterior.

Da igual los que mueran en Libia, tiene más morbo Japón

Javir dijo...

No hay mayor vileza que olvidar a los muertos. Y cuanto más cercanos sean los muertos, mayor indignad. Cuando los muertos son nuestros, olvidarlos es nuestra degradación como seres humanos.

No olvidemos a los muertos japoneses o libios, D. Alfredo; y no permitamos que ignoren a los nuestros.

Un abrazo

José Alfonso Romero P.Seguín dijo...

Buena es la voz de la cordura, la voz valiente que clama ante los silencios intolerables, ante los criminales complejos a que nos aboca a menudo lo políticamente correcto.
No hemos olvidado de las víctimas y también de los opositores al dictador, y es que hemos hallado en el manido debate nuclear la posibilidad de llevar lo sucedido al ámbito de la disputa partidista, ya sabe, izquierda y derecha, progresistas y conservadores, esa no menos cobarde que desfasada disputa que nos permite mostrarnos excelsos sin mover otro dedo que el de la víscera.
En este momento remataba una opinión para un diario al que título “Japoneses no, gracias”, en el que reflexiono sobre esta cuestión y en la que hablo del peligro que corremos, si hacemos las cosas como se deben hacer, de convertirnos en japoneses.
Aplaudo su necesaria intervención con admiración y cariño.
Reciba un fraternal abrazo.

Javier dijo...

La cobardía humana no conoce fronteras, la voracidad tampoco. Ha puesto usted el dedo en la yaga, D. Alfredo, con la misma puntería con que dispara su cámara sobre el objetivo a fotografiar.

Un abrazo.

García Francés dijo...

D. Sostrato, la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU ya está en el talego, con la abstencion de China, Rusia y Alemania, que últimamente está muy rara.

De todas maneras, si no se dan prisa en joderle los avioncitos y los barquitos, además de los que pueda matar en Bengasi, igual se echa al monte y nos da cañita terrorista. Sobre todo a los franceses que les ha cogido mucho paquete.

Lo veremos en unas horas, amigo...

García Francés dijo...

D. Javir, nobles palabras las suyas pero me temo, querido, que dentro de poco vamos a ver cosas en España que marcarán, que ya han determinado, el olvido de nuestros muertos.

La clase política no tiene medida para la ruindad, amigo mío. Alea iacta est.

García Francés dijo...

D. José Alfonso, ¿le gustaría traer su artículo de prensa a El DEBATE? Por supuesto cuando ya haya sido publicado.

La cordura se ausenta cuando aumenta la sed de petróleo. Esté seguro de que la democracia y la dictadura nos importan un culo.

Pero, si nos ponemos estupendos y cerramos las nucleares, necesitamos más crudo y las potencias, USA, Inglaterra, Francia y España, están de los nervios por entrar en el reparto del botin.

Aquí se trata de salir de la crisis a golpe de hidrocarburo y para ello hay que hacer un protectorado de la Libia del dictador que primero fue libertador, luego terrorista y, hasta ayer, era nuestro hijo de puta local.

La hipocresía es tan brutal que espanta más cada día. Un abrazo, amigo mío.

García Francés dijo...

D. Javier, muchas gracias por sus palabras. Sólo añadir un dato. Hace años que ya no hago fotos.

Libros, blog, redes sociales... y ni una foto. Ya hice muchas, amigo mío. Ahora tocan libros, blog, redes... palabras en lugar de imágenes, ¿estaré equivocado?

Un gran abrazo, amigo mío.


La cobardía humana no conoce fronteras, la voracidad tampoco. Ha puesto usted el dedo en la yaga, D. Alfredo, con la misma puntería con que dispara su cámara sobre el objetivo a fotografiar.

Sostrato de Cnido dijo...

Ahora Libia decreta un alto el fuego... Lo de este personaje no tiene limites, para mear y no echar gota

Cesar dijo...

He comprendido que hay dos verdades, una de las cuales jamás debe ser dicha. (A.C)
Pero yo la diré. ¿Qué espera usted de unos tipos como nosotros, Sr.Francés?

FJavier dijo...

Europa ha perdido la noción del tiempo y se despereza lentamente mientras duda si dejarse seducir por las vicisitudes del preciso reloj-suizo japonés y el pintoresco reloj de arena libio o simplemente observarlos con desdén.

Al viejo continente le molesta tener que tomar iniciativas frente a un mundo puberal del que se puede esperar cualquier cosa. De haberlo sabido, este civilizado ente narcisista habría prescindido de procrear ideas que tanto obligan al ejemplo. Los niños no traen más que problemas, con ellos es imposible dormir a gusto la siesta.

Europa es un padre añoso, artrósico y obeso del que poco se puede esperar.
Morirá de indolencia.

Related Posts with Thumbnails