...Los hubo valientes, honrados, leales y dignos. También rufianes, aventureros, asesinos y locos...

www.facebook.com/agarciafrances

miércoles, 23 de marzo de 2011

Marines estadounidenses exhiben cadáveres de niños trofeo

No lo entiendo. Como haría un cazador con su trofeo, dos marines estadounidenses posaron exhibiendo las cabezas de niños afganos muertos en Kandahar. Los dos hijoputas, se fotografíaron obscenamente sonrientes y tras la repugnante sesión fotográfica, dispararon y arrojaron una granada sobre los cuerpos.

Insoportable infamia que ensucia la memoria de tantos marines heroicos. Primero fue Irak, ahora Afganistán, el escenario de la vileza. Que vergüenza para Estados Unidos tener tal cantidad de psicópatas entre sus soldados. El “equipo asesino”, como gustaban llamarse, está siendo juzgado. Espero que los cruja la ley militar.

13 comentarios:

García Francés dijo...

Queridos amigos, les ruego que me disculpen si estos días me alejo algo de ustedes por motivos familiares. Un abrazo muy fuerte para todos, queridos.

Carlos Fernández Ocón dijo...

A mí me parece que en las guerras la gente se despendula mentalmente. No es normal no esto que nos trae. Y encima es estúpido por el riesgo que corren de que se vea lo desquiciados que están como para semejante vileza.
Se les tiene que haber ido la olla.


Disculpado. No tarde en volver. Suerte y un abrazo.

Nazaríes dijo...

Que verguenza para los demás soldados y para Estados Unidos.Que hijos de puta.

Un abrazo D.Alfredo y por esas cuestiones familiares no se piden disculpas.Sólo que vuelva usted pronto, y que todo se arregle.

Besos.

FJavier dijo...

Ya pasó antes, don Alfredo. Hombres que eliminan de otros hombres su condición de seres humanos. No es una coartada necesaria para justificar la violencia, porque si el otro no es humano lo que existe no es crimen, es actividad cinegética. El genocidio es así previo a la transgresión misma de la vida del otro, pues ya antes fue desnaturalizado a la categoría de mero animal.

Comprendo y comparto su indignación y me prevengo de todos aquellos otros, o de ese espacio común a todos, donde se ejerce la descalificación del adversario en procesos de limpieza aparentemente exangüe.

De nuevo la dignidad del hombre cuestionada por el hombre. Las guerras inhumanas. “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos…” (Artículo 1º de la DUDH).

Un abrazo.

jano dijo...

No existe mayor perversión que la violencia, cuya máxima expresión es la guerra con su muerte cotidiana.
En este contexto terrible, la vida- creo- debe convertirse en un artículo de almoneda que se puede romper sin el menor miramiento, por carecer de valor.
La humanidad no cambia su modelo de guerrero, mientras siga habiendo guerras.

Sostrato de Cnido dijo...

Supongo que hay cosas que solo se pueden ver en la guerra, y también es injusto juzgar desde la comodidad del salón de mi casa, como es mi caso que gracias a Dios lo más cerca que he estado de la violencia extrema es en un videojuego o en una película de Tarantino. Pero hay cosas que no son justificables en ningún caso.

Puedo entender (de alguna manera) que se haga cualquier cosa por matar a un enemigo que puede liquidarle a uno, lo que sea por sobrevivir. Pero una vez muerto, el respeto al cadáver es una cuestión de la humanidad que cada uno lleva dentro, y creo que estos tendrían que hacerse mirar la suya

Un abrazo

Javier dijo...

D. Alfredo dice: "Que vergüenza para Estados Unidos..." Yo digo, con el permiso de D. Alfredo, claro: "¡Qué vergüenza para el género humano!"

Un abrazo.

García Francés dijo...

Estoy de acuerdo, D. Carlos, durante el combate la adrenalina se dispara a tope y después vienen los estréses postraumáticos. Eso dicen los expertos.

Pero, no cabe duda que vivir sin saber si uno respirará cinco minutos después debe sacar lo bueno, lo regular, lo malo y lo hijoputa que todos llevamos dentro.

Gracias, amigo, y un abrazo fuerte.

García Francés dijo...

Gracias, Dª Nazaríes, por sus amables palabras y por su tantísimo afecto.

Respecto a la entrada, ya vio la polémica de ayer en FB. Sólo puedo decir que con esos tipos no me gustaría combatir, ni comer, ni siquiera conocerlos.

Un abrazo muy fuerte, amiga mía.

García Francés dijo...

D. FJavier, comprendo todas las pasiones del combate.

Respeto que por salvar la vida propia o la de los compañeros, por defender aquello por lo que se lucha, la ferocidad y la crueldad sean una constante aunada al instinto de superviviencia.

¿Recuerda la leyenda urbana de cacerías humanas pagando cada pieza abatida a precio de oro?

Los nazis y los rusos, me refiero a la Edad Contemporánea, inventaron los infrahumanos, para eliminar sin problemas de conciencia a sus enemigos (reales o no)

Esto tipos, puestos en otra situación, en otra circunstancia, serían Mengele.

Con mi afecto, amigo mío.

García Francés dijo...

D. Jano, desde el principio de la creación, la violencia acompaña a la Humanidad.

Creo que erradicarla es imposible, una quimera, no estamos genéticamente diseñados para ser pacíficos.

En mi opinión la violencia física LEGÍTIMA debe ser monopolio del estado y estar sujeta a leyes, civiles o militares, y tanto en una situación como en otra, lucha antiterrorista o guerra, por ejemplo, hay que aceptarla como un mal menor.

“Todo estado se basa en la fuerza”, dijo Troski.

Un abrazo, amigo mío.

García Francés dijo...

Es agradable leer sus sinceras palabras, D. Sostrato, para lo injustificable está el imperio de la Ley.

Estoy con usted en que al contrario de lo que opina el sin sustancia de BONO, recuerde, "antes morir que matar", el primer deber del combatiente es sobrevivir y ayudar a sus camaradas a hacerlo usando toda LA FUERZA Y CRUELDAD NECESARIAS.

Para los muertos, respeto, lo contrario son patologías peligrosas.

Un abrazo fuerte, amigo mío.

García Francés dijo...

D. Javier, coincido en que cualquier indignidad rebaja al hombre hacia las bestias.

Un saludo muy cordial, amigo mío.

Related Posts with Thumbnails