...Los hubo valientes, honrados, leales y dignos. También rufianes, aventureros, asesinos y locos...

www.facebook.com/agarciafrances

viernes, 22 de abril de 2011

El Hijo de Dios muere como un maldito clavado al madero

Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen

Viernes Santo. Intento concentrarme en Jesús camino del Calvario. Con el cuerpo roto el Hijo marcha hacia el Gólgota para ser clavado al leño y alanceado. Todo se ha consumado. Frente a frente con la VERDAD, rebrota mi repugnancia ante tantos gobernantes parlabarato, mentores de la charlatanería falsaria y de la traición a lo jurado y, harto de insignificancia, atiendo a lo esencial. LAS SIETE PALABRAS.

14 comentarios:

Cesar dijo...

Poncio Pilato era un hombre honrado: sólo se lavaba las manos. Estos se las llenan.
Se nos lo llevan a manos llenas.
Menos mal que yo me he pasado el Viernes Santo, lejos del mundanal ruido en la Ribeira Sacra, comiendo con mi señora en la bodega de Fernando, Algueira.
No me envidie, que usted está como una sílfide y yo voy creciendo hacia adelante.
Buena Semana Santa!

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Pero el Domingo podremos decir:

Et resurrexit tertia die secundum Scripturas.

Esos de los que Vd. habla, Don Alfredo, los Políticos, no sufrirán cambio alguno. Me temo que el Domingo van a tener las manos más pesadas que hoy.

Un abrazo,

Antonio

Terly dijo...

Querido D.Alfredo; Aunque no deje comentario le vigilo siempre muy de cerca, pero en esta ocasión no quería pasar sin dejarle mi más afectuosa felicitación de Pascua y para ello me he valido de este soneto de mi madre que queda muy bien con la fotografía que acompaña a su entrada.
De nuevo felicidades y un fuerte abrazo.

AL CRISTO DEL PERDON
.
Clavado en una cruz, atormentado,
y más que el cuerpo el alma dolorida,
manando redención por esa herida,
abierta por la lanza del pecado,
.
te contemplo mi Dios, crucificado
ofreciendo tu muerte por mi vida
mientras tu madre de dolor transida,
te ve morir, por todos ultrajado.
.
Abres los brazos a la humana fiera
y amplio perdón le ofreces con ternura
sin un reproche proferir siquiera.
.
¡Ay¡ si a tu ejemplo el hombre se rindiera,
mostrando así su amor y su cordura,
¡en un Edén el mundo convirtiera!
.
Eladia Montesino-Espartero.
.

FJavier dijo...

Tan improbable veo que resucite la honradez como que haya suficientes árboles para tanto Judas. Así, la llamada Semana Santa culminará para los menos afortunados, me temo, con la tristeza propia de las expectativas frustradas y la resignación cruel ante un calvario de campañas electorales insoportables, paro desbocado, etc.

Admiro la sabiduría y mesura de don Cesar y por ello entiendo que, evocando aquella cena entre amigos, santifique la carne rodeándose de afectos en su liturgia gastronómica.

Espero que, al menos, como diría Stéphane Hessel, muera definitivamente la indiferencia a favor de la insurrección pacífica. Este sería el mejor triunfo del espíritu.

Que ustedes lo vean.

Francisco Doña dijo...

Don Alfredo:
Ya que habla de "las siete palabras", es un placer dejarle el siguiente enlace:

http://medymel.blogspot.com/2011/04/musica-para-la-semana-santa.html

Por otra parte, no quiero dejar de señalar que en este blog REVISTA no sólo se disfruta con los textos del autor (que por sí mismos ya valen un Potosí) sino con los interesantes comentarios que les acompañan. El soneto doña Eladia me ha impresionado.

¡Feliz Pascua!

Carlos Fox dijo...

Cristo resucitó.

Saludos cordiales de Semana Santa, Don Alfredo.

José Alfonso Romero P.Seguín dijo...

El recogimiento, el recogerse, el encogerse sobre uno mismo para tomar, quizá por primera vez, conciencia de nosotros lejos de cualquier razón, lejos de cualquier razonamiento.
Romper el estigma de la cruz para retomarnos en la tierna filigrana de lo fetal. Hacernos de una vez y para siempre bola que rueda posibilitando la rotación de nuestro mundo, haciéndolo sin misterio posible.
Dios no existe, la necesidad de él sí, y por qué ha de ser ella menos que dios, por qué no puede ser dios esa necesidad que nace a la par de cada uno de nosotros, que nace en nosotros y con nosotros al sólo objeto de consolarnos.
El hijo de dios muere a diario y de diario….

Réquiem
Manuel del Río, natural
de España, ha fallecido el sábado
once de mayo, a consecuencia
de un accidente. Su cadáver
está tendido en D′Agostino
Funeral Home. Haskell. New Jersey.
Se dirá una misa cantada
a las nueve treinta, en St. Francis.
Es una historia que comienza
con sol y piedra, y que termina
sobre una mesa, en D′Agostino,
con flores y cirios eléctricos.
Es una historia que comienza
en una orilla del Atlántico.
Continúa en un camarote
de tercera, sobre las olas
-sobre las nubes- de las tierras
sumergidas ante Platón.
Halla en América su término
con una grúa y una clínica,
con una esquela y una misa
cantada, en la iglesia St. Francis.
Al fin y al cabo, cualquier sitio
da lo mismo para morir:
el que se aroma de romero,
el tallado en piedra, o en nieve,
el empapado de petróleo.
Da lo mismo que un cuerpo se haga
piedra, petróleo, nieve, aroma.
Lo doloroso no es morir
acá o allá…
Requiem aeternam,
Manuel del Río. Sobre el mármol
en D′Agostino, pastan toros
de españa, Manuel, y las flores
(funeral de segunda, caja
que huele a abetos del invierno),
cuarenta dólares. Y han puesto
unas flores artificiales
entre las otras que arrancaron
al jardín… Liberame domine
de morte aeterna… Cuando mueran
James o Jacob verán las flores
que pagaron Giulio o Manuel…
Ahora descienden a tus cumbres
garras de águila. Dies irae.
Lo doloroso no es morir
Dies illa acá o allá,
sino sin gloria…
Tus abuelos
fecundaron la tierra toda,
la empapaban de la aventura.
Cuando caía un español
se mutilaba el universo.
Los velaban no en D′Agostino
Funeral Home, sino entre hogueras,
entre caballos y armas. Héroes
para siempre. Estatuas de rostro
borrado. Vestidos aún
sus colores de papagayo,
de poder y fantasía.
El no ha caído así. No ha muerto
por ninguna locura hermosa.
(Hace mucho que el español
muere de anónimo y cordura,
o en locuras desgarradoras
entre hermanos: cuando acuchilla
pellejos de vino, derrama
sangre fraterna). Vino un día
porque su tierra es pobre. El mundo
Liberame Domine es patria.
Y ha muerto. No fundó ciudades.
No dió su nombre a un mar. No hizo
más que morir por diecisiete
dólares (él los pensaría
en pesetas). Requiem aeternam.
Y en D′Agostino lo visitan
los polacos, los irlandeses,
los españoles, los que mueren
en el week-end.
Requiem aeternam.
Definitivamente todo
ha terminado. Su cadáver
está tendido en D′Agostino
Funeral Home. Haskell. New Jersey.
Se dirá una misa cantada
por su alma.
Me he limitado
a reflejar aquí una esquela
de un periódico de New York.
Objetivamente, sin vuelo
en el verso. Objetivamente.
Un español como millones
de españoles. No he dicho a nadie
que estuve a punto de llorar.
José Hierro
Sea así siempre y por siempre, ya que no sabemos ni podemos ser de otro modo.
Recibe un fraternal saludo.

García Francés dijo...

D. César, querido, me alegra que hayan gozado ustedes porque la buena gente también se lo merece. No todo va a ser para la pila de chorizos que nos expolia.

¿Silfide, yo? Usted desparrama caridad por el mundo, señor mío. En los últimos cinco meses que he pasado fuera de mi campo y de mis costumbres morigeradas tengo unas llantitas espectaculares en la barrriga.

Un abrazo grande, amigo mío.

García Francés dijo...

D. Antonio, usted y yo que, según creo, no somos demasiado creyentes y menos practicantes, sin embargo mañana seremos felices por la alegría de los que viven su fe plenamente. Yo lo seré acordándome de la fe de mis mayores, como decía Machado.

Y, pasada la Pascua, garrotazo y tente tieso a los políticos. Se lo merecen.

Abrazos, con mucho afecto, amigo mío.



Un abrazo,

García Francés dijo...

D. Terly, querido, ¡que alegrón verle por aquí! Y, además, con un regalo tan excelente como los versos de su mamá que nos ha dejado.

Para los que no conozcan a D. Terly, he de decirles que se trata de un buen amigo, excelente persona, uno de esos hallazgos que hacen bueno a Blogger.

Disfruten del excelente y delicado soneto de Dª Eladia Montesino-Espartero y agradezcan la generosidad de mi excelente amigo. Abrazos siempre, D. Terly.

García Francés dijo...

D. FJavier, sólo puede haber alguien más pesimista que usted, querido. Y ése soy yo.

Pasada la Semana Santa, si no hemos hecho crack como nación tras las elecciones de Mayo y las exigencias de la UE, el gobierno en rigor mortis pondrá sus ojos esperanzados en la pausa estival. Otra muleta roja, otro engaño, puesto ante los ojos desencajados del ciudadano exhausto y atemorizado.

D. César, dice usted bien, querido, con su sapiencia y humor, es un bálsamo para los espíritus decaídos. Tenerles a usted y a él aquí, templando y aquilatando mis exabruptos es un lujo asiático, como bien observa D. Francisco más abajo.

Yo también espero que tras este paréntesis, preñado de desvergüenza, que ha sido la Seamana Santa, nos indignemos y como Hessel gritemos que "la peor de las actitudes es la indiferencia".

Usted nos enseña a no ser indiferentes, amigo mío. Un enorme abrazo.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
García Francés dijo...

Don Francisco, gracias por su enlace musical, esté atento mañana, Domingo de Resurrección, al que yo cuelgue.

Gracias por sus elogios, inmerecidos para mí y merecidísimos para los amigos que nos acompañan y que, entre todos, hacen mejor este blog. De ellos es el mérito de parar, templar y mandarme, sin todos ellos, yo sería un cafre.

Respecto al soneto de Dª Eladia, le recomiendo que visite la web de D. Terly, la suya es una familia de inmensos poetas.

Un abrazo, D. Francisco, seguiremos charlando cuando usted quiera, amigo mío.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Don Alfredo,

Yo mismo he suprimido mi último comentario, porque no me pareció apropiado para un Sábado Santo. Vd. me entenderá.

Le envío un gran abrazo,

Antonio

Related Posts with Thumbnails