...Los hubo valientes, honrados, leales y dignos. También rufianes, aventureros, asesinos y locos...

www.facebook.com/agarciafrances

domingo, 21 de febrero de 2010

La navaja, un clásico que nunca falta en el bolsillo del hombre urbano

Doce del Patíbulo

El ser humano, desde la más remota antigüedad, se ha defendido con distintas armas inciso punzantes. Desde la piedra de silex afilada hasta la mortífera daga. En España, a finales del XVI, el cuchillo debe esconderse y se pliega para facilitar su porte. Así nace la navaja. Un arma de defensa para llevar oculta.

Su época dorada en España será durante la segunda mitad del siglo XVIII. A partir de esas fechas, el agotamiento momentáneo del buen acero, la competencia de la cuchillería extranjera y unas leyes que restringen su uso y tenencia, la fabricación de navajas entra en crisis.

Hoy la industria cuchillera experimenta un auge extraordinario, principalmente ligado a la industria del ocio, la superviviencia y las armas blancas tácticas. Pero, dejando aparte a las fuerzas de élite, comandos, bomberos, cazadores y asesinos profesionales, los verdaderos consumidores y portadores de navajas son los urbanitas.

Mi hermano era un parisino trasplantado tras su jubilación a los más altos picos de los Alpes. Pero desde mucho antes, siempre, llevó su navaja Opinel en una funda de cuero. Poco antes de morir, todavía, pelaba la fruta navaja en mano para pasmo del personal hospitalario.

Ayer nos reunimos a cenar cinco amigos, de entre 45 y 60 años y profesiones liberales. Abogados, piloto, médico y periodista, al hacer recuento de lo que cargaban, descubrí asombrado que con todas las navajas podía montarse un expositor en una feria de cuchillería. ¿Será un atavismo?

Uno de los abogados portaba una Leatherman, XE6, 100% acero inoxidable. Incluye: Alicates de punta delgada, alicates comunes, cortador de alambre fino, cortador de alambre duro, prensa para terminales eléctricos, hoja de navaja en punta, hoja de navaja dentada, soporte de hojas intercambiables, sierra, tijeras extra grandes, soporte para puntas grande, puntas Phillips 1-2 y destornillador plano 3/16'', soporte para puntas pequeño, puntas de destornillador extrapequeñas, destornillador plano 5/16'', punzón con ojo para enhebrar, regla 9 pulgadas/22 cm, abrelatas/abrebotellas, pelacables, bloqueo de seguridad en cada hoja interior, anilla para seguridad o llavero. Largo: 11,5 cm cerrada - 18,5 cm abierta. Peso: 355 gramos

El otro abogado llevaba una Victorinox pequeña, el piloto una Victorinox grande, la archifamosa navaja multiherramientas del ejército suizo con 40 utensilios.

El médico dijo no portar nada aunque todos sospechamos que, siendo el más aficionado al campo, al menos debía esconder un bisturí bajo la chaqueta. Yo, un poco avergonzado, mostré la navaja mariposa de aluminio, obra del artesano argentino Martin Onetto, que suelo utilizar para afilar los lápices.

Cuando les pregunté que si usaban las navajas para sacar punta a los lapiceros, curiosamente, todos respondieron lo mismo. La aplicación de las navajas multiusos que más emplean es el destornillador para apretar los tornillitos de las gafas. Si los muchachos fuéramos normales, yo debería llevar en el bolsillo un sacapuntas y ellos un diminuto destornilladorcito.

Pero el destornillador se les perdería y un sacapuntas no mola. Mejor una navaja de las que se abren con una sola mano. Porque, ¿alguien lleva un Zippo en el bolsillo para usarlo con las dos manos? Es que los tíos somos gilipollas.

44 comentarios:

Fidelio en el bosque animado dijo...

Una pregunta muy actual, muy de nuestro tiempo sería, don Alfredo, ¿quién la tenía más grande?

Nazaríes dijo...

A mi esto de las navajas me ha recordado a mi abuelito que siempre llevaba su navaja y su sombrerito andaluz.

La navaja de mi abuelo era una multiusos, !!llevaba hasta un cortafiambres!!! Lo mismo le cortaba el pescuezo a una gallina,desollaba un conejo, pelaba una manzana o te sacaba punta al làpiz. Con todos mis respetos pero la navaja de su amigo se le queda corta a la que tenìa mi abuelito.
Y no piense que soy exagerà!!!!


Mi papà tambièn era de navaja.
Era el mejor regalo que le podìas hacer.

Saludos D.Alfredo

Subterráneo dijo...

Mmmm. Quedamos en que eso de las navajas estaba prohibido, al menos hace años. Ya sé, que esté prohibido no quiere decir que se cumpla, pero...
Por otra parte, más de una vez he oído a gente de los bajos fondos decir que "si sacas un arma, una de dos: o tendrás que usarla o te la harán comer".

Juan Carlos dijo...

Mis posesiones son simples, tres opineles que siempre van conmigo al campo porque a ver con qué se va a cortar el chorizo y el pan y, además, en otoño son muy necesarias para coger setas, una suiza como la de su amigo el piloto y una faca toledana de siete muelles que tengo de adorno en la biblioteca.

Atila el Huno dijo...

Comandantee!!

Yo nunca salgo de la yurta sin la Espada de Marte, una magnífica Spata afilada al estilo sármata, capaz de cortar por la mitad y de un sólo tajo la magnífica coraza de un centurión romano (puajjj!!), con el centurión dentro, claro!!. Por no hablar de mi inseparable morning star de tres bolas con catorce púas de acero cada una; un sólo golpe de este juguete en la cabeza es capaz de proyectar a 20 metros de distancia los ojos del susodicho centurión romano (puajjj!!), nervio óptico incluido.

Ahhh, qué buenos recuerdos me ha traído Usted hoy...

Saludos al galope!!

Carlos Fox dijo...

D. Alfredo, y al hilo de D. Fidelio, sea como sea la suya, creame, el tamaño no importa.

© Capri dijo...

Yo conocí a alguno que usaba la multiusos para limpiarse las uñas :P

Y el saca puntas que tengo es para afilar mi lápiz de ojos

Una que es de pueblo.

Saluditos Sr. García.

Mar dijo...

Dicen que en manos de un cobarde ningun cuchillo corta asi que yo no llevo navajas jajaja.

Feliz semana!!!

Besitossssss

Javier dijo...

Yo porto una navaja de cuatro dedos de largo con cachas de hueso y marca INOXARCOS (ALBACETE-SPAIN), la uso para cortar flores cuando voy al campo y para trabajar la madera cuando me aburro, también la utilizo como abridor de cartas. Supongo que en caso necesario podría servirme para más cosas. Si descubro nuevas utilidades se lo haré saber puntualmente, D. Alfredo.

Un abrazo.

J. Rogelio Rodríguez dijo...

Don Alfredo, amigos.

Yo soy un usuario ocasional de este clásico. Pero lo hago con regularidad, cuando salgo a la montaña (mi deporte favorito). Mi modelo es uno muy elemental, multiusos (eso sí): una wenger suíza que no está mal para mis necesidades montañeras... pero no recuerdo el modelo.

Me ha parecido muy ilustrativa la entrada, maestro.

Un abrazo.

Monsieur de Sans-Foy dijo...

Yo porto siempre conmigo
la navaja, fiel aliado
que lo mismo pela un higo
que hace un siete en el costado
de algún enemigo fiero.
Ya se bañe en sangre o vino,
como cumple al vizcaíno,
nunca salgo sin mi acero.

hatoros dijo...

DE NUEVO CACHONDADA MENTAL DEL MAESTRO ERES GRANDE AMIGO
UN ABRAZO Y ME RECUERDAS QUE TENGO QUE COMPRAR UNA DE LAS NORMALES Y ALBACETEÑAS

lola dijo...

Mi experiencia con las navajas se limita a un día en que un hp me sacó una para atracarme. Abusón aprovecharse de una mujer indefensa, ese hecho me dejó traumatizada por bastante tiempo.
No obstante, me ha llamado la atención esas navajas multiusos, me vendría muy bien para mis artesanías.
Que tenga una buena semana.

Iojanan dijo...

Todos los que somos de pueblo volvemos sobre lo andado. Tenemos recuerdos mínimos de abuelos y quizá padres manejando un pequeña navaja, porque nunca se sabe lo que se puede encontrar uno en el campo, desde un tomate o membrillo a un melón de secano, una navaja saca de apuros. Para los capitalinos añadir los alicates y derivados les ha supuesto el pretexto perfecto para subirse al carro de los portadores de herramientas-navajas. Serán atavismos, Sr. García Francés, pero se siente uno acompañado con ese herramental y de camino nos devuelve al sitio que no hace tanto estábamos casi todos. Saludos

si, bwana dijo...

Yo tenía una de esas Leatherman, con 28 artilugios incorporados, incluyendo un ipod, pero me la afanaron en Heathrow.

García Francés dijo...

La más grande creo que era la del de la Leatherman, D. Fidelio, de lo que sí estoy seguro es de que la más pequeña era la mia.

Y la suya, ¿que tal, mon ami? Abrazos gordos.

García Francés dijo...

Mi abuelo, también con sombrero, era catedrático de Farmacia en Granada, y no sé para qué llevaba siempre en el bolsillo una Victorinox, la suiza, pequeñita, Dª Nazaríes.

Mi otro abuelo, el de Bilbao, también era profe en la Escuela de Naútica, y llevaba la misma navaja, la multiusos del éjército suizo. También usaba sombrero.

Creo que afilaban los lápices con ellas, de ahí me debe venir a mí el gustito de sacarles punta a navajazos.

¿No conserva usted ninguna de las de su papá o de su abuelo? Un abrazo muy grande, amiga mía.

García Francés dijo...

Respecto a las navajas, supongo que están prohibidas, D. Subterráneo. Seguro.

La mía tiene 5 centímetros de hoja, no es un cuchillo de carnicero, y las de mis amigos tienen más destornilladores y alicates que hojas.

Así que no se preocupe, no creo que las saquemos para lavar a cuchilladas la honra de nadie y, por lo tanto, es dudoso que tengamos que comérnoslas. Digo.

Un saludo, amigo mío.

García Francés dijo...

D. Juan Carlos, tres opineles y el campo. La multiusos en el coche, si es usted manitas. Y un facón de puta madre en la biblioteca para que se civilice el acero. Le felicito, amigo mío.

Sobre todo por los embutidos, porque, ¿el chorizo es casero? Coño, invite usted. Abrazos.

García Francés dijo...

Rey de los Hunos, me alegra haberle traído buenos recuerdos. Me encanta ser útil.

Respecto a sus juguetes, y claro estás sin ofenderle, me suenan a un poco demodés. Tenga en cuenta que en Colombia lo menos que cargan los sicarios son unos hierros tremebundos. 45 ACP

Con todo mi afecto, guerrero.

García Francés dijo...

Gracias por consolarme, D. Carlos, ya he confesado con gran bochorno que la mía ES PEQUEÑITA.

MICRO, casi. La navaja, amigo mío.

García Francés dijo...

Su amigo de la multiusos debía ser un poco guarro, Dª Capri, las uñas hay que sacarlas limpias de casa.

Como decían en El País a las mendas, aquí hay que venir meadas y lloradas. Un poco machista el jefe.

Usted es de las mías, de afilar lápices, pero no me niegue que estaría usted sexy afilándolos con una vavajitá aunque no fuera plateá.

Abrazos, amiga mía.

García Francés dijo...

Dª Mar, usted no necesita cuchillos, sus armas son sus dedos y su sensibilidad.

Un abrazo, amiga mía.

SOMMER dijo...

Las navajas siempre han dado mucho que hablar. Mi abuelo siempre portaba una, y oye, la de apuros que nos sacó¡¡¡¡¡

Un placer

García Francés dijo...

D. Javier, ¡vivan las albaceteñas! Las navajas y las chicas...

Me acabo de comprar un juego de cuchillos de cocina ARCOS, de Albacete, que son COJ......

Estupendos usos le da usted a su acero, amigo, para gente como nosotros no deberían estar prohibidas las navajas. Ni las mini UZIS.

Un abrazo, amigo mío.

García Francés dijo...

Buena elección la Wenger, D. Rogelio, no esperaba menos de usted.

Tengo muchas ganas de tener una, no la del cortapuros, ni las tipo Victorinox, una pequeñita con las cachas de madera, ¿las conoce?

Y si cuando baja del monte ha encontrado usted algún choricillo casero, acuérdese de los amigos, querido.

García Francés dijo...

Monsieur, ya sabía que usted jamás pone el pie en la calle sin su acero. Incluso, sospecho que con tantos aceros como un filibustero loco.

Es usted un espadachín de los clásicos, comme il faut.

Abrazos acerados, Sans Foy

García Francés dijo...

D. Hatoros, usted debe llevar una albaceteña de siete muelles. ¡Que se cague la peña..!!!!

Un abrazo, pedazo escritor.

Antoñi dijo...

Juro y perjuro, no haber llevado jamás navaja de ningún tipo ni entre mis ropas y menos en mi bolso... Uif!!, He mentido..., solía llevarlas en tiempo de vendimia, por aquello de cortar bien el racimo.
Mi marido hubo un tiempo que las coleccionaba,¡Que mal gusto, verdad!, mi padre acabará sus días haciendo uso de ellas, igualito que el hermano de usted, D.Alfredo...
Mis respetos, Don
Antoñi

García Francés dijo...

Seguro que el muy HP no sabía que usted era toda una señora, Dª Lola. Disculpe la ignorancia de los yonquis.

A usted, una de las Leatherman sencillitas, la haría feliz.

Un abrazo grande, Doña.

García Francés dijo...

D. Iojanan, me encanta su comentario. Me ha recordado mi niñez en tierras burgalesas, cuando una vara de avellano, y la navajita, nos permitían hacer filigranas, dibujar bellezas en la piel muerta de la madera.

Siempre me han gustado las navajas, y hoy, recordando aquella época, más aún, amigo mío.

García Francés dijo...

Un amigo me contó que a su mujer también le quitaron una pequeñita de Victorinox en Roma, D. Bwana. Le dijeron que sería destruida.

Luego, hay que buscarlas en el rastro local. Hay reventa de decomisos.

Un abrazo, amigo mío.

© Capri dijo...

Mi estimado amigo D. Alfredo:

En mi anterior comentario he escrito textualmente Yo conocí a alguno que usaba la multiusos para limpiarse las uñas :P

El verbo conocer no lleva asociado implicitamente el adjetivo amigo


amigo, ga.

(Del lat. amīcus).

1. adj. Que tiene amistad. U. t. c. s. U. como tratamiento afectuoso, aunque no haya verdadera amistad.

2. adj. amistoso (‖ perteneciente a la amistad).

3. adj. Que gusta mucho de algo.

4. adj. poét. Dicho de un objeto material: Benéfico, benigno, grato.


Desde luego mis amistades, que yo sepan, no se limpian las uñas de semejante manera.

PD/ No va usted desencaminado, he sacado punta a un lápiz con una navaja en alguna ocasión, :)


Saluditos Don.

Una que -debería de saberlo - es un poquito replicona.

i am... dijo...

Cuando era pequeña, no paré de castigar con mis llanteras a mi padre hasta que, para disgusto de mi madre, le convencí de que me comprara una navaja como a mi hermano mayor, aunque la mía también era multiusos, era pequeñita, cosa que me tenía preocupada, porque yo quería una grande, de las de verdad.Al poco tiempo, empecé a acompañar a mi padre en sus cacerías, de ahí me viene la afición, y claro está, me era imprescindible el cuchillo de caza, así que al final conseguí superar en tamaño a mi hermano. Ahora no uso ni navaja ni cuchillo, salvo en la cocina, pero conservo como recuerdo de mi abuelo una navaja suiza con mango de marfil y un baston que esconde un acero toledano bien afilado.

Mis saludos D. Alfredo

García Francés dijo...

Dª Antonia, pues yo estoy seguro de que con una navaja en la liga estaría usted arrebatadora. No se cierre a probarlo, acuérdese de Carmen, la de Bizet.

Y aunque de cigarrera estoy seguro de que usted enamoraría, de vendimiadora, me apuesto el cuello a que interrumpiría las labores de la recogida de la uva. Todos los mendas palotes como sarmientos.

Su marido, por favor, no lo critique, es un santo varón de excelente gusto. ¿Qué quiere usted que coleccione? ¿Sellos?

Y, su papá, por favor, Doña, preséntele mis respetos iguales a los que le ofrezco a usted, amiga mía.

García Francés dijo...

Dª Capri, me encanta como entra al trapo, es usted muy brava.

No se porqué imaginé que lo de "su amigo" iba a excitar su réplica. Entiendo, sus amigos no se limpian las uñas con la navaja, no se preocupe, ha sido una maldad mía. Pero, nos hemos divertido los dos, ¿verdad?

Usted replicando y yo por el saco dando.

Lo de sacar punta a su lápiz de ojos con la navaja, también, ha sido una trampa. No porque piense que usted no lo hace, sino porque me gustaría que lo hiciese a menudo. Y verla en ello.

Un abrazo, amiga mía.

García Francés dijo...

Dª I'am, usted y yo somos almas negras. La maldad escapada del infierno. Cuando se de usted cuenta se estremecerá.

Navaja, cuchillo, bastón estoque, usted ya ha pasado el nivel de los aceros, lo que necesita en su carterita de mano es una Walther PPK, como la de James Bond. Estoy seguro de que ya esconde una allí.

Se lo digo públicamente, la doro, amiga mía.

García Francés dijo...

Usted, D. Sommer, debía estar pensando en la venganza cuando escribió que las navajas sacan de apuros.

Un saludo, amigo.

Beatriz dijo...

muy bueno, D.Alfredo! Yo ya intuía esos extraños gustos y recuerdo que cuando mi hijo tenia unos 3 años le regalé una imitacion de la navaja suiza multiusos en plastico, era genial.
Mi padre lleva una chiquitina y en el parque los niños se le acercan para que le ayuden con algunas golosinas de envoltorio "dificil", ayyyyyyyy, ¡¡son ustedes unos carcas!!
a mi hoy me viene un tio a ligar y descubro que tiene una navaja y me escapo corriendo por raruno y chiflado!

Beatriz dijo...

¿su abuelo era profe de la escuela nautica? jaja, fijo que se acuerda de mi padre!

Antoniatenea dijo...

Querido Francés:
Sí, lo de las navajas en España debe ser un poco atávico. Yo creo que en el fondo todos nos vemos como supervivientes después de una catástrofe sacando nuestra navaja y haciendo de Cocodrilo Dundee en la selva, soñadores que somos muchos.......yo también llevo la clásica multiusos de Suiza...y- entre nosotros-también la acabo usando como pequeño destornillador de las gafas....je je!

Una pregunta muy muy íntima: ¿para qué diablos necesitas afilar los lápices :es un atavismo de escolar o...dibujas? Por supuesto mándame al carajo si te pregunto demasiado, pero yo soy así.. eso no hará que yo me siga arriesgando.
Un beso!

Carmen dijo...

Pues mire usted, yo siempre llevo navaja en mi bolso, aunque las cosas se están poniendo muy "chungas" con tanta medida de seguridad.
Tengo una victorinox multiusos
¿Para qué? pues para apretar un tornillito, pelar la fruta, cortar un trozo de bizcocho o algún hilo que sobresalga de la ropa. ¡Pues no me ha hecho apaño ni ná!
A mí y a muchos de mis colegas y amigos.
Saludos

Miriam dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Miriam dijo...

Yo tengo una leatherman y m eva estupenda en muchas ocasaiones, es fácil de llevar y sus funciones son extraordinarias.

Un saludo,
M

Related Posts with Thumbnails