...Los hubo valientes, honrados, leales y dignos. También rufianes, aventureros, asesinos y locos...

www.facebook.com/agarciafrances

martes, 25 de mayo de 2010

Dios mío, soy demasiado viejo para tan tremenda melancolía

Unos días antes de presentar mi novela Balas de Carmín en Madrid recibí una llamada. Era mi gran amor de Paris. Leía mis libros, escribió a mi editor y consiguió mi teléfono.

En su voz aprecié ternura y una difuminada evocación que me emocionó. Preguntó si podía pasarse por la presentación para presumir de hija y darme un abrazo. Se lo rogué, resumimos nuestras vidas en unos minutos y nos despedimos. Hacía cuarenta años que no nos veíamos. Su abrazo, en Madrid, me supo a vida.

Otra mujer que fue importante para mí ha reaparecido treinta años después. Ha enviado un correo tildando mi blog de estulto y mis entradas de memeces. Y todo, sin decir ni buenos días. Por si era una confusión respondí preguntando: ¿Eres aquella persona amable que conocí?

Sí, lo era. Aquella que recordaba. Otro gran amor. Escribe para espetarme que no reconoce en mí aquel amable progre que ahora recuerda a Pedro Jota. Lástima, añade finalmente.

Lo siento, hubiera sido muy grato saber de ti y contarte de mí. ¡Qué ocasión perdida! Una pena, amiga. Te deseo lo mejor y gracias por tu crítica.

Soneto 29

William Shakespeare

Cuando, infeliz, postrado por el hombre y la suerte,
en mi triste destierro lloro a solas conmigo,
y agita al sordo cielo mi grito vano y fuerte,
y, volviendo a mirarme, mi destino maldigo,
y sueño ser otro más rico en esperanza,
tener su mismo aspecto, gozar sus compañías,
y envidio el arte de éste, del otro la pujanza,
hastiado de aquello que me daba alegrías,
si en estos pensamientos mi desprecio me espanta,
pienso en ti felizmente, y entonces mi consuelo,
como una alondra a orillas del día se levanta
del mundo oscuro, y canta a las puertas del cielo.
Tal riqueza me ofreces, dulce amor recordado,
que desdeño cambiar con los reyes mi estado.

40 comentarios:

Cesar dijo...

Vaya, he visto un rayo (lústrego en gallego, qué bonita palabra) y era su post que entraba. Aprovecho para preguntarle qué tal anda Dña Amelia. Que se venga para acá y la juntamos con mi suegra que anda ahora con los tomates, los pimientos, a punto de arrancar las patatas y se divierten..

Tenga usted cuidado con los antiguos amores, ya no se acuerdan de lo jóvenes que éramos..

Saludos cordiales.

Terly dijo...

Amigo Don Alfredo; buenas semillas debió dejar en ambas mujeres pues, aunque la primera amable y la segunda desairada, no dejaron de pensar en Vd. durante tantos añós hasta el punto de llegar a buscarle por estos y aquellos lares.
Un fuerte abrazo, querido amigo.

tecla dijo...

Ladran Sancho: luego cabalgamos.

NORMA SANTOS dijo...

Cuidado con el pasado, siempre viene a fastidiarlo todo y a llenarnos de melancolías.
Un abrazo.

NORMA SANTOS dijo...

Amigo, supongo que me tengo que dirigir a esa dirección que tienes para conseguir el libro "balas de carmín", lo quiero para mi chica.

Gala dijo...

Dejamos dormir al corazón, permanece tranquilo y con tan solo escuchar una voz ya casi olvidada y sin saber como resurge de sus cenizas quedando a punto de derramar una pequeña lágrima.

Un beso

minerva dijo...

Para bien o para mal son parte de nuestra vida y no deja de ser bellísimo que esos amores aparezcan buscando....¿quién sabe?

Un beso.

Alijodos dijo...

que bonito ese amor que vino a darte un abrazo..aunque la otra se llevo un palo eh...en fin la vida...un abrazo...

Elu dijo...

Leyéndole a usted, señor mío, me han entrado unos escalofríos que aún no he logrado controlar.

Menos mal que soy Anónima, que me he escondido (más o menos) en un lugar insospechado y que he prohibido a todos mis amigos que den el teléfono o mi dirección (de momento parece que ha funcionado)

Se me ocurre que si alguno de "mis antiguos amores" me encontrara, no me enviaría correos, me atacaría directamente: en el blog (que me he negado a mí misma el derecho a moderar comentarios a no ser que ataquen a alguien ajeno al blog), y en el lugar dónde vivo... seguro que me encontraría con pancartas con frases críticas y soeces hacia mi persona.

Pero... después de superado el momento inicial (ya no tengo escalofríos) pienso en algo que siempre me digo: "A palabras necias un par de trompas de Eustaquio en huelga"

En fin... el pasado puede ser un lastre o una bendición.

Saluditos

Mercedes dijo...

Está claro que dejas una profunda huella por donde pasas. Eso es bueno ¿no? Que hablen de ti aunque sea mal, que así se venden libros.
Por otro lado, ¿a Pedro J. ? Pues no tiene que tomar todavía mucho Cola-cao el señor Pedro para llegarte a la suela de los zapatos. Pero si al pobre le tiembla la voz cuando nombra al presidente Zapatero.
Por cierto, a ver cuando te busco por internet y veo tu trayectoria literaria, me mata la curiosidad. Ya te diré.
Hasta pronto.

García Francés dijo...

Gracias, D. César, por acordarse de mi mamá. No se la puedo enviar a Galicia porque está de juerga por ahí emporrándose con otras hippies viejunas.

¡Qué bonita frase, amigo, los viejos amores ya no recuerdan lo jóvenes que éramos! Es de las que merece mármol...

Le pido su autorización para colarla en algun sitio. Lo suyo mañana. Un abrazo grande, broder.

García Francés dijo...

Estoy seguro que más dejaron ellas en mí que yo en ellas, D. Terly. Aprendí mucho y bueno de ambas. También alguna maldad. Hoy las recuerdo con infinito cariño.

Lo gracioso es que cuando ocurren estas cosas mi mujer se ríe porque dice que son casos ya prescritos. Caducados.

El mejor de mis abrazos para usted, querido amigo.

García Francés dijo...

Da pena cruzarse con quién has querido sin mirarle a los ojos un momento, Dª Tecla.

García Francés dijo...

Dª Norma, no se preocupe de mí, siempre he disfrutado de la melancolía. No suele agredirme.

Por cierto, le recomiendo un libro, si desea molestarse en buscarlo porque está descatalogado pero se encuentra en Internet. "La melancolía" de Carlos Gurméndez. Leyéndolo aprendí a no temerla.

Mi escritor preferido ha sido siempre mi compañero de El País, ya fallecido, Carlos Gurméndez, filósofo y ensayista, autor de mi libro de cabecera “La melancolía”.

Un abrazo, Doñita.

García Francés dijo...

Dª Norma, para conseguir Balas de Carmín, hay que encargarlo a su librero preferido, a la Casa del Libro, la FNAC, el Corte Inglés, para que, si no lo tienen, se lo pidan al distribuidor. También puede encontrarlo en librerías de Internet y se lo envían a casa.

Le agradezco que haya pensado en esa novela para regalársela a su mujer. Creo que les va a gustar a las dos.

Si no lo encuentra, por favor, dígamelo y se lo busco. Con todo afecto, Doña.

García Francés dijo...

Lo mío, Dª Gala, no es un resurgir del amor, son amores ya vividos hace 30 y 40 años pero, sí siento ternura, agradecimiento y cierta emoción melancólica.

Abrazos para usted, Doña.

García Francés dijo...

Exacto, Dª Minerva, es hermoso que los antiguos amores aparezcan de pronto buscando, ¿qué?

Unos instantes de vida. Recuerdos.

Le mando cariños, Doñita.

García Francés dijo...

Dª Alijodos, es grato que le recuerden a uno. Estoy seguro de que entre todo lo vivido juntos, habrán perdurado algunas emociones, amigo mío.

García Francés dijo...

Dª Elu, está usted muy preocupada, escalofriada, por la seguridad. No es malo, salvo si se cae en la paranoia. Entonces, molesta para vivir.

Estoy seguro de que entre sus antiguos amores siempre habrá un atacante pero, además, algunos o muchos, seres especiales. ¿Porqué sino les amamos tanto entonces?

En fín, son historias que demuestran que usted ha vivido, Doñita. No las desprecie, amiga mía. Salvo que den ganas de vomitar.

García Francés dijo...

Dª Mercedes, para vender libros por el procedimento de que hablen mal de uno, tendría que ser un friki de los que salen en los programas de las vísceras, como Carmele, Mila, la Venenito. No me quiera usted tan mal.

Espero haber dejado un buen recuerdo en algunas personas, el mismo que ellas dejaron en mi. Sería agradable recordar y ser recordado con afecto.

El mismo sentimiento que deseo dejar en usted. Por lo menos.

En www.garciafrances, tiene usted mi web, amiga mía.

Elu dijo...

Ojalá fuera paranoia, señor Francés, ojalá... Por eso le puse comillas a lo de "antiguos amores"

De todo hay, sí, alguno hasta está ya en mi libreta de amigos incondicionales.

En cuanto a lo de vomitar... igual habría de comunicarles (anónimamente) la conveniencia, para su salud mental, de que regurgitaran su bilis (por decirlo de algún modo) yo ya expulsé hace tiempo lo que tenía guardado ¡y me quedé como nueva!

Pues eso, que el pasado puede ser un lastre o toda una bendición.

Salud y buena vida.

Franci dijo...

hola. Un placer encontrar este estimable blog cargado de sentimientos y emociones. Me encantaria seguir y disfrutar de las bellas palabras. Soy nuevo en esto de los blog y me encantaria aprender.
Siempre que desee volveré para comentarle al otrogarme su permiso. un cordial saludo, hasta pronto.

García Francés dijo...

Dª Elu, estoy seguro de que una vez hecha la catársis su vida será espléndida, es usted demasiado joven, guapa y brillante para que sea de otra manera.

Cuídese mucho y goce todo lo que le permitan.

Un abrazo, amiga mía.

García Francés dijo...

Me alegro de recibir su visita y le agradezco que haya escogido esta casa para comenzar a andar por el mundo de los blogs, D. Franci.

Debe ser usted una persona muy especial para haber elegido como foto de su perfil una antigua y exquisita máscara veneciana, de la Comedia del Arte. No es nada vulgar su decisión.

Por mi parte, tengo dos blogs, espero que ambos le gusten:

García Francés

Club Encuentros

Un saludo muy cordial y espero sus comentarios, amigo.

José Alfonso Romero P.Seguín dijo...

Hermosos versos para la hermosura de un saber recordar sin medir a luz de estos días aquellos otros en los que no es que fuésemos otros, es que eran los nuestros.
Para romper los espejos de la memoria no hace falta otro valor que aquel a que te mueve el resentimiento.
La piel que anima los sentidos no miente, ni admite ideología, no es tampoco un estado de opinión, ni opinable, la piel del amante no es sino la prolongación de su alma en el otro.
Un recordar de almas, en eso se convierte el recuerdo de los amantes.
Reciba un fraternal abrazo.

ROSA LA ARAUCANA dijo...

Vieja la ropa Don.

El pasado, pasado está. Es curioso que cuando veo a mis dos amores sólo puedo estar agradecida de lo que pude aprender y desaprender con ellos.

¡Telarañas fuera!

Un abrazo

NORMA SANTOS dijo...

Gracias amigo, ya lo he encargado.
Un saludo.

Marina-Emer dijo...

precioso soneto de amor...me ha encantado.
un abrazo
Marina

Nazaríes dijo...

Yo no tengo recuerdo de ninguno de mis amores antiguos.

Bueno tal vez de uno sí..pero cuando pienso que me dejó por una más fea,más vieja y más tonta que yo pues me alegro del bombóm que dejó escapar, no me valoró y me dejó tirada como un papel de magdalena..!!que se joda!!!

(SI ME VIERA AHORA SE TIRARÍA DE LOS PELOS)...(he mejorado con los años como el buen vino...y seguro que mi competidora se habrá arrugado como una pasa...


A mi me gusta mirar al frente, soñar, imaginar a mis amores platónicos...disfrutar del día a dia, lo demás es pasado, prescrito, caducado(lo caducado hace daño al estómago y te da diarrea)..

A veces no hay que mirar atrás sino disfrutar lo que tienes en tus mismas narices, saber quererlo, mimarlo, para recibir lo mismo o incluso más..El futuro es ilusión el pasado es tristeza..


!!FUERA MELANCOLÍA!!!Y !!BIENVENIDA ILUSIÓN!!!

(además la ilusión hace que te brillen los ojos, que sonrías y es buenísimo pa las arrugas y las patas de gallo!!!!!A mi me funciona!!!.

La melancolía hace que llores y se te arruga el entrecejo, se te escuezen los ojos y la nariz se enrojece y eso no favorece nada..)



Abrazos achuchaos!!!

Antoniatenea dijo...

Tu primera amante fue inteligente y cuando hizo todo lo que hizo para conseguir tu teléfono es que el recuerdo es tan bonito que merece la pena volverte a ver para rememorar y en vuestro abrazo se notó la calidez que en otro tiempo fue pasión seguramente, y es bonito eso que queda. La segunda pasó del amor al odio que tú sabes, que si ahondas, hay un pequeñísimo paso. Poco inteligente, no entendió que si algo molesta mucho es la indiferncia, no el desprecio, o no viste la película " La costilla de Adán " de K Hepburn y Spencer Tracy?...ellos se odiaban o se amaban ...Esta ex amante tuya..no quedó tranquila.
Besos!!...y sí, la nostalgia no deja de tener su encanto.

Verónica dijo...

Fenomenal por la del abrazo,la otra sin duda cambió tanto, que mejor no haberla encontrado de nuevo... por la forma de actuar se acuerda más de lo malo, que de lo bueno. En fin, peor para ella.
Un abrazooo

© Capri dijo...

D. Alfredo, últimamente se producen un sin fin de coincidencias sobre temas que hablo con amigos y luego leo en algún blog.
Precisamente sobre el que aborda en concreto, mantuve una larga disertación en la cual el mismo punto de vista.
Comprendo que cuando una relacción se deja es normal que durante un cierto periodo de tiempo una de las dos partes o ambas , necesiten distanciarse, hay que curarse la heridas, que produce el desamor y quitar ese sabor agriduzce de aquello que pudo ser y no fue.

Pero pasados unos años, cuando hay cicatrices que nos demuestran que hemos vivido y las heridas ya no sangran no comprendo el motivo de una negación, de un no quiero saber nada de ti, o en el peor de los casos, ataques gratuitos que no llevan a ninguna parte.

Si se ha amado, se ha sido feliz, ¿Por que no ser agradecidos y recordar los buenos momentos?

Su segunda amiga se esta equivocando, a mi humilde manera de entender, realmente una verdadera pena.


Un abrazo muy cercano.

García Francés dijo...

Shakespeare, buen amigo, tiene la respuesta para todo, D. José Alfonso.

Le apunto una frase de D. César que me ha parecido definitiva, incluso le he pedido que me permita usarla en algún sitio, "los antiguos amores, no recuerdan que entonces éramos jóvenes.

Deseo creer que no haya resentimiento porque de haberlo treinta años después de finalizada por extinción una bella historia de amor, es para hacérselo mirar.

Eso me hubiera gustado que descubriera este reencuentro via mail, un recordar de almas. Muy bien dicho, amigo mío.

Abrazos para usted.

García Francés dijo...

Puede ser que tenga razón, pero no solo la ropa envejece, también los seres humanos y las almas, Dª Rosa.

Viejo, vejez, son palabars dignas a las que no debemos tener miedo.

Aprender y desaprender. Seguro que usted lo hizo, que yo lo hice, y ella también. Lo absurdo es no mirarse a los ojos, treinta años después y no preguntar, ¿cómo te va?

Mi abrazo, amiga mía.

García Francés dijo...

Estoy seguro de que se va a entretener usted leyéndolo, ´Dª Norma. Ya me contará.

García Francés dijo...

Dª Marina, Shakespeare no engaña.

Un abrazo, amiga mía.

García Francés dijo...

Usted, Dª Nazaríes, es un torbellino de alegría, yo soy algo menos optimista.

Es una pena no guardar recuerdo alguno de las personas que hemos amado. Sobre todo, si hay alguno bonito.

Ese muchacho no era malo, Dª Nazaríes, sólo un poco botarate. Estoy seguro de que se ha arrepentido mil veces de dejar escapar una joyita como usted.

Como veo que lo tiene usted todo muy claro no voy a insistirle en la belleza de algunos recuerdos, porqu quizás, para empezar a disfrutarlos haga falta haber doblado el cabo de Buena Esperanza que marcan los años.

A esa edad unos se dulcifican y otros se encabronan. Me gustaría ser de los que todo el mundo desea tener cerca para una charla en el porche. También en el coche, sí.

No sea coqueta que la conozco, usted está preciosa llorando o riendo, porque lleva la hermosura dentro y le sale a borbotones cuando se ríe. Abrazos, muchos, querida amiga.

García Francés dijo...

Cuanto seny, Dª Atenea. Sabía que usted iba a ir por ahí.

Aquel abrazo y unos minutos de confidencias nos hicieron bien a los dos. Estoy seguro.

Espero que los correos de ahora le hayan hecho bien a la otra. A mí, frío, Doña.

Un enorme abrazo para usted, amiga mía.

García Francés dijo...

Seguramente acierta usted, Dª Vero, la verdad, poco más se puede decir.

Un abrazo, amiga.

García Francés dijo...

Dª Capri, usted en su insultante juventud, aún no ha reparado en que los temas vitales son eternos: amor, odio, muerte, vida, tiranía, libertad, verdad, mentira, paz, guerra...

Por eso el soneto de Shakeaperae es actual, sirve para hoy lo mismo que para el día que fue escrito. Y, por eso, todos damos vueltas atador a la misma noria existencial. Filosofando, mientras sacamos agua del pozo, para el señorito.

Después de treinta años, las heridas, si las hubio, ya deben estar lamidas y cicatrizadas. En el alma o en el coco.

En caso contrario, necesitaríamos ayuda.

Me ha gustado el final de su comentario. Es usted una jovencita inteligente y dulce. Será usted feliz, seguro. Aunque sea a ratos, como todos.

Otro abrazo muy grande para usted, amiga mía.

Related Posts with Thumbnails