...Los hubo valientes, honrados, leales y dignos. También rufianes, aventureros, asesinos y locos...

www.facebook.com/agarciafrances

viernes, 30 de julio de 2010

En Barcelona no habrá toros o la mordida en los adentros

Por Dª Gloria Sánchez-Grande


Hay días en los que se te agarra un bocado dentro, a la altura del esternón, que no sangra pero aprieta. No es una dentellada taurina, sino moral. No nos engañemos: los toros en Cataluña llevan años en el desolladero. Entre todos la matamos y ella sola se murió. Incluso los periodistas, que domingo tras domingo, inflábamos la entrada de unos tendidos donde prevalecía el cemento. Un cuarto se convertía en más de un tercio; un tercio, en media plaza. La Monumental de Barcelona era peor que un hijo tonto. La presentación del ganado, salvo honrosas excepciones, resultaba infumable. Y al echar un vistazo a la cartelería entraban ganas de salir corriendo calle Marina arriba.

Pero, ¿por qué este afán prohibicionista? ¿Esta intromisión de lo público en lo privado? ¿Qué placer nos vedarán mañana? La fiesta de los toros encarna la obstinación de una minoría en luchar por unos valores que la sociedad actual desprecia. La tradición y el ritual. El respeto. La nobleza y la bravura. El orgullo. El valor sin imposturas. La búsqueda de la excelencia. El pundonor. La clase. La vergüenza torera.

A ciertos colectivos, la individualidad es otro valor perdido, domesticados al abrigo de la televisión, les ofende la muestra de la muerte. De ahí que la oculten. Hemos desterrado el ritual, especialmente la liturgia vinculada con la Parca: el luto, los cortejos, las marcas de duelo. Son signos que sólo sobreviven en la copla.

“Que le pongan un crespón a la mezquita, a la torre y sus campanas, a la reja y a la cruz. Y que vistan negro luto las mocitas por la muerte de un torero caballero y andaluz”, cantaba Juanita Reina.


Este espectáculo tan singularmente bárbaro y violento, representa el triunfo de la vida sobre la muerte, y no al revés.

Los toros no son de derechas ni de izquierdas. Sólo entienden de querencias. Si algún día desaparecen será porque ya no desatan pasiones. Ni hacen temblar. O llorar. O gritar un “olé” tan ronco como el aguardiente. O cuando no sintamos dentro una mordida si intentan arrancárnoslos. Mientras tanto, tengamos la fiesta en paz.

18 comentarios:

José María Aguilar dijo...

Querida Gloria:

¡Bienvenida al espectáculo más nacional y menos nacionalista!

Y olé.

Con un emocionado abrazo taurino.

Amadeus dijo...

Consienta vuestra merced que un izquierdista un poco afrancesado le salude.
Encontró usted las palabras exactas para decir lo que uno siente. Gracias.

García Francés dijo...

Dª Gloria, su reflexión serena el ánimo y ofrece una visión original del porqué nos gustan las corridas de toros.

La felicito, amiga mía, un abrazo estrecho como la entrada al burladero.

García Francés dijo...

Saludos, D. Amadeus, bienvenido a esta su casa.

Aquí algunos somos bastante afrancesados, no tema. Saludos cordiales.

García Francés dijo...

D. José María, la niña nos ha salido astifina, ¿verdad?

Veo que le encanta y me alegro. Tenemos que coger el toro por los cuernos para estar a su altura, amigo mío.

aspirante dijo...

No sé por qué, pero me da la impresión que más de uno se opone a los toros por pensar que matan a su progenitor.

García Francés dijo...

D. Aspirante, es muy posible, pero intentemos no caer en el insulto. Usted tiene sobrado talento para hacerlo

Un saludo, amigo.

Gloria Sánchez-Grande dijo...

Amadeus, a este paso, Francia será nuestro último (y único) reducto taurino. Por ello, hoy todos somos un poco afrancesados.

Los maestros dicen que el temple es el secreto del toreo... y de la vida. Yo, señor Francés, siempre he sido más "de salir en tromba". Pero últimamente procuro que no me toquen los engaños. Un abrazo para usted y José María.

Les dejo una perla de Alvite: "Corren malos tiempos para las emociones. Y eso son las corridas de toros: una de esas viejas emociones que se disfrutan cuando se sienten y se malogran cuando se explican".

Cesar dijo...

Se vislumbra en Dña Gloria alma torera, en su quejido profundo sin aspamientos, en su digna tranquilad y en su profunda herida en torniquete.

García Francés dijo...

Temple, para y mandar, usted, pese a su juventud, ha venido aquí para enseñarme eso. Gracias, Doñita.

José María Aguilar dijo...

VARIACIONES PARA GLORIA

Solo temen. Solo odian.

A la verdad y a la belleza.

A la luz y al color reconcentrados.

Al baile en escorzo inverosímil.

Al valor y a la sangre entremezclados.

Y la lucha entre el hombre y el bruto.

Solo temen a la alegría entre las gradas.

Y odian a la hermosura en el tendido.

Solo temen. Solo odian.

García Francés dijo...

Coño, Dª Gloría, ¡hasta inspira usted pasodobles!

Nazaríes dijo...

Dña Gloria siempre he sido muy apasionada de los toros y las corridas en mi casa se vivian con intensidad. Cada corrida con toreros de renombre y como no con los jóvenes novilleros que empiezan, siempre los hemos apoyado.Mis padres me inculcaron ver este arte y desde niña siempre los acompañaba a la plaza.Recuerdo las meriendas y los bailes de los pasodobles y hasta alguna veces podía ver los toros desde la barrera con mi padre.
Mi sitio preferido era debajo de la banda de música y mi padre siempre iba con su pañuelo blanco impecable para pedir la oreja.

Mañana es el segundo aniversario de su muerte y he querido recordarlo con algo que era una de sus pasiones:LAS CORRIDAS DE TOROS

Gracias

Gloria Sánchez-Grande dijo...

Como solemos decir en la taberna después de una buena tarde de toros: "¡¡¡Que no nos farte de ná!!!". Y un buen pasodoble es siempre indispensable.

Esta tarde hemos conocido una gran noticia: las principales figuras del toreo se han reunido en Madrid para crear una unión en defensa de los toros y han acordado pedir una entrevista con la ministra de Cultura y con los partidos políticos.

García Francés dijo...

Esperemos que así sea y las figuras consigan movilizar algo a la opinión pública, Dª Gloria.

Le respondo tarde, ¿qué tal la foto de El País con la plaza Monumental vacía? Uste tenía razón sobre los periodistas y los aforos. Ahora han cambiado las tornas. Recuerde como acabó El País con el boxeo en España.

Un abrazo grandísimo, Doñita.

García Francés dijo...

Dª Nazaríes, me encanta ver como honra usted el recuerdo de su padre y lo que atesora su memoria sobre él.

Nos ha habaldo usted de los olivos, de la caza y ahora de los toros. Qué buen padre y qué inmejorable hija.

Espero que no esté triste, amiga mía.

Gloria Sánchez-Grande dijo...

El País, con su foto de una Monumental desierta, ha dejado a algunos portales taurinos (hablando mal y pronto), con el culo al aire. Si el sector quiere solucionar el problema indultando a todo cornúpeta que campe por Barcelona, vamos mal.

Veo un interés exacerbado de los taurinos por pasar al Ministerio de Cultura (ahora pertenecen a Interior). ¿No será para llevarse la jugosa tajada de las subvenciones? Los toros son un negocio y, como tal, deben (y pueden) ser rentables por sí mismos. Cultura para los del cine... "Bardemnes" y CIA.

García Francés dijo...

Dª Gloria, usted nos abre los ojos a aspectos en los que los (malos) aficionados no reparamos.

Es decir, toda la trama que rodea al mundo del toro, sus servidumbres y sus querencias político-económicas.

Estoy seguro de que esa reunión de los taurinos con la ministra de Cultura, si llega a celebrarse, será un buen motivo para una de sus entradas, amiga mía. Porque si pretenden conseguir el paso de Interior a Cultura, debe ser por algo más que por afianzar la fiesta como un bien de interés cultural.

Y, entonces, los que ahora rechazamos subvencionar a los de la ceja tambien rechazaríamos apoquinar para los de la ceja enmonterados. Significaría, dividir la fiesta entre progres y no progres. Nuestra pasta, para unos sí y para otros no.

Un abrazo, Doñita, y, por favor, siga informando.

Related Posts with Thumbnails