...Los hubo valientes, honrados, leales y dignos. También rufianes, aventureros, asesinos y locos...

www.facebook.com/agarciafrances

viernes, 20 de agosto de 2010

Escopeta y canana, la caza al final del verano

CAZA por D. Vicente Francés

Comencé a cazar con mi abuelo materno Salva. Desde niños nos explicó minuciosamente el funcionamiento de las escopetas para evitar accidentes. Mi abuelo sabía que, por nuestro currículo, teníamos más peligro que un talibán con un AK-47.

Unos Reyes nos regaló una superpuesta del 12 mm. Una joya que aún conservo. Para probarla, fuimos al campo y un par de horas más tarde regresamos alardeando de haber cazado un montón de palomas. Eran del palomar del cura del pueblo. Recogimos el plumerío y pedimos disculpas a su ilustrísima, que cagándose en nuestros muertos, nos mandó rezar unos padrenuestros de penitencia. Mi padre no era muy cazador, era tirador de bala, le gustaban las armas, la precisión y no era amigo de caminatas cinegéticas. Pero siempre salía con nosotros.

Recuerdos, de infancia y de juventud, siempre ligados al campo. Con viento y frío o con la solanera abrasándote los sesos. Siempre cazando sensatamente y respetando la naturaleza. Hasta hoy, ya casado y ejecutivo de banca, en que, cuanto tengo cinco minutos, salgo corriendo al campo.

Vicente es mi primo pero es como si fuera mi hermano pequeño. Su padre, y un poco también el mío, fue mi tío y amigo y no pasa día en que no me acuerde de él. Con Vicente, comparto afición por la caza, los caballos, la risa y la ironía, por Cádiz, por la literatura y el campo. Los cazadores lo entenderán y, los no cazadores, comprobarán que quienes cazamos no somos psicópatas. Te deseo éxito con tu sección, Vicente, querido.

6 comentarios:

Cesar dijo...

Bienvenido sea, Don Vicente. Aunque no sea yo cazador conviene tenerle como amigo, por si necesitase financiación.
De la caza tengo el recuerdo de andar de niño detrás del cura del pueblo, que era el cazador. No sé si por compasión si por mal cazador, jamás le he visto abatir pieza alguna.

VICENTE dijo...

Mil gracias D. Cesar, estoy encantado de relatar y describir con sumo cuidado, nuestra afición/pasión por el campo y la caza. En cuanto a lo primero (no quiero ni mencionarlo) andamos justitos de plata.

García Francés dijo...

D. César, cualquier día nos presentamos D. Vicente y yo en su AIRADA DA PETADA para que el muchacho le tire a un corzo de los de verdad.

Un abrazo, amigo mío.

Cesar dijo...

Saben, Srs Frances que La Petada esta abierta para ustedes. Av'iseme con tiempo para preparar al ciervo Manso que tenemos para los casos de cazadores desentrenados.
A don Vicente lo dejaremos solo ante el peligro. Parece defenderse bien incluso detectando posibles morosos...
Saludos a ambos.

García Francés dijo...

D. César, el venado manso para mí y si, además, pudieran emborracharlo un poco como los osos de su Majestad, yo les quedaría muy agradecido.

D. Vicente, se apaña a palo seco que para eso es joven y fogoso. El trago se lo damos a él a ver si le liamos y nos firma un crédito ese finde.

Con todo mi afecto, amigo.

i am... dijo...

Mi querido Don, está usted tocándome todos mis puntos débiles, primero los toros, el vino, la moda y ahora la caza... m tiene usted robado el entendimiento. Ya verá como al final esto de la revista me va a costar un disgusto, a parte del gusto claro está, de poder disfrutar de su lectura en cuanto dispongo de un minuto libre.

Mis felicitaciones, cariño y admiración a esos magnificos colaboradores de los que sabiamente (no podría ser de otro modo) se ha sabido rodear.

Besos y abrazos para todos ellos y sobre todo para usted, mi querido

Related Posts with Thumbnails