...Los hubo valientes, honrados, leales y dignos. También rufianes, aventureros, asesinos y locos...

www.facebook.com/agarciafrances

jueves, 30 de septiembre de 2010

La berrea se extiende de los ciervos a los ciudadanos encabronados

CAZA por D. Vicente Francés

Como dice la canción… perrea, perrea, en esta época del año el instinto del ciervo o venado español le empuja, con misteriosos atavismo, para montar a las hembras. La bajada de las temperaturas nocturnas provoca que algún tipo de resorte se accione en sus arboladas cabezas. Con el lomo mojado por las primeras lluvia se convierten en los Nacho Vidales de nuestros montes y braman con fuerza para atraer cuantas más hembras sea posible y cubrirlas a todas.

Dejan sus encames en lo más tupido de la sierra, bajan a las dehesas, dan la cara y, con la vista nublada por el ansia, se vuelven mas confiados, permitiendo nuestro acercamiento para observar con los prismáticos sus peleas por las hembras. Son luchas de poder, de fuerza, en las que chocan con las cuernas, entrelazándolas y empujando con el cuerpo, tratando de doblegar al oponente.

Esta berrea tiene sus momentos álgidos al atardecer, durante la noche y al amanecer. Durante el día los machos, resacosos, permanecen tumbados, intentando recuperar fuerzas. En las dos o tres semanas que dura la berrea pueden perder hasta el 30% de la masa corporal, debido al desgaste de las riñas y a que prácticamente dejan de comer y beber. Su única preocupación es juntar el máximo número de ciervas a las cuales transmitirle sus genes y evitar que otros machos aprovechando un descuido les roben algún polvo furtivo.


Es momento de salir a nuestros montes y parques nacionales, prismáticos y cámara de fotos en mano, a sentir la berrea, a verla, a escucharla. Es una opción de turismo rural barata y enriquecedora, apta para toda la familia. En Madrid tenemos El Pardo, muy próximo a la city, un poco artificial pero nos puede servir para acercarnos a la reproducción isntintiva que se ha desatado en la naturaleza.

24 comentarios:

García Francés dijo...

A los ciudadanos encabronados con la HG sólo nos ha quedado la posibilidad de hacer como los ciervos, BERREAR.

Espero que pillemos más que los sindicatos, D. Vicente. Muy bonita entrada.

40añera dijo...

Me gusta mucho ka berrea, cuando la escuchas in situ te vibra el cuerpo, hay un sitio para mi realmente bonito en España donde me suelo escapar para ir a verla, se lo tendré que contar cabllero
Un saludo desde la comvulsa Sevilla

flacka dijo...

hola q tal t va.... t mande la historia q habiamos kedado no se si t llego,, podrias avisarme x fa, solo kiero saber q fue d ella no importa si se kedo guardadita, saludos!!

Mery Larrinua dijo...

Acabo de descubrir tu blog y esta muy bueno!!!!
un beso

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Llevo varios días viendo en este espacio la palabra HG. No me avergüenzo de decirlo: No tengo ni idea de lo que significa.

Mi Enhorabuena y Felicidades a Doña Impar por sus atinados comentarios en la Entrada anterior.

Don Vicente Francés,

Tengo que reconocer que este artículo sobre los ciervos me ha gustado: Efectivamente, ellos gastan sus calorías y sus fuerzas en algo útil; el mantenimiento y la selección de la propia especie, a lo Darwin.

Es que los animales no racionales, en general, nos llevan ventaja en casi todo: no están sometidos ni a las Religiones, ni a las Convenciones Sociales.

Amigo Don Alfredo, sobre su comentario en la Entrada anterior y mi aparente contradicción al manejar La Biblia, a Lenin, a Marx, y también a Stalin, yo le digo que no la hay, porque “lo cortés no quita lo valiente”, y ese Stalin, que tan poco simpático le cae a Vd., recibió y bebió sus primeras lecciones en un Seminario, y, ya se sabe, en los Seminarios, la fuente es la Biblia..

Un cordial saludo, Don Vicente y Don Alfredo.

Don Antonio

Des dijo...

Y ¿por qué siempre berrean los machos?... con lo agustito que se queda una después de un buen berrido... ¡cachis!

ROSA ARAUZ dijo...

En esta nuestra querida España, los españoles no solo berreamos, hasta trinamos.

Somos una especie nueva, un híbrido entre ciervo y cierva. Berreamos y sumisión (como las hembras) ante este Estado (¿bananero?).

Don, yo estoy como usted, tengo claro a quien no votar, pero no tan claro a quién. Se podría crear un nuevo sistema eléctoral que sustituyera al actual ya que para nada representan al pueblo. A los hechos me remito. Hay que buscar soluciones para mejorar la representatividad de los órganos de gobierno.

Digoooooo yoooooo (rugido de ñu de Serengeti jajajaja) A mal tiempo siempre buena cara.

MUASSSSSSSS

García Francés dijo...

Dª Flacka, me llegó, la leí y luego, perdóneme, LA PERDI junto a la manera de contactarla a usted.

Recuerdo únicamente que era demasiado larga, que deseaba resumirla y publicarla, pero toda la culpa es mía, la extravié. Mil perdones.

¿Seguimos adelante acortnadola y haciendola muy personal? Creo recordar también que no habría fotos. Espero, amiga.

García Francés dijo...

Dª Mery, mis gracias por sus amables palabras. Espero que se sienta en su casa, amiga.

García Francés dijo...

Es un viaje, Dª 40Añera, un viaje a la pulsión sexual más ancestral de la naturaleza.

Por eso, a las niñas de la ciudad no les dejaban ver a las bestias en el campo. Ni a los burros en la feria.

Abrazos y disfrute de la incomparable Sevilla, amiga mía.

García Francés dijo...

No pase pena, D. Antonio, la culpa es mía, lo hago por ahorrarme unos golpes de tecla y pensando que se entendería por el contexto.

HG es Huelga General.

No señalaba contradicción por polemizar, querido, sino porque me asombró la mención viniendo de usted. Seguramente a usted le pasaría lo mismo si de repente me arranco a cantar La Internacional. Por aquello de que "lo cortés no quita lo caliente".

Y, de seminarios no me hable, que ETA también nació en uno, así que no me extraña que luego se encontraran caminando junto al padrecito Stalin.

Con mi afecto siempre, D. Antonio.

García Francés dijo...

Dª Des, por su vida, berreeeeeeee usted todo lo que guste, este es un blog abierto.

Con mi cariño, amiga.

García Francés dijo...

¿Recuerdan aquella poesía de Alberti? Allí el poeta lo decía bien claro.

"A berrear, a berrear, hasta enterrarlos en el mar..."

No coja lucha, querida, todavia falta un tiempito, ya nos iremos aclarando. Mi opción, hoy, es votar en blanco.

Los dos partidos no quieren cambiar nada en la ley electoral. Les va de puta madre así, Y a los pequeños, nacionalistas o no, también. Lo malo no es votar o no votar, lo jodido es que nos quieren meter MÁS terroristas en los ayuntamientos y parlamentos regionales.

Y no podemos sino piarlas y poco más, amiga mía.

Ceci dijo...

Me encanto esta entrada....

Mi hermana bióloga, siempre dice que hay que aprender mucho de los animales, pero leñe, nosotros también somos animales, dejémos a nuestro yo salvaje que salga de vez en cuando,hombre, que vamos tensionados por la vida...

VICENTE dijo...

Flacka...no me llegó nada..espero deseoso su reenvío..besos

Cesar dijo...

D. Vicente..¿la berrea un espectáculo para llevar a la familia???
Ummm, ya estoy yo escuchando las preguntas de los niños y los balbuceos de usted para explicar la foto última.
Sin mencionar las ironías de la paisana en torno a la infinita resistencia del machote arbolado.

En todo lo demás de acuerdo, excelente el consejo!

García Francés dijo...

Tiene usted mucha razón, Dª Ceci, lo malo es que su consejo me ha llegado unos decenios tarde.

No estoy yo para sexo salvaje a estas alturas pero, por favor, felicite a su hermana de mi parte. Y a usted, gracias por el intento de animarme.

García Francés dijo...

D. Vicente, ¡como buen exoerto en armas se apunta usted a un bombardeo!

El mensajito de la Flacka es para miiiiiiií...

García Francés dijo...

D. César, usted siempre da en la diana.

Yo por los niños no me preocuparía. Seguro que el maestro pederasta los ha toqueteado en el cole y para pasar el mal trago se han acostado con la profesora sadomasoquista.

Lo malo de verdad son las comparaciones jocosas y la afilada lengua de las consortes.

Enfin, ustedes verán si hacen caso a la juventud de D. Vicente o la experiencia de D. César.

Nazaríes dijo...

Vicente hace ya unos cuantos años tuve la oportunidad de dormir dos noches en el Parador Nacional de la Sierra de Cazorla,en pleno corazón del monte.No era época de becerra creo porque yo no escuché nada,lo que si pude ver y muy de cerca por la tarde era los ciervos tan cerca que casi los tocaba.

Como buena andaluza recomiendo todo lo bueno de mi tierra y el Parque Nacional de Cazorla, Segura y las Villas ofrece oportunidades para la caza, la pesca, el senderismo, la equitación, la conducción por pistas forestales o la bicicleta de montaña.


Un saludo.

Vicente dijo...

Primo! No sé si llegan mis comentarios..de todas formas disculpas, pero es lo que tiene la berrea y el acaparamiento de flakas

VICENTE dijo...

A D. Cesar decirle que el momento empujón, para desgracia del ciervo, no dura mas de dos o tres segundos...y todos lo vivimos con naturalidad hace unos cuantos años de la mano de nuestro amigo Felix.
Abrazos

Cesar dijo...

Ahora entiendo D. Vicente el interés de usted en llevar a la familia! Esos bichos siempres nos dejan bien!
Siento haber mostrado mi ignorancia en las artes amatorias del venado.

Cesar dijo...

D. Vicente, me tienta tanto corregirle!
Dice usted que el momento empujón sólo dura unos segundos, para desgracia del ciervo...!No se olvide usted de la pobre cierva, amigo!!

Related Posts with Thumbnails