...Los hubo valientes, honrados, leales y dignos. También rufianes, aventureros, asesinos y locos...

www.facebook.com/agarciafrances

martes, 4 de enero de 2011

Autoayuda humanitaria o enrrollarse por el bien de la libertad

ELDEBATE por D. J. M. Aguilar

Lo siento, perdón, gracias, te amo, por D. FJavier

Acepto, como humilde correspondencia a sus generosos talentos, la invitación para decir algo debatible sobre la autoayuda humanitaria. Ustedes sabrán disculparme. Me permito un preámbulo. He observado que en las sociedades más desfavorecidas, y por ende más afines al ejercicio de la autoayuda a través de milagrosos recursos sobrenaturales, está de moda una técnica de sanación que se denomina “hooponopono”. En suma, para exorcizar el mal usted debe ejercitarse en el poder intrínseco de estas palabras: “Lo siento, perdón, gracias, te amo”.


Lo propongo a este concurrido e inteligente grupo de revisteros para, haciendo uso de cierta inteligencia creativa, no ser tildado de derrotista con toda la razón. Lo cierto es que, y ya estoy en el tema, por primera vez en muchos gobiernos, hemos vivido la experiencia de ser socorridos por nuestro propio ejército en nuestro propio territorio ante nuestros propios desacuerdos laborales.

El viernes 3 de diciembre de 2010 un cuerpo militar, el del ejército del aire, tomó los centros de control aéreo por orden gubernamental: “Cautivos y desarmados los controladores aéreos, el gobierno alcanzaba sus últimos objetivos sindicales, la paz social aeroportuaria había comenzado”. Incluso en estos mismos momentos, como muy bien saben, cierto orden sigue siendo controlado por este poder en un iniciático viaje a través de una banda de Moebius que, al margen de controlar al controlador -alarma alarmante-, no parece aportar al conflicto que lo propició ninguna alternativa válida a su solución.

Sin embargo, este innecesario -en apariencia- ejercicio de fuerza bien pudiera ser en realidad un eficaz golpe de mano, evidente para cuantos conocen la historia de progresiva separación y privatización de los aeropuertos españoles, contra quienes han defendido el modelo público y unido de Aena. Pero el motivo aquí no importa tanto como la utilización misma de tal recurso. Pues al margen de esa lucha a alto nivel por propiciar y posicionarse ante los beneficios –de nuevo el dinero-, la utilización del ejército para la resolución de problemas laborales, o del decreto-ley para sustituir a la negociación colectiva, traduce un giro tercermundista, un claro retroceso en los principios que rigen el juego social en los estados desarrollados.

De manera tal que, considerando como aceptable cualquier medio que permita asegurar la consecución de un objetivo, permiten validar la razón de la fuerza sobre la fuerza de la razón. Y ello abre una peligrosa caja de Pandora que deseábamos cerrada y sellada. Por suerte, al menos temporalmente, la desaparición de los soldados humanitarios de los pasillos del aeropuerto, caminando amistosos entre maletas desconcertadas, invita a mirar a este cielo frío y gris para, entre fantasmales recuerdos demoníacos, entonar cualquier oración que anime a la esperanza. Es aquí, precisamente, donde puede ser oportuno el hooponopono: “¡LIBERTAD: lo siento, perdón, gracias, te amo!”

“…A pesar de todo, corremos detrás de la libertad, no podemos hacer otra cosa, pero la libertad camina siempre un paso por delante como un espejismo, existe siempre en el próximo instante, siempre en el futuro. Y el futuro es oscuro, una pared negra, impenetrable ante nuestros ojos. No, pasa entre nuestros dos ojos, a través de la cabeza. Estamos ciegos. Cegados por el futuro. No vemos nunca lo que está ante nosotros, nunca el próximo segundo, hasta que nos rompemos la nariz contra él. Vemos sólo lo que hemos visto ya. Es decir, nada. "Michael Ende, El espejo en el espejo (fragmento).

38 comentarios:

García Francés dijo...

D. FJavier, las Navidades y la actualidad han hecho que varias colaboraciones para el Blog REVISTA se hayan retrasado.

Entre ellas la suya ha sido de las perjudicadas. Intentaré remediarlo con todas las demás en la medida de los posible.

Un abrazo, amigo mío, y le deseo que, aunque tarde, triunfe el aspecto intemporal de la entrada.

José Alfonso Romero P.Seguín dijo...

La libertad habita en el grito, como en el grito habita el cielo y la tierra que esa mujer, como cualquiera de nosotros, siente bajo sus pies y sobre su cabeza. Ese grito de íntima rebeldía es capaz de reconstruir el mundo desde los cimientos y la mujer lo sabe, y en ese saber descifra la verdadera esencia de la libertad y en ella su verdadero valor.
La libertad ha de ser deslindada de los predios sociales y domésticos de nuestro quehacer cotidiano. Ahí sólo la quieren los liberticidas, porque saben que sólo ahí nos la pueden robar, por eso hemos de preservarla de ese cajón de sastre de lo común, para que brille siempre infinita y esplendorosa en lo individual, en lo suyo, en lo nuestro. En esa reserva si hemos de ser egoístas hasta sus últimas consecuencias, porque ella es junto a la vida el único y definitivo patrimonio que no asiste y alienta.
Digo esto sabiendo que aunque nos la exijan o queramos entregarla a la causa por voluntad propia no estamos sino engañando y engañándonos, por la sencilla razón de que ella es inalienable. Pero si permitimos que nos confundan, que nos la hagan ver lejos de nosotros, en las casas que nos rodean, cabe entonces la posibilidad de que creamos una imagen exterior de ella que nos robe el grito, que nos robe la rebeldía, y entonces, entonces ya sólo “Ho'oponopono”, la resignación, la entrega, la rendición, la cura, la redención, el reconocernos como imposibles, el serlo y en esa torcida voluntad amarnos y amar a los demás.
No amigos nosotros somos más que eso, somos el grito y en ese grito hemos de ser capaces de sanarnos porque sólo así pondremos fin a la enfermedad.
Una buena entra para un buen año que no exige en el grito y no en el lamento.
Reciba y reciban todos Uds. un fraternal abrazo.

FJavier dijo...

Ya sabe usted, don Alfredo, que es un placer para mí disfrutar de la hospitalidad suya y de la atención de sus amigos.

No hay lugar para la disculpa como no lo hay para el agravio.

Triunfo, es estar presente en esta parcela de libertad.

Un afectuoso abrazo.

FJavier dijo...

Hermoso canto el que hace a la esencia misma de la libertad, don José Alfonso. En efecto, si el engaño nos puede hace sentir como ajena incluso la evidencia de la propia vida, qué no decir entonces de la libertad, su invisible espíritu.

Sin duda, amigo mío, este año exigirá probablemente mucho más gritos que lamentos. Por ello, prescribo para este diálogo interior, que uno es, aquellas palabras cuyo efecto mejor nos protejan de los estragos del engaño, tan proclives a la afonía.

Tampoco es mal antídoto este que usted practica de invitar al pensamiento.

Un admirado abrazo.

Cesar dijo...

Imagino la libertad como una cuerda que reposa sin apenas tocarla en el filo de una afilada navaja, sujeta la cuerda por una legión de personas que la mantienen tensa a ambos extremos a modo de juego popular conocido.Pero en mi imaginación detrás de los que agarran la cuerda hay un precipicio. Mientras la cuerda se mantenga sin tocar el filo y tensa no hay peligro, pero la libertad de una parte de las personas que sujetan la cuerda depende de la libertad de los demás para mantenerla agarrada, tensa y sin que toque el filo. En el momento en que alguien quiera utilizar su libertad para soltar la cuerda, todos los demás se verán afectados y de bruces en el abismo.
El abismo que nos hemos creado de comodidades y conveniencias.
Quiero decir, que no se me malinterprete, que más que nunca hoy en día estamos incardinados de tal manera que la libertad de unos puede constituir la prisión de otros. Cuando se habla de libertad individual, no existe problema.
"El hombre nace libre, responsable, sin excusas" decía Jean Paul Sartre. Pero más tarde se hace irresponsable, añado yo. ¿Quién ha de velar por su responsabilidad? ¿Con qué medios? ¿La puntita nada más? ¿O toda ella?
Para vigilar la libertad de todos nos hemos conferido unas normas de conviviencia, con rangos diferentes de importancia que son las que han de marcar los límites: Las Leyes. Debate distinto sería que quien aplica las leyes hiciese trampas.
Finalmente la libertad se va poder medir y contar; ¿La libertad de 10 debe interferir en la libertad de 10000?
¿Los derechos sacrosantos, ganados con el sudor de revueltas, sacrificio y sangre pueden volverse en contra del bienestar general, especialmente cuando afectan a unos pocos?
Sé que algunos me responderán que aunque solo afectase a un individuo habría que respetarlos. Y puedo estar de acuerdo, pero entonces estamos viviendo en un lugar equivocado. De un modo equivocado. El día que decidimos agarrar aquella cuerda, perdimos parte del derecho a ser totalmente libres. La libertad total del hombre debería consistir en negarse a formar parte de la cuadrilla de tiradores de cuerda.
Un cascabel demasiado complicado para el cómodo ratón.

"El hombre ha nacido libre y por doquiera se encuentra sujeto con cadenas".(J.J. Rouseau)

"La libertad, Sancho, es uno de los preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; por la libertad así como por la honra se debe aventurar la vida"

Nazaríes dijo...

Le felicito D.Javier por su magnífica entrada.Ha sido un placer leerle.

Si utilizasemos más la palabrita el mundo quizás seria de otra manera.

Saludos.

Nazaríes dijo...

Por cierto aprovecho para comunicar a la Peña Lotera y a D.Antonio que mi décimo ya está bendecido y además ya le he hecho el conjuro.

Mi número ha pasado unas cuantas horas introducido en un cubo de pañales,con tós sus cositas y se ha empadado muy bien de todo lo que es un NIÑO.

Espero que nos de suerte.(luego lo he tenido que cojer con pinzas y airearlo)

Besitos a la Peña.

García Francés dijo...

D. César, la cita del Quijote sobre la libertad la usé abundantemente durantes todas las presentaciones de uno de mis libros. Gustaba mucho y me sorprendió lo desconocida que era. Me alegra saber que ambos la tenemos presente.

¡Qué magnífico comentario acaba de hacer usted, amigo! Esencia de D. César en estado puro... Le felicito por haber encontrado el punto exacto, sin perder la sonrisa, para responder a una excelente entrada, querido.

Y espero, que sin ponerme pedante, pueda añadir yo otra frase inmortal que abre mi libro Bastardo Real. Aunque aquí se la dejo manipulada, eso sí, ya sabe usted que soy periodista.

La original, de Flaubert, dice: "Apenas creo en lo que llaman gloria y sin embargo me mato por ella".

La manipulada, de García Francés, diría: "Apenas creo en lo que llaman libertad y sin embargo me matan por ella".

Disculpe la licencia, y un abrazo, amigo mío.

FJavier dijo...

Le confieso que siempre me produce satisfacción leer sus comentarios, don César.

En esta ocasión su generosa combinación de imágenes y razonamientos, sazonadas de atinadas preguntas y sabias referencias, evidencia la importancia y magnitud de aquellas cuestiones que moviliza la palabra libertad en el complejo entramado de lo social. Imposible referirse tan atinadamente a todo ello con menos palabras.

Sólo añadir una duda más a su consideración: ¿cree usted que sería acertado o conveniente valorar el hecho de la militarización en sí mismo, en el marco de esta estructura que forma nuestro contexto social de libertad, independientemente de las opiniones e intereses que coyunturalmente puedan justificarlo o reprobarlo? ¿Cuál sería entonces su opinión?

Un abrazo cordial.

García Francés dijo...

D. José Alfonso, magistral, como nos tiene usted acostumbrados.

El grito pregonero de la libertad, heraldo del yo más profundo, punta de lanza de los esclavos pretéritos y actuales.

Libertad, si existes como si no, siempre caminas asociada al dolor y a la muerte, lo digo parafraseando a Flaubert a mi manera: "Apenas creo en lo que llaman libertad y sin embargo me matan por ella".

Una vez sufrí una brutal paliza por parte de la Policía Nacional, y antes, otra de parte de nacionalistas vascos, entonces Forges me dibujó en El País una viñeta que decía: "Periodista que acudes a cubrir la información, una de las dos Españas ha de helarte el corazón". Pues, esa es nuestra libertad. Elegir quién te da las hostias. Y, casi siempre, ni eso.

Un abrazo, querido amigo.

García Francés dijo...

Dª Nazaríes, por favor, ¡no cuente lo de la caquita de los niños que me da mucho asquito!

Esta noche cuelgo sus historias de la mili en El DEBATILLO de Dª Nazaríes. Le ha quedado muy gracioso, Doñita.

Muchos abrazos, amiga mía.

FJavier dijo...

Seguramente, doña Nazaríes, su placer sea equiparable a la satisfacción que a mi autoestima producen sus amables palabras.

Comparto su observación sobre la necesidad de revalorizar el efecto sanador de las palabras, en el ámbito personal como en el social.

Respecto de su décimo aconsejarle, aunque sea ya innecesario, que no utilice en esas condiciones de precaria higiene el conjuro de la “chepa”.

Mis saludos y admiración.

el papa negro dijo...

De un "no fumador" al que quieren envilecer como posible delator
(!nunca!):
" Libertad : Lo siento, perdon,gracias, te amo fumador" .
"Fume compadre,
fume y charlemos
y mientras fuma recordemos
que con el humo del cigarrillo
ya se nos va la juventud.
Fume compadre,
fume y recuerde,
que yo también recordaré.
(Tango de Jovés y Romero)

Nazaríes dijo...

D.Alfredo que no diga náaaaaaaaaaa que era sorpresa!!!!!

Si esque usted no se pué callar!!!ofúuuuuuu

García Francés dijo...

D. FJavier, disculpe usted mi tardanza en responder a su comentario sobre la política exterior norteamericana. Ya la tiene usted en la entrada de los cristianos asesinados en Alejandría.

Creo que ambas posturas quedan lo suficientemente claras. Abrazos, amigo mío.

FJavier dijo...

No hay nada que disculpar, don Alfredo.

Cuando uno tiene ante sí la fortuna de ver coincidir el talento del interlocutor y ciertas certezas de las propias convicciones, se echa en falta la oportunidad para compartir una placentera velada de cordial conversación. Esencias para una nostalgia.

Complejo tema que requeriría más palabras de las que poseo.

Un agradecido abrazo.

Cesar dijo...

D. Javier, no quiero tenerle más en vilo con respecto a mi pensamiento. Considero que toda "intrusión" en la vida civil de un militar es un fallo del sistema. Una grieta por donde podemos desangrarnos, en efecto. Pero más digo: toda manipulación legal de derechos adquiridos es a mi modo de ver, aberrante. Expuesto todo esto es donde comienzan mis dudas: en llevarlo a la practica. Y llegados a cierta edad, nos hacemos más pragmáticos. La comodidad compite ferozmente con la libertad. Pero ahí están ustedes los jóvenes para mantener viva la llama.
Si he contestado como un gallego, no me lo tenga en cuenta.

Para mí también es un placer poder leerle.

José Alfonso Romero P.Seguín dijo...

Estimado César, tienes como el castaño ojos en los 360º grados de tu cabeza.

Infinitas gracias FJavier por su cariño y sabiduría.
Que decirle a Ud. García Francés, sólo que el agradecimiento debería tener rostro en alguna letra, cuando menos en una palabra, para poder pronunciarla en solo golpe de voz, un golpe capaz de dibujarla, dibujarla tan nítida y alegre que no le quedase a Ud. duda de cuanto le agradezco el cariño que me dispensa. Debería, afirmo, cuando quizás exista ese grafema y hasta esa voz, pero, qué quiere que le diga, a mí se me escapa, y no me quede más remedio como medio de expresarle mi gratitud, que este atado de palabras sin principio ni fin, que le ruego tenga a bien aceptar en su exacto sentido y en toda la extensión del sentimiento que las anima.
Mil gracias amigo, a Ud. y a todos los demás miembros de esta fraternidad de tejedores de sueños, por su afecto, por su respeto y por su paciencia, a la hora de afrontar esos desvaríos que les ofrendo por respuesta.
Reciban todos un fraternal abrazo

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Doña Nazaríes,

No me esperaba yo menos de Vd. en lo relativo a los conjuros para que nos toque el Gordo de la Lotería. A mí ya me está tocando la Lotería, porque, como alguno de Vds. saben, tenía yo a un familiar hospitalizado, que es mi suegro, y esta tarde mismo le dan el Alta Médica.

Respecto a mi participación en los conjuros para que nos toque la Lotería, Doña Nazaríes, si Vd. no considera suficiente, Vd. que de esto entiende mucho, digo, si no considera suficiente con que les haya soltado los siete primeros versos de la Ilíada, en Griego, les puedo soltar la Ilíada entera, en Griego también, pero sin traducción.

Reciba Vd. un abrazo, Doña, y un saludo cordial para todos los partícipes de estos debates.

Antonio

FJavier dijo...

Magnífico tango, don “papa negro”. Y oportunísimo.

Cambalache de tóxica militarización ciudadana por distraída purificación aérea.

Por supuesto, delación ¡jamás!

Ahora, más que nunca, fumar justifica el tango, permítame recordar este:

“…El mundo fue y será una porquería
ya lo se
En el quinientos seis
y en el dos mil también

Que siempre ha habido chorros
maquiavelos y estafaos
contentos y amargaos
valores y duble…”

“… Igual que en la vidriera
irrespetuosa
de los cambalaches
se ha mezclao la vida

No pienses mas
sentate a un lao
que a nadie importa
si naciste honrao…”

“… Es lo mismo el que trabaja
noche y día como un buey
que el que vive de los otros
que el que mata que el que cura
o esta fuera de la ley”


Un abrazo.

Nazaríes dijo...

D.Antonio que no hace falta ya, que usted llame a tanto Dios,además que ya sabe que yo no le entiendo un coño de sus latines ¡¡¡cohones!!!.

Usted déjelos tranquilos que se van a pensar que tenemos mucha ansía y mucha agonía de ser millonarios y se van a inrritar y son capaces hasta de echarnos una maldición...D.Antonio que yo no me fío ni de Dios ni de los Dioses,prefiero los pañales de los niños además lo mío una cosa natural y muy sana...


Aunque bien pensado si usted dice tos esas palabras raras y si D.Cesar hace a bien de convocar a las meigas, se podrían juntar todas esas energías y se podría liar un
busonquí.


Ustedes échenle guindas al pavo que yo le echaré a la pava.

García Francés dijo...

Ya sé que me van a decir ustedes que Sarita Montiel no es un referente, ni artístico ni social, en este tiempo en que Belén Esteban ha conseguido que se lo coma hasta el progre y refractario El País.

Pero recuerden su
"Fumar es un placer genial, sensual.
Fumando espero al hombre a quien yo quiero,
tras los cristales de alegres ventanales.
Mientras fumo, mi vida no consumo...
porque aspirando el humo me suelo adormecer"

y, ahora, piensen en cuantos cánceres de pulmón causó a nuestras abuelitas y nuestras mamás.

Evidentemente, no soy fumador y me molesta el humo. También los borrachos coñazos, y los conductores suicidas, y Madoff y la banca sanguijuela, y los curas pederastas, y los presidentes demasiado sonrientes...

García Francés dijo...

Ay, Dª Nazaríes, ¡mira que habla usted cada día más raro! No se le entiende ni pollas...

Perdone, porque haya revelado los de la PUTA MILI, es que soy muy despistado y no sabía que era TOP SECRET. Lo siento, Doñita.

Pero, no me dirá que un poco de publicidad por la patilla le va a perjudicar, ¿verdad? Si es que nunca están ustedes contentos, cohone.

Hablando de publicidad, ¿es correcto que un seguidor se borre de la lista y se vuelva a apuntar para aparecer siempre en los primeros puestos? ¿Dice algo al respecto la cortesía bloguera?

¿Qué Hacer? Como dijo Lenin...

García Francés dijo...

Perdón, el comentario de Sarita Montiel va dedicado a D. FJavier y a D. Papa Negro, que hoy están de tanguistas que se salen...
Abrazos, amigos.

García Francés dijo...

En otro orden de cosas, D. FJavier, siempre dispuesto para esa charla que preveo amable y enriquecedora, amigo mío.

Aprovechemos la cercanía y alejemos la nostalgia.

Nazaríes dijo...

D.Alfredo García Francés a ver una cosita....

¿me esta usted diceindome que YO hablo mal y raro???????????
Si yo hablo mu bien.Es usted el que no se entera de naica.

Busque en el buscador que busca cosas en el interné, y me traduce usted, no vaya ser que confunda cosas que yo he dicho y usted me las malimnterpretette.


A ver de esa consulta de seguidores ni PUTA MILI, digo ni puta idea, como usted tiene tantos seguidores y yo tan poquillos....¿¿¿a mi me lo va a preguntar??¿¿a miiiiiiii????

Siempre que publico algo me salgo yo a mi misma mismamente, Yo me lo guiso y yo me lo como..¿me entiende?

Pues sí D.Francés usted me ha reventado la exclusiva y me ha quitao la ilusión, porque yo estoy todas las noches a las doce y un minuto aquí sentá esperando a ver que coño publica esta vez, y me gusta verme a mi misma..

Me hubiera llevado una sorpresa y me hubiese ido a la camita tan contenta....


¡¡que nooooo que es broma!!!

Perdone si me nota alterada, esque tengo frío, se ma ha roto la calefaccíon, no tengo leña, he estado sin luz, y no puedo fumarme ni un cigarro en mi propia casa, por miedo a que me denuncien.

Estoy con el mono.Lo siento.Besos y TÁLUEGO!!!!

Nazaríes dijo...

Que estoy con el mono quiere decir que estoy con ansiedad, no se vaya usted a pensar que estoy con ningún mono aquí sentá que pá monos no estoy yo...que tengo un cabreo!!

Cesar dijo...

Ya que habla de curas, Sr. Francés, le confesaré que vengo de una de esas comidas anuales que tengo con el clero. Y con unos amigos. Aunque el vino era peleón, siempre ganaba el cura.
A los postres se desatan las lenguas y en la confianza se cuentan chascarrillos.
Ahí va el chiste que me acaba de contar un cura.
Resulta que una puta se va quejando al obispo de que un cura de una de sus parroquias ha solicitado sus servios, los ha consumado y se ha ido sin pagar.
El Obispo pretende arreglar la injusticia de la trabajadora del amor y la cita para la semana siguiente en el obispado para una rueda de reconocimiento.
Cuando llega a la semana siguiente el obispo tiene a los 47 curas en una sala y le dice a la mujer que le indique cual de ellos se fue sin pagar. La mujer da dos vuelta, se empapa de sus rostros y se vuelve hacia el obispo y le dice
- Eminencia, estos pagaron todos.

Le digo yo que es una juerga.

García Francés dijo...

Coño, Dª Nazaríes, estoy desolado, lamento haber metido la pata dejándola a usted sin esa ilusión bloguera suya que me llena de orgullo.

Le agradezco infinitamente tanta nocturna fidelidad para ver aparecer la entrada del día, esa espera a medianoche tiene mucho mérito. Muchas, muchas, muchas gracias, Doñita.

Le debo a usted mucho, amiga mía, y por eso le envíomuchos abrazos.

Perdón, respecto al frío y a ese destemple de no tener lumbre, ¿es que todavía anda usted de obras en la cueva?

Yo, en mi campo, estoy igual. De obras. En manos de albañíles y pintores. Dios proveerá.

Por cierto, no la imaginaba a usted fumadora, dicen que es malo para la piel.

el papa negro dijo...

Ya puestos a tanguear , ahí va otro de genial “Discepolín” ,
“Qué vachaché”:

Lo que hace falta es empacar mucha moneda,
vender el alma, rifar el corazón,
tirar la poca decencia que te queda...
Plata, plata, plata y plata otra vez...
Así es posible que morfés todos los días,
tengas amigos, casa, nombre...y lo que quieras vos.
El verdadero amor se ahogó en la sopa:
la panza es reina y el dinero Dios.

¿Pero no ves, gilito embanderado,
que la razón la tiene el de más guita y el que más grita?
¿Que la honradez la venden al contado
y a la moral la dan por moneditas?
¿Que no hay ninguna verdad que se resista
frente a dos pesos moneda nacional?
Vos resultás, -haciendo el moralista-,
un disfrazao...sin carnaval...

En la voz de Gardel suena como una profecía...Tan bueno o mejor que "cambalache"

García Francés dijo...

D. César, sus historias de los almuerzos anuales con curas son cojonudas.

Espero que se recree usted en la suerte y haga en su blog una entrada antológica. Y que, para otro año, monte usted una juerga extensiva con los sacerdotes. Juerga de papeo, no de empujar, que los santos varones meten muy temprano. Por eso, a fornicar a las 10 de la mañana las profesionales le llaman el "polvo del cura".

Pero me estoy alejando del asunto, disculpe usted, amigo mío.

García Francés dijo...

D. Papa Negro, MEJOR, mucho mejor, la letra es más desgarrada, más de serie negra porteña, y encima, a diferencia de Cambalache, no la conocía.

Lo dicho, está usted hoy muy arrabalero, muy malevo...

José María Aguilar dijo...

Querido don Javier:

Le recuerdo la sencilla ecuación política en la que fundamenta su acción el MCRC:

VERDAD=LIBERTAD POLÍTICA

Ya que sin libertad de todos para elegir, sustituir y destituir, si procede, a nuestros gobernantes -léase representantes y Gobierno- solo puede existir, como en el presente, esclavitud o servidumbre voluntaria.

La libertad política colectiva es la garantía de todas las demás.

Un abrazo

FJavier dijo...

Efectivamente, no cabe esperar mayor capacidad de síntesis como la que corresponde a su claridad de ideas, don José María.

Ciertamente, las normas que emanan de la ausencia de libertad no pueden destilar otra cosa que no sea esclavitud, fanatismo o ignorancia. Sometimiento, pues, sin más margen para la esperanza que el que deja la clandestinidad o la indignación.

Sin embargo, incluso en presencia de tan anhelada libertad política podría darse el caso de que un gobierno echara mano de la fuerza militar para resolver asuntos civiles. Al margen del mayor margen de maniobra que ofrece dicha libertad para los ciudadanos, ¿merece este acontecimiento en sí alguna opinión por su parte?

Gracias y un cordial saludo.

Empar dijo...

Ya lo que nos faltaba, la desvergüenza del gobierno oprimiendo nuestras libertades e instándonos a delatarnos entre nosotros, que ya empiezan a haber altercados por ello. O que un señor en su propio local no pueda decidir si se puede o no fumar en el, y eso después de haberle hecho gastar un dineral en hacer apartados para fumadores. Pero a las tabacaleras ni tocarlas, ellas pueden poner todos los venenos y aditivos que les de la gana para engancharnos y matarnos impunemente. Siempre empezando la casa por el tejado y por los pringados.
Saludos a todos y mucha suerte con el sorteo del “cagao” que habremos de llamarle a partir de ahora si el invento de Doña Zazaríes llega a buen puerto.

José María Aguilar dijo...

Querido FJavier:

La militarización en tiempos de paz para solucionar conflictos sociales es propio de gobiernos ilegítimos e impotentes y expresa la falta de libertad colectiva de los ciudadanos y el talante represor de los gobiernos que lo practican. Es propio de gobiernos en países no democráticos.

Un abrazo.

José María Aguilar dijo...

La militarización como método de resolución de conflictos sociales es impensable en una Democracia Constitucional -la República Constitucional que propugna el MCRC-, es un procedimiento que corresponde a los regímenes de poder autoritarios, nunca a los sistemas políticos basados en la libertad colectiva, donde, de suceder, vendría a ser como un golpe de Estado y el final de la libertad política. En los regímenes de poder, como los Estados de partidos o de partido único, puede ser un método habitual de sometimiento de la sociedad civil.

José María Aguilar dijo...

La militarización de la sociedad civil por el Gobierno
supone, precisamente, el fracaso de ambos, es decir, del Estado en su conjunto, e indica la ausencia de libertad política y de democracia.

Related Posts with Thumbnails