...Los hubo valientes, honrados, leales y dignos. También rufianes, aventureros, asesinos y locos...

www.facebook.com/agarciafrances

sábado, 5 de marzo de 2011

CELOSOS y CORNUDOS, ¿el huevo y la gallina?

¿Son mejores los cuernos que los celos? Depende. Si a uno le obligan, cuesta elegir. ¿Recuerdan ustedes la leyenda urbana de la chica a la que unos delincuentes forzaban a elegir entre beso (violación) o pellizco (heridas pezones)? Decidir entre ser cornudo o celado es igual de chungo. Los psicoanalistas de café afirman que los celos traen muchos cuernos. Quizás.

Junto a mi casa, en la playa, vivía una pareja de mediana edad con una hija veinteañera. El novio de la niña vino a pasar las vacaciones con ellos y con él trajo la alegría. Salían a cenar los cuatro, charlaban por las noches y reían en el porche. De pronto, la casa se cerró y todos desaparecieron. Cuernos. El novio se fugó con su futuro suegro. La novia y la mamá abandonadas todavía están llorando.

Mi prima me cuenta que tuvo un novio celoso. Tanto que en varias ocasiones, en el metro, en un bar, le tapó el escote con un pañuelo. En otras ocasiones, cuando alguien la miraba le puso las gafas de sol. Cuando se le pasó la sorpresa ella le metió unos cuernos espectaculares y lo dejó. Lo primero la autoestima, ¿qué piensan ustedes?

30 comentarios:

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Don Alfredo,

A mi modesto entender, creo que, tanto en casos de celos como de cuernos, lo mejor es irse a comprar tabaco y no volver más.

Y, ya que estamos hablando de cuernos, a ver si alguien me puede explicar la diferencia que hay entre un cornudo y un cabrón.

Le envío un abrazo, Don Alfredo.

Antonio

Sakkarah dijo...

Me ha resultado curiosas tus anécdotas.

Pienso que lso celos si tienen relación con una baja autoestima. Surjen de la comparación y la mayorái de las veces suelen ser infundados, sin base.

Un beso.

Nazaríes dijo...

Aquí le dejo unos refranes "mu grasiosos"...

"Celoso es mi marío
y yo me río
porque cuando el va..
yo ya he veníooo!!"

"Mi marío es un JuanLana
que de tos los oficos sabe
menos limpiar las tinajas
porque con los cuernos ..no cabe"

"Y el matrimonio es una carga tan pesada que hay que llevarlo entre tres"..o más.

Nazaríes dijo...

D.Antonio

" Es del hombre condición como del cabrito, o morir muy pequeñito o llegar a ser un cabrón."

"De cornudo o de asombrado, pocos han escapado.".

geminis dijo...

mm ja bueno hay unos cuernos que aay como se goza disfrutarlos =)
besos

Nazaríes dijo...

D.Alfredo se me olvidó decirle que todos estos refranes me los enseño mi primo "El Secuelas" le dicen así sabe porque???...

Aquí le dejo otro:

"En San Nicolás de los vinos agudos
de treinta vecinos,veintinueve cornudos"

Uno de ellos es mi primo por eso lo llaman así.El pobre está traumatizaoo!!!

Javier dijo...

Hombre D. Antonio: yo creo que el cabrón es el que pone los cuernos y, el cornudo, el que se los lleva puestos a través de la esposa. De todas formas no creo que haya cornudos, las mujeres son todas muuuuuy decentes, además, esto de los cuernos es más de vacas y de toros que de cabras y cabrones. Por cierto: me gustaría dejar constancia de que yo no tengo nada que ver con el arte del pastoreo y que, por tanto, puedo estar equivocado.

Un abrazo.

Javir dijo...

Los celos, creo yo, son la sospecha, el temor, el `algo huele a podrido en Dinamarca´. Los cuernos, D. Alfredo, son la confirmación de el olor no es a podrido, es a quemado. ¡Cuernos!

Un abrazo

emejota dijo...

Ja, ja. Mil veces cornudos. El celo que lo ponga el otro, estresa. Un fuerte abrazo.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Don Javier,

Me gusta, porque la desconocía, su explicación, que es lógica y convicente: .

Mi suegra me dió otra: el cabrón es el que desconoce que lleva cuernos, porque no se los vé; y el cornudo es el que sí sabe que los lleva, y, además, lo consiente.

Ja dije en mi anterior comentario que, en mi opinión, los cornudos o cabrones son muy pocos, porque las mujeres, según sé yo, soy casi todas muy decentes.

Le envío un abrazo,

Antonio

FJavier dijo...

El amor es posesivo como saludable el hambre, pero la gula descontrolada hace del amor una mórbida experiencia incompatible con la hermosa figura afectiva que exige tan delicado sentimiento. La infidelidad se hace entonces tan necesaria e inevitable como una oportuna cirugía bariátrica.

En lo relativo al ser humano, don Alfredo, los excesos siempre terminan volviéndose en contra de uno mismo. Y los celos más, porque su tendencia adictiva hace que la línea que separa la simple emoción de la enfermedad más dramática sea apenas perceptible.

La odisea de los amores no correspondidos es otra cosa, sin duda.

Un cordial abrazo

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Propongo para el premio MÁRMOL la siguiente frase de Doña Nazaríes:

"Y el matrimonio es una carga tan pesada que hay que llevarlo entre tres".

Y me digo yo: A veces es tan pesada que con tres no es suficiente. Harían falta, por eso de La Igualdad, hasta cuatro.

Un abrazo, Doña.

Antonio

García Francés dijo...

Joder, el temita de los Cuernos levanta pasiones. Bienvenidos, amigos, les comunico que tras un semanita de guarrerías y divertimentos varios creo que vuelvo pronto a la política. Es igual de guarra pero mucho más cerda.

Abrazos, amigos míos.

García Francés dijo...

D. Antonio, estoy con usted, ante unos cuernos hay que saber retirarse con dignidad, es decir, sin engancharse los pitones en los cortinajes de la dama.

Respecto a la diferencia entre uno y otro me inclino a creer que el cabrón es el último en enterarse y el cornudo el que acepta que todos se hayan enterado.

Y, ¿qué significa cuando se lanza un cabrón superacentuado? cabrÓn..., más bien como tetrahijoputa, ¿no?

Un abrazo muy fuerte, amigo mio.

García Francés dijo...

Dª Sakkarah, gracias por sus amables palabras. Pero, dejando de lado la teoría, ¿puede usted aportar algún ejemplo ilustrativo?

Me alegra verla por aquí, amiga, espero que se habitúe usted y nunca más nos falte. Un gran abrazo, querida.

García Francés dijo...

Dª Nazaríes, ¿cómo es posible que tenga usted "cohechado" (en Perú comechado) a D. Antonio?

Por su aportación de refranes y especialmente por "y el matrimonio es una carga tan pesada que hay que llevarlo entre tres", nuestro latinista la propone a usted para el Premio Mármol.

Pero no puedo concedérselo porque es una frase atribuída a Oscar Wilde. Pero, no se preocupe, que yo la premio a usted enseguida que escriba otra cosita.

Un abrazo muy grande, amiga mía.

García Francés dijo...

Dª Géminis,seguro que usted ha puesto unos buenos cuernos alguna vez, pero, ¿también se los han puesto?

Un gran abrazo,amiga mía.

García Francés dijo...

Coño, lo del Secuelas sí que es cojonudo, recuérdemelo para otra distinción, Dª Nazaríes.

Pero, cuéntenoslo con más detalle, porfa, Donita querida.

García Francés dijo...

D.Javier, desde luego, todas nuestras madres, nuestras esposas y las revisteras de este Blog son decentísimas. Aquí no sabemos lo que son los cuernos, faltaría más.

Pero algunas frescas, de las que fuman y van con hombres, si que debe haber por el mundo. O será que los cuernos, ¿son una leyenda urbana?

Un gran abrazo, amigo mío.

García Francés dijo...

D. Javir, muy bueno sus símil. Es decir, según usted los celos serían lo mismo que la fiebre a la gripe. Los cuernos, siguiendo con el símil, serían la confirmación de la traidora neumonía.

Un abrazo, amigo mío.

García Francés dijo...

Efectivamente, Dª Emejota, los celos fatigan, tanto darlos como recibirlos.

Un placer saludarla, amiga mío.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Don Alfredo,

Vd. es un hombre muy culto. No sabía yo lo de Oscar Wilde. Muy acertada su opinión de que, ante unos cuernos, lo más práctico y digno es saber retirarse: tampoco hace falta convertirse en héroes de la Tragedia Griega.

Supongo que un cabrÓn es aquel que tiene un cuerno sobresaliente.

Como veo que el tema de los cuernos da para mucho, creo yo que siempre hay que ver las cosas de forma positiva. Los cuernos se pueden llevar con elegancia y dignidad, como está mandado. Además, si se fija uno bien, el hecho de llevar unos cuernos bien inhiestos significa que uno puede vivir tranquilamente, porque ya hay otros que hacen el trabajo que debería hacer uno. Eso da mucho descanso.

También se puede analizar desde otro aspecto: significa que la mujer que tiene uno a su lado está de buen ver y mejor tocar, y que uno es un afortunado por tenerla.

Para reiniciar el tema político, esperemos que un día de éstos Zapatero y sus Consejeros, que han demostrado ser capaces de aprobar lo inaprobable, dicten un Decreto por el que se considere como normal, y sin discriminación, el hecho de llevar unos buenos cuernos. Propongo que a los que llevan cuernos se les llame cónyuges astados, o matrimonio astado, y que tengan todos los derechos de los no astados.

En cuanto a mi debilidad por Doña Nazaríes, quiero que sepa que lo hago gratis et amore, sin aspirar a nada más, y sin que ella me haya sobornado... hasta ahora.

Le envío un abrazo, Don Alfredo.

Antonio

Nazaríes dijo...

Amos a verrrrrrrr!!!Ya he dicho que son refranes que me enseñó mi primo "El Secuelas"

Son refranes populares y la frasecita de Oscar pues no sabia que era de él...pero es muy buena.
Está dentro de lo que mi primo me enseñó.
Démosle el Mármol a el..¿está vivo o muerto???Bueno da igual.

D.Alfredo el apodo de mi primo no es pa risa que está siempre muy afectado...por culpita de su muhé que es una mala pécora...la llaman
"La frecuencia".Mejor no digo el porqué.

Puede herir la sensibilidad de algún espectador.

García Francés dijo...

Hoy estoy contento, D. FJavier, porque creo que le he entendido todo, Ya sabe que últimamente meto mucho la pata con usted. Por favor, créame, es culpa mía. Que tengo la cabeza loca.

Efectivamente, el amor as antitético al atracón vulgar. Casi diría que debe compartirse en pequeñas "diocésis". Bueno y en grandes parroquias, archidiócesis y obispados.

Acierta usted que los más cuerdos, enamorados hasta las trancas y si le pegan al frasco, caminan por esa linea con la mano suelta y el improperio celotípico. Una ruina.

Me encantaría que se extendiera sobre "la odisea de los amores no correspondidos, me parecen perfctamente redondas la frase y la idea. ¿O lo dejamos para una entrada?

Un gran abrazo, amigo mío.

García Francés dijo...

Era broma, D. Antonio, yo sé que es usted tan insobornable como yo. Al menos hasta que me ofrezcan la concejalía de urbanismo de alguna alcaldía guapa.

No me avergüence usted con lo de culto, cuando estoy aquí rodeado de auténticas mentes pensantes. Simplemente es que esa frase ha sido tan utilizada como la de "sangre, sudor y lágrimas". Ya pertenece a la humanidad.

Efectivamente, hace muchos años he conocido hombres (y mujeres) aliviados de no tener que cumplir el débito conyugal que algún voluntario/a se ocupaba de adelantar. Y, desde luego, para mi inocencia juvenil y mi enorme sorpresa, manifestaban enorme agradecimienfo al entusiasta espontáneo/a.

Una vez un ex-novio de una amiga mía me preguntó si no estaba celoso de que él hubiera yacido antes con ella. Le respondí, que puesto que era su novia y ahora se acostaba conmigo, me resultaba difícil tener celos retroactivos. Pero que él debía hacérselo mirar.

Su propuesta sobre los conyuges astados, debe enviarla al portaCoz del PSOE en el parlamento por si juzgaran de utilidad pública, por el ahorro energético, incluirla en el próximo consejo de ministros.

No se preocupe, D. Antonio, somos muchos los que nos dejaríamos corromper por una mirada tierna de la desdeñosa beldad de nuestro blog. Aunque, como bien dice usted, de momento... sin fortuna.

Un gran abrazo, amigo mío.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Don Alfredo,

La anécdota que Vd. nos explica no tiene desperdicio:

Una vez un ex-novio de una amiga mía me preguntó si no estaba celoso de que él hubiera yacido antes con ella. Le respondí que, puesto que era su novia y ahora se acostaba conmigo, me resultaba difícil tener celos retroactivos. Pero que él debía hacérselo mirar.

Ni el mismo Marcial habría salido
más airoso de la situación. Es Vd. un lince. Propóngase a Vd. mismo para un premio MÁRMOL DE BUEN CALIBRE.

Un abrazo,

Antonio

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Doña Nazaríes,

No se coma Vd. las neuronas, que todos sabemos perfectamente a qué se refieren las gentes cuando a una mala pécora la llaman La frecuencia. Tenga Vd. también en cuenta que las hay que son insaciables.

Le envío mi reconocimiento y un abrazo,

Antonio

García Francés dijo...

Como siempre, D. Antonio, los halagos viniendo de usted, me saben a gloria bendita.

Pero, recuerdo, que no estaría bien que el premiador se premie. Con que usted lo señale, me es más que suficiente.

Estoy deseando volver al campo, donde tengo todas mi cosas, y poder continuar premiando los geniales destellos que tienen ustedes en sus comentario.

Mientra reciba mi mayor afecto, querido amigo.

García Francés dijo...

Usted sí que merece premios, Dª Nazaríes, por simpática y por guapa. Y por el arte que tiene su gente poniendo apodos.

Esos dos son insuperables. "El Secuelas y La Frecuencia". Que le vayan dando a Oscar Wilde y sus frases, el talento está en el Sacromonte.

Bueno, en toda Andalucía. Le cuento una anécdota. Una vez el jardinero de mi casa de Cádiz me dijo que no le diera confianza a un tipo porque era muy aficionado a poner motes. A mi no me pareció justo y le dije que no se preocupara porque yo era muy precavido. "Como usted diga", y, al marcharse, se despidió: "Adiós, D. Precavido".

Un abrazo muy grande, Doñita.

Nazaríes dijo...

Que gracioso D.Antonio como el no tiene que pagar las piedras del premio Mármol..venga dar premios a todo el mundo!!!!( A MI SIGA EHHH???)

D.Antonio que el jefe es pensionista no se olvide usted... Y LAS PIEDRAS PESAN.

Con respecto a los motes un dia se los voy a contar todos y se meará de la risa!!!

Related Posts with Thumbnails