...Los hubo valientes, honrados, leales y dignos. También rufianes, aventureros, asesinos y locos...

www.facebook.com/agarciafrances

jueves, 7 de octubre de 2010

Mario Vargas Llosa, mi querida Morganita y el Premio Nobel de Literatura

Recuerdo como una mañana firmaba yo ejemplares de Balas de Carmín en la Feria del Libro de Madrid. Viniste a verme, compraste mi novela, te la dediqué y charlamos. Agradecí mucho que me dieras esa alegría.

Conversamos de tus años, 1996-199, en El País, donde te te hiciste una excelente reportera a mis pechos y a los de algún otro; de nuestro amigo común, Alfredo Bryce Echenique, de los dolores de espalda de tu papá D. Mario y bromeaste sobre como "algún día él y yo recibiríamos el Nobel de Literatura". Me demostraste tu afecto.

Y ya lo ves, pochola, acertaste. Él lo ha conseguido y hoy es un día de fiesta en España y en Perú. Pero, lo de D. Mario era fácil de acertar. Ahora, para saber si de verdad eres pitonisa, tendrías que atinar conmigo. Y ahí, querida mía, lo tienes difícil.

Admiro a tu papá desde los duros años de París y a tí te quiero mucho, niña. Felicidades, D. Mario y enhorabuena a toda su familia, lectores y amigos.

16 comentarios:

✙Eurice✙ dijo...

Un Nobel muy merecido, un adalid de las letras en lengua hispana.
Saludos

Jose Antonio Bejarano dijo...

Por fin un premio como Dios manda.
Qué bien escribe, vaya español que usa, es un genio... y no sé qué más decir.
Grande entre los grandes, Vargas Llosa.

García Francés dijo...

Desde luego, Dª Eurice, y creo que además de un gran escritor, es un hombre que ha sido postergado durante años por sus opiniones políticas.

Al contrario que el Sr. Saramago.

Un abrazo, amiga.

García Francés dijo...

Me alegra coincidir con usted, D. José Antonio.

Yo lo descubrí en Paris, cosecha del 68, me lo presentó Alfredo Bryce Echenique. Desde entonces, lo sigo como los Beatles a su gurú. Luego en el 96 conocí a Morgana, su hija, y esa proximidad reforzó mi admiración hacia él.

Un abrazo, amigo.

García Francés dijo...

Una buena amiga de este blog está pasando un mal día.

Le envío mis mejores deseos y todo mi cariño, espero verla pronto por aquí, Doñita.

Nazaríes dijo...

Reconozco una cosa, jamás he leido un libro de Vargas Llosa aunque en mi pequeña biblioteca hay unos cuantos,sin embargo vi la pelicula de Pantaleón y sus visitadoras y aunque el libro esté mejor,la disfruté como si lo hubiese leido.Me reí como una loca.

Mi enhorabuena a él y su familia,por supuesto.

Abrazos D. A lfredo.

aspirante dijo...

No sé si "la tía Julia y el escribidor" es una de sus mejores novelas, pero tampoco sé las veces que la he releído, y no puedo calcular las horas de felicidad que me ha dado.
Con otras de sus novelas he disfrutado, pero no tanto.
Quizá sea porque fue una lectura de mi adolescencia.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Borges...Rulfo...y pensaba uno que tambièn se lo iban a quedar debiendo a Matio Vatgas Llosa. Què destreza tèncica de La casa Verde. Un pardigma de novela. Saludos. Carlos

García Francés dijo...

¿Sabía usted, D. Aspirante, que esa novela que le emociona a usted se la dedicó a Dª Julia Urquidi, su tía política y su primera esposa, en cuya relación está en gran parte basado el libro?

Pasado un tiempo, ella respondió con otro libro “Lo que Varguitas no dijo”.

Gran novela y gran autor, yo también le admiro.

Un abrazo, amigo mío.

García Francés dijo...

D. Carlos Augusto, tiene usted razón, parece que durante años ser escritor y liberal ha sido una condena para D. Mario.

Hasta él mismo se ha sorprendido del Premio. Ya no lo esperaba.

Espero que sirva para hacer que Gabo y Mario se reconcilien. Ya se han felicitado y agradecido a través de terceros. Es un paso adelante.

Un abrazo, amigo.

José Alfonso Romero P.Seguín dijo...

Un merecidísimo premio de literatura, para un autor magnífico, al que le agradezco infinitamente los buenos momentos que me ha hecho pasar.


Reciba un fraternal abrazo.

Cesar dijo...

Me alegra infinito ese Premio con masyúsculas. Si hubiese dudas de que no todos sean merecidos, aquí no caben.

García Francés dijo...

Y, además, se va usted a reir, D. José Alfonso, desde que yo conozco a MVLL hace muchos años, una de sus virtudes ha sido la educación. Le admiro también por eso.

Salvo el puñetazo que le metió a Gabo. Seguramente cosa de tragos.

Un abrazo, amigo

García Francés dijo...

Estoy con usted, NOS lo merecíamos y, él más, y, otra vez, ha demostrado su exquistez personal "agradeciendo a España su acogida que salvó de ser un paria".

Un bien nacido. Rara avis, amigo mío.

Beau Brummel dijo...

La ciudad y los perros, Conversación en La Catedral, Pantaleón y las visitadoras, Los cachorros, Los Jefes…

…pero también "Elogio de la madrastra":


"A la vez, simulo golpearlo, dejando caer la mano izquierda sobre el vientre de don Rigoberto. Pero lo que toco fue un asta humana empinandose y latiendo. ¿Qué es esto? ¿Qué es esto? –exclamo doña Lucrecia, apresándola, estirándola, soltándola, recuperándola–. Mira lo que me
he encontrado, pues, vaya sorpresa. Don Rigoberto ya la habia encaramado sobre él y la besaba con delectación, sorbiéndole los labios, separándoselos. Largo rato, con los ojos cerrados, mientras sentía la punta de la lengua de su marido explorando la cavidad de su boca, paseando por las encías y el paladar, afanándose por gustarlo y conocerlo todo, doña Lucrecia estuvo sumida en un atontamiento feliz, sensación densa y palpitante que parecia ablandar sus miembros y abolirlos, haciéndola flotar, hundirse, girar".



Gracias Mario; aunque hubo un tiempo que te puse los cuernos literarios con Gabo, tú fuiste el primero.

García Francés dijo...

D. Beau, seguro que de esos cuernos salió el puñetazo de MVLL a Gabo, ¿se acuerda?

Debería usted pedir perdón, amigo mío.

Related Posts with Thumbnails