...Los hubo valientes, honrados, leales y dignos. También rufianes, aventureros, asesinos y locos...

www.facebook.com/agarciafrances

jueves, 3 de marzo de 2011

Los cuernos, gente y toros, cornudos y cornúpetas

Pensaba hacer una entrada sobre LOS CUERNOS, no los de los toros, sino los humanos, los de D. Friolera y Cía. Pero no deseo pasarme con el sexo, así que lo aparco para otro día y les dejo con el mismo tema pero desde otra óptica. AGF

Toros por Dª Gloria Sánchez-Grande

DE LA OPERACIÓN TRAPÍO AL ÁRBOL DEL AHORCADO

Me pide don Alfredo que escriba sobre fraudes taurinos. El último, muy reciente, bautizado como “Operación Trapío”, y que después veremos que no es tal, trata sobre una red que falsificaba los certificados de nacimiento de reses bravas. Esta trama ocupa columnas en la prensa general y especializada, en toros no en timos, desde la pasada semana. Sólo hay un detalle que se ha pasado por alto: ningún periodista se ha preocupado en investigar, de primera mano, la supuesta estafa, ni de hablar con el principal implicado: un ganadero cacereño llamado Alberto Manuel. Escribía Joseph Pulitzer que “ante un acontecimiento cotidiano puede apreciarse enseguida al corresponsal que ha descendido hasta las entrañas mismas del conflicto y aquel otro que únicamente ha descendido las escaleras de su despacho para llegar hasta la calle y, sin implicarse demasiado, recitar con habilidad su crónica”.

Si Alberto Manuel fuera un etarra o asesino a sueldo, su nombre aparecería en la prensa precedido por el amparo de sospechoso o supuesto pero, al ser ganadero, la presunción de inocencia es borrada de un plumazo. A Alberto Manuel se le acusa de haber falsificado los papeles de varias vacas vendidas a los pueblos vecinos para que estos las corran por sus calles; un oficio con el que su familia se ha labrado una sólida reputación desde hace treinta años. El título de la operación, “Trapío”, es hiperbólico, puesto que ni siquiera se trata de la compra-venta de toros para espectáculos mayores, esto es, para ser lidiados en corridas, sino en festejos populares.

Según la información publicada en periódicos locales, portadas autonómicas y webs de todo tipo, por dicha falsificación, Alberto Manuel ha sido encarcelado; aunque yo juro que lo encontré el sábado trabajando en su finca de “La Zarzuela”, libre y sin esposas. La encarcelación mediática fueron, en realidad, veinte minutos de declaración en la comisaría de Coria para entregar la documentación de las reses. La inmensa mayoría de periodistas también omiten que los alcaldes de todos los pueblos implicados en el caso, aquellos que compraron los rumiantes, han declarado a su favor, asegurando que no ha habido engaño en la mercancía vendida. Ellos querían vacas grandes y con movilidad, sin preocuparles un pito su origen, y eso fue justamente lo que obtuvieron. Unas becerras bien criás. Un dato que echa por tierra la acusación de haber falseado la procedencia de los astados, dando gato por liebre, y haciéndolos pasar por ganaderías de prestigio, tal y como aseguraba la nota de prensa. Además, ¿a qué sibarita corredor de pueblo le importa la ascendencia de los bichos que sueltan por las calles de su municipio?

Aseveran también los incisivos medios que, mediante estas alteraciones, Alberto Manuel sacaba un sustancioso beneficio, dada la diferencia de precio entre la res que se vendía y la que realmente se lidiaba (como si te ofrecen un Seat por un Mercedes). No obstante, en el mercado callejero-rumiante, las vacas más baratas se ofrecen a 200 euros, y las más caras a 300. Terciada fortuna iba a reunir con la diferencia.

En el Oeste Americano, la acusación de traficante de ganado se saldaba con la horca. Ahora, con el desprestigio de una familia que intenta salvar una ganadería brava, la de Hernández Pla-San Martín, de procedencia Santa Coloma, que hasta el mes de agosto estaba condenada a la extinción. ¿Y eso cómo se consigue? Me contó Alberto Manuel que trabajando mucho y llegando al campo a las siete de la mañana. Y por eso, hoy día, te empapelan. O te talan la encina de tu finca para sembrar el árbol del ahorcado.

Dª Gloria desea que les dejo algo más sobre el asunto, lo hago gustoso, pero recuerden que desde hace unos años en España, encima de cornudos, apaleados. Siempre lo mismo y los mismos. AGF

ABC

TAUROLOGÍA

Imágenes: Foto1/ La realidad según Quino; Foto2/ Alberto Manuel entre sus toros una mañana de sábado por André Viard; Foto3/ Toro de San Martín por André Viard; Foto4/ Gary Cooper en “El árbol del ahorcado.

9 comentarios:

Sostrato de Cnido dijo...

Definición perfecta de la prensa de este país, casi toda, supongo.

Apaleando al que toca, ahora son los toros, pues los toros. y pasando por encima del que la voz de su amo nombra intocable.

No se si queda prensa en España. Voceros, todos los que quieran

Monsieur de Sans-Foy dijo...

Saludos a la peña taurina, y disculpen el cambio de tercio.

He leído un artículo de García Domínguez que creo que puede interesarle.
Un día de estos tendremos que hablar del buenismo gilipollas en el que podríamos acabar hundiéndonos como si fuera chapapote.

Saludos cordiales.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Doña Gloria,

No se extrañe Vd. de que, equivocadamente o con malsanas intenciones, alguien vea timo donde no lo hay. Pasa que aquí, en España, estamos ya tan acostumbrados a ver timadores y ladrones por todas partes, que casi nos resulta extraño que alguien no sea un timador. Por lo que vemos cada día, aquí, en nuestra Piel de Toro (Citando a Estrabón), el que no roba es porque no tiene la oportunidad de hacerlo.

Le envío un cordial abrazo.

Antonio

García Francés dijo...

La verdad, D. Sostrato, es que en España los medios de comunicación han convertido el periodismo en una guerra de trincheras.

Bajo la apariencia de defender ideología, los periodistas matan por mejorar la cuenta de resultados de sus señoritos.

Por eso, periodista es una de la profesiones con menos credibilidad y una valoración bajísima en cuanto a la profesionalidad, el rigor y la ética. Porque, los españoles, somos poco protestones pero no gilipollas. Un abrazo, amigo.

La Perfida Canalla dijo...

Me pinchas y no me sale gota....
¡¡No tenia ni idea!!!
Pero bueno, de la prensa me creo yo lo que intuyo entre lineas porque el resto..... a veces mosquea un tanto...
Por cierto soy Perfida
Un saludo coleguita

García Francés dijo...

En este blog nos ha pasado algo de lo que denuncia el Sr. García Domínguez, cher Monsieur.

Algunos más, y otros nada, quedamos perplejos ante lo que nos anunciaron como la gran revolución democrática del Magreb y de los países árabes. No coló.

Pero, ya irmeos viendo, Hoy no es día para geopolítica, querido. Ni para los del NO a la GUERRA. Hoy toca hablar de cuernos, Sans Foy.

Mejor de los ajenos, porque los cuernos, como las caídas, dan más risa si le pasan a otro.

García Francés dijo...

Cierto, D. Antonio, hartos de que nos den gato por liebre, por no salirnos del Reino Animal. No me refiero, pero podría serlo, a España.

Un abrazo grande, amigo mío.

García Francés dijo...

Bienvenida a la REVISTA, amiga. La cosa está chunga, unos detrás de otros, caen los Ciudadnos Kane. Un abrazo, Dª Pérfida.

García Francés dijo...

Menos mal que ya estoy jubilado, Dª Gloria, sino su alegato me hubiera sacado los colores. Como periodista.

La felicito, amiga mía.

Related Posts with Thumbnails