...Los hubo valientes, honrados, leales y dignos. También rufianes, aventureros, asesinos y locos...

www.facebook.com/agarciafrances

martes, 31 de agosto de 2010

Los cazadores y las esperas con luna llena de Agosto

CAZA por D. Vicente Francés

Todos los veranos, en Agosto, algunos cazadores esperamos ansiosos las noches de luna llena. Noches mágicas, cargadas de emoción y tensión. Con los sentidos excitados, luchando contra las sombras y la soledad. Son muchas horas de quietud sobresaltándote ante el ladrido del corzo o el chillido de la zorra. Son las esperas en charcas, comederos, pasos. Una caza selectiva, de echarle muchas horas, muchas noches.

El factor suerte influye, pero hay que tener arte para que el aguardo sea provechoso. La elección del sitio, la quietud, y el aire, nuestro peor enemigo. No es fácil engañar al jabalí, animal de hábitos nocturnos y con un olfato mucho mayor que el perro e infinitamente mejor que el del hombre.

Esta última luna, después de muchos intentos, me situé debajo de una encina, en medio del rastrojo. Eran las 8 y media, todavía con una hora de luz por delante. Al poco, apareció una corza con gemelos, del año, ella comiendo y pendiente, ellos retozando. Un poco más lejos, sale del monte un precioso zorro, disfruto de la escena con los prismáticos. La corza ladra al zorro advirtiéndole, los pequeños como estatuas. El zorro continua su camino en busca de un bocado mas fácil.

Desaparece el sol, y asoma un lunón impresionante, totalmente llena, iluminando la dehesa. Pasadas las 12 de la noche, siento ruidos en un reguero de monte cercano, a 200 metros de mi postura. El pulso y la respiración se me aceleran. Imposible usar los prismáticos, demasiado frondoso. El sonido se va haciendo más fuerte, no hay duda, son jabalís, en piara. Normalmente la forman dos o tres hembras, una dominante, y crías de distintas camadas y tamaños.

Al fondo, veo una sombra, un bulto poco familiar. A pesar de las lentes, no consigo adivinar la silueta pero, de repente, se mueve. No hay duda, es un guarro, solitario y de tamaño descomunal. Está hozando tranquilo, demasiado lejos para el tiro. Siento a la piara, cada vez mas cerca. Decido levantarme y hacerle la entrada al grande. Como un apache, sigiloso, parando a cada paso para observar. Más de media hora para recorrer 100 metros. En los últimos pasos la batería de AC/DC estalla en mi caja torácica.

Me preparo para el tiro, respiro profundo, ralentizando el pulso. La silueta es descomunal, el disparo revienta como un trueno en la noche. El guarro cae redondo, se rehace y sale galopando hacia la espesura. Me cago en todo. Pero estoy seguro de que va tocado. Por el tamaño y por seguridad no es momento de rastreos. Al amanecer, a 100 metros del tiro y entre las jaras, ¡encuentro al jabalí de mi vida! Un guarro enorme con unas espectaculares navajas. Probablemente nunca vuelva a vivir una emoción parecida.

14 comentarios:

Nazaríes dijo...

Uyyy que pedazo de jabalí!!!la de guisaillos que saldrían de ahí!!!

Vicente como ya le dije mi hermano mayor es cazador y hubo un tiempo que cazaba jabalíes en Orce (Granada),y contaba también con emoción su recompensas.

La carne se la preparaba un carnicero y el la repartía a la familia,pero a mi me daba un "nosequé" comerla y directamente la tiraba a la basura.Le decía que estaba buensísima por supuesto.

A mi hermano le encantará este post.

Un abrazo ahh!!y gracias por su visita a mi blog...

José Alfonso Romero P.Seguín dijo...

Hermoso relato que sin duda le agradecería, dígase lo que se diga, hasta el jabalí.
Reciba un fraternal abrazo.

Tannhäuser dijo...

Como cazador empedernido, le doy la enhorabuena por el trofeo y mas aún por la belleza del lance en que lo cobró.

Le felicito también por la belleza de su narración que recuerda al Solitario de Jaime de Foxá.

ROSALIA dijo...

Don Vicente, tuve una mala experiencia con un jabalí con tan sólo seis años. Iba de excursión con el colegio a la montaña y me tope con uno. Aún me acuerdo de su cara, de mi caída y mi torcedura de tobillo. Nunca más mi padre me dejó ir de excursión con el cole, pero mi profesor de matemáticas, que era pelirrojo y muy guapo, me llevó en brazos el resto de la excursión.
Besos amigo.

García Francés dijo...

Mre avisa, D. Viecente vía blackberry, que está bajando el guarro del monte para descuartizarlo, analizarlo y llevar los trofeos al taxidernista.

Mañana les responde a todos. Un saludo.

García Francés dijo...

D. José Alfonso, ¡qué alegría verle de nuevo por aquí!

Se le ha echado mucho de menos estos tiempos, sobre todo los miembros de la sección ELDEBATE, que comienza la próxima semana y que ya aguardan su acerada pluma.

Bienvenido siempre, amigo.

José María Aguilar dijo...

Querido don José Alfonso:

Me encanta volver a saber de vd. y gozar de su excelente prosa, tan española y tan clásica, aunque en esta ocasión nos la haya administrado con cuentagotas.

Cuento con su participación en el debate político de la nueva sección creada por don Alfredo y titulada ELDEBATE o "Los guardianes de la libertad".

Reciba un cordial saludo de bienvenida a dicha sección.

García Francés dijo...

Sr. Tannhäuser: Jaime de Foxá, maestro de cazadores y ejemplo de caballero. El Solitario, MÍTICO.

VICENTE dijo...

Nazaríes, mil gracias. La carne de jabalí se tiene que analizar, por la temida triquina. Una vez pasado este tramite y bien macerada, es riquísima.

VICENTE dijo...

D. José Alfonso, muchas gracias, le devuelvo el abrazo mas fuerte

VICENTE dijo...

Tannhäuser espero que como cazador hayas disfrutado del lance como propio. Gracias por recomendarme a Jaime de Foxá, intentaré leerlo, un abrazo

VICENTE dijo...

Rosalia, creo que al final la experiencia fué buena, o por lo menos parece que el regusto que le quedó fué grato...

VICENTE dijo...

Primo Alfre no saques la casquería/gore que se nos echan encima los "verdes"

García Francés dijo...

¿Casquería? ¿Qué casquería, jodío?

Si es por la foto de los colmillos, reconocerás que había que enseñar esas navajas.

Un abrazo, primo.

Related Posts with Thumbnails